Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dembélé sufre la octava lesión de azulgrana

El delantero francés, con problemas en el muslo de la pierna derecha, abandona el campo llorando

Messi se interesa por Dembélé, lesionado. Ampliar foto
Messi se interesa por Dembélé, lesionado. REUTERS

Dembélé abandonó el campo en el minuto 26 con lágrimas que expresaron su desolación por la octava lesión que sufre desde llegó al Barcelona, procedente, precisamente, del Borussia Dortmund. El delantero, por quien el club azulgrana pagó 105 millones fijos más 40 en variables en agosto de 2017, sufrió problemas en el muslo derecho. Esta temporada, en el primer partido de Liga, en Bilbao, padeció una rotura fibrilar en la pierna izquierda. Fue baja casi un mes y medio. El 28 de septiembre volvió a notar unas molestias musculares que le impidieron jugar en Getafe.

Esta temporada, con tres lesiones en apenas cuatro meses y una sanción de dos partidos por decirle al árbitro del duelo ante el Sevilla (4-0) “Malo, eres muy malo, solo ha podido disputar 11 partidos.

El vía crucis de Dembélé empezó desde el día de su estreno en la Liga, en Getafe, en septiembre de 2017. En el intento de dar un taconazo, se rompió el bíceps femoral izquierdo. Fue operado en Finlandia y estuvo tres meses y medio de baja. Luego se lesionó dos veces a causa de esguinces y cinco a causa de lesiones musculares, a las que se añade la del partido ante el Borussia.

El club le llamó al orden porque se consideró que durante sus primeros meses en Barcelona no actuó con la profesionalidad requerida. Se le reprochó por sus malos hábitos alimenticios, las pocas horas que dedicaba al descanso, su falta de puntualidad y su ausentismo. Sin embargo, esta temporada su actitud y su comportamiento han cambiado. Se cuida mucho más y ha tomado más precauciones para evitar las lesiones.

Valverde valoró tras el partido el percance sufrido por Dembélé, aunque todavía desconocía un diagnóstico que probablemente no se dé hasta que el jugador sea sometido a nuevas pruebas este jueves. “No sé si ha sido una recaída. Tengo la sensación de que ha sido una jugada rara, en un salto, al echar la pierna hacia atrás, en que se quería frenar, que es cuando más problemas puedes tener. Estamos tristes por él. Se estaba encontrando bien, a gusto. Vamos a ver si le podemos ayudar”, dijo el entrenador del Barcelona. Y añadió: “No soy médico. En cuanto a encontrar una razón no podría darla como entrenador, más allá de que he sido jugado y he sufrido algunas lesiones”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información