Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Los Knicks, otra vez hundidos, despiden a su entrenador David Fizdale

El equipo de Nueva York no levanta cabeza, lleva ocho derrotas seguidas, varias de paliza, y ocupa la última plaza en el Este

David Fizdale, durante el Knicks-Bucks, el día 2 de diciembre. Ampliar foto
David Fizdale, durante el Knicks-Bucks, el día 2 de diciembre. AP

Los Knicks no encuentran remedio. No hay quien arregle el desaguisado de una de las franquicias más poderosas económicamente de la NBA. Y, menos aún, David Fizdale. El club acaba de despedirlo. Cumplía su segunda temporada en el Madison Square Garden. El equipo no levanta cabeza. Es último en el Este con cuatro victorias y 18 derrotas. Llueve sobre mojado. Fizdale se tiene que marchar y el balance no puede ser peor. Es el entrenador con peor porcentaje de triunfos en la historia de los Knicks, que ya es decir. 21 triunfos y 83 derrotas le dan un 20% de éxitos, inferior al 28% de Larry Brown (23-59) y al 29% de Derek Fisher (40-96).

Los Knicks llevan seis temporadas sin clasificarse para los ‘playoffs’. La última vez que lo consiguieron fue en 2013. Con Mike Woodson en el banquillo y jugadores como Carmelo Anthony, Amare Stoudemire, Raymond Felton o JR Smith fueron eliminados por Indiana en las semifinales de Conferencia.

La etapa de Fizdale ha incidido en los errores. Permitieron que su jugador franquicia, Kristaps Porzingis, se marchara en enero, en un traspaso múltiple en el que también perdieron a Courtney Lee, Tim Hardaway y Trey Burke, para recibir de Dallas a DeAndre Jordan, Wesley Matthews y Dennis Smith, el único que sigue en el equipo.

Los Knicks estaban muy esperanzados en poder reclutar el pasado verano a dos súper figuras. Anthony Davis ya se había decantado mucho antes por los Lakers. El golpe definitivo para los Knicks fue cuando Kevin Durant y Kyrie Irving prefirieron fichar por Brooklyn Nets. Tampoco tuvieron mucha suerte en la lotería del ‘draft’. Les tocó elegir en el tercer lugar. La estrella apetecida por todos, Zion Williamson, recaló en Nueva Orleans. Memphis, el segundo en elegir, optó por Ja Morant y los Knicks se hicieron con los servicios de JR Barrett, escolta de la Universidad de Duke, que promedia 14,4 puntos, 5,1 rebotes y 3,3 asistencias. Un veterano, Marcus Morris, es el máximo anotador del equipo, que con Randle, Ntikilina y Gibson, y a pesar de algunos buenos apuntes de Kevin Knox, no es capaz de mostrarse mínimamente competitivo. Lleva ocho derrotas consecutivas y las dos últimas fueron ante Denver, por 37 puntos de diferencias, y ante Milwaukee, por 44.

Fizdale, antes de llegar a los Knicks en 2018 y con un contrato por cuatro años, había sido despedido por Memphis en noviembre de 2017 después de un episodio en el que se acusó a Marc Gasol de haber influido en la decisión de la franquicia de Tennessee. El pívot español siempre ha negado tal extremo.

Desde que James Dolan se convirtió en el propietario de los Knicks en la temporada 1999-2000, el equipo ha tenido 12 entrenadores, un récord que comparte con Memphis, Phoenix y Detroit. Las expectativas fueron muy altas durante la etapa de Mike D’Antoni, pero solo alcanzaron dos veces los ‘playoffs’, en 2011 y 2012, y en ambas cayeron en la primera ronda. Poco tiempo llegó la etapa de Derek Fisher en el banquillo, Carmelo Anthony como jugador de referencia y Phil Jackson en los despachos. Phil Jackson despidió a Fisher y tras una breve etapa de Kurt Rambis como interino fichó a Jeff Hornacek. En 2015 había elegido a Porzingis en la cuarta posición del draft. Nada funcionó. La franquicia despidió a Phil Jackson en junio de 2017. Y relevó a Hornacek por Fizdale en el verano de 2018. Ahora, buscará un nuevo entrenador para un equipo hundido en la tabla y con pocas perspectivas de poder enderezar el rumbo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información