mundial de motociclismo

Jerez, con dos grandes premios consecutivos en julio, será el punto de partida para MotoGP

El Gobierno será el que dicte cómo organizar dos eventos que se celebrarán a puerta cerrada

Imagen del Gran Premio de Alemania del 2019, en el mes de julio, con Márquez en cabeza del pelotón.
Imagen del Gran Premio de Alemania del 2019, en el mes de julio, con Márquez en cabeza del pelotón.TOBIAS SCHWARZ / AFP

La empresa organizadora del Mundial de Motociclismo, Dorna Sports, ha llegado a un acuerdo con la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Jerez para que este sea el escenario desde el que retomar el Mundial de Motociclismo. A finales del mes de julio, ya en verano y cuando se presupone se haya completado la desescalada que se inicia estos días, se celebrarán dos grandes premios de manera consecutiva: el Gran Premio de España y el de Andalucía. El primero, que debería haber tenido lugar el fin de semana pasado, será entre el 17 y el 19 de julio; el segundo, un nuevo evento impulsado por estas circunstancias especiales que se viven, a la semana siguiente, entre el 24 y el 26 del mismo mes.

El acuerdo con las instituciones andaluzas será trasladado próximamente al Gobierno español, cuya autorización es imprescindible para seguir adelante con el plan. Además, será el Ejecutivo central quien dicte cómo organizar estos dos eventos, que se celebrarán a puerta cerrada y con todas las medidas de seguridad posibles.

El acuerdo entre las tres partes también incluye la celebración del primer gran premio del Mundial de Superbike, del que Dorna es también responsable, el fin de semana del 2 de agosto en el mismo circuito andaluz.

Dorna lleva semanas trabajando en cómo poder reiniciar la competición, que se suspendió sine die prácticamente recién iniciada a principios de marzo. De hecho, el primer gran premio, en Qatar, se vio afectado de pleno por la crisis sanitaria y el bloqueo de determinados vuelos en el aeropuerto de Doha —especialmente los procedentes de Italia, país con gran presencia en el paddock— obligó a la cancelación de la que iba a ser la primera carrera de MotoGP del 2020; solo se realizaron las pruebas de Moto3 y Moto2. Desde entonces, los organizadores han ido aplazando grandes premios al tiempo que planificaban el regreso a la competición.

La intención de los organizadores es que Jerez sea el punto de partida para el arranque de un campeonato que, aunque no sea completo, acabe siendo considerado tan válido como los anteriores por la Federación Internacional de Motociclismo, que estipula que un Mundial se ha celebrado con normalidad si, al menos, cuenta con 13 carreras. Ahora mismo no hay un calendario definido —solo se sabe con certeza que este año no se celebrarán las citas de Holanda, Alemania, ni Finlandia, ya canceladas—, pero sí se trabaja con el objetivo de celebrar inicialmente tantas carreras como sea posible en Europa, con la opción de celebrar dos citas en un mismo lugar, como se hará en Jerez, y de concluir el Mundial en Asia —están suspendidas o pendientes las citas de Tailandia, Japón, Malasia y Australia— siempre que las circunstancias y las leyes lo permitan.

“En el peor de los casos, si no pudiéramos volar fuera de Europa, mantendríamos un campeonato de 10-12 carreras”, indicaba Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna hace apenas unos días.

Directrices del Gobierno

La competición se retomará, pero lo hará con medidas excepcionales, pues sin una vacuna el peligro de rebrote está muy presente. La cita en Jerez será seguramente sin público, tal y como había previsto Dorna, aunque todos los límites y las directrices los marcara el Gobierno de Pedro Sánchez. Si bien, es cierto que Dorna ya había comunicado a los equipos que controlará el volumen de gente que acceda al paddock y que limitará el número de miembros por equipo: cada equipo oficial podrá desplazar a cada gran premio a 40 personas –Suzuki movía habitualmente a unas 50 personas aproximadamente, Honda, a unas 60–; 25, los equipos privados; solo 20 los equipos de Moto2 y 12 los de Moto3. Además, el volumen de prensa, patrocinadores e invitados se verá reducido drásticamente.

Por otro lado, Dorna ha adquirido 10.000 tests —todavía no los ha recibido, pero confía en contar con ellos para entonces— para controlar también el estado de salud de sus trabajadores y de todos los miembros que accedan al paddock durante un gran premio. El objetivo, obviamente, es minimizar los riesgos y hacer de los circuitos un espacio seguro. La competición regresará, pero lo que un día se entendió por normalidad queda todavía lejos.


Más información

Lo más visto en...

Top 50