Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celades, un sospechoso en la montaña rusa

El Valencia recibe al Ajax con su técnico asediado por el recelo de la afición

valencia - ajax
Celades durante la rueda de prensa de este martes. AFP

Después de un aterrizaje forzoso y de abrirse paso a machetazos en la plantación que Peter Lim tiene en Valencia, Albert Celades enfila una semana esencial para ventilar toda la carga ambiental de negatividad que todavía envuelve al club tras la controvertida decisión del dueño de convocar a un novel para dirigir a un equipo campeón, marcado a fuego por el sello de Marcelino. El Valencia, vencedor contra todo pronóstico en Stamford Bridge en la primera jornada, inaugura la Champions en Mestalla ante el Ajax (Movistar Liga de Campeones, 21.00). La semana es venenosa para un vestuario que transita sin tiempo y con poco margen de error de Marcelino a Celades. El Ajax primero, y el Deportivo Alavés, el sábado, llegan a Mestalla antes del parón de LaLiga. Dos victorias apuntalarían a Celades en un banquillo eléctrico. Cualquier otra cosa consolidaría la inestabilidad. 

El patio está eso sí menos revuelto que la semana pasada. Sendos empates consecutivos frente a Leganés y Getafe restaron credibilidad al nuevo Valencia y bastante lustre a la victoria frente al Chelsea. Desde la salida de Marcelino y el arrinconamiento de Mateu Alemany en la dirección deportiva, Celades está montado en el vagón de una montaña rusa, sometido al loco vaivén de cuanto acontece en el entorno, producto de aquella decisión de Peter Lim de fulminar al técnico asturiano. La victoria del sábado en San Mamés ha ralentizado las críticas. También el plomo que ha llovido sobre el entrenador. A Celades se le ha llegado a cuestionar que no grite en la banda e incluso se le ha censurado su monótona voz en las ruedas de prensa.

La sombra de Marcelino en Valencia sigue siendo alargada. El rechazo generalizado a la decisión de Peter Lim de cargarse a la doble M (Marcelino y Mateu), figuras de un proyecto ganador que había pulido y relanzado al club en dos años, ha puesto a Celades ante un pelotón de fusilamiento por su falta de experiencia en la élite y, sobre todo, por llegar de la mano ejecutora de la propiedad. Daño colateral para su gestión. 

Su fichaje, previo paso por Singapur, le costó hasta un puyazo de Santi Cañizares, ex jugador del Valencia con mucha ascendencia entre la afición. “Celades es un chico que viene de formarse como entrenador en las selecciones inferiores, que no tenía opciones de firmar en Primera. Cuando estás necesitado de firmar un contrato y te llega la oportunidad de entrenar al Valencia, pues uno pierde todo concepto de honor y de ética. Creo que no sabe dónde se ha metido”, dijo el exguardameta valencianista en la cadena Cope.

Tachado, tras ser juzgado en un procedimiento sumarísimo, de marioneta de Peter Lim, Celades ha desnudado a sus críticos dejando a Guedes, el jugador más caro en la historia del club y apuesta personal del dueño, en el banquillo los dos últimos encuentros. 

“Ferran Torres y Kang In tienen que tirar para arriba, y las alineaciones van a ser ellos dos y nueve más, porque ese es el deseo de Peter Lim”, apuntó Cañizares. Durante los cinco partidos de Celades en el banquillo, Ferran ha sido titular en dos y Kang In en uno. En el visor del arma que sostienen sus críticos también está el dibujo táctico. El técnico catalán ha introducido con calzador un 4-4-2 en defensa, que cambia a un 4-3-3 en ataque. La ausencia por lesión de Kondogbia devolvió al equipo al sistema que ha venido utilizando las dos últimas temporadas. El de Marcelino. Y el equipo volvió a ganar. Kondo tampoco jugará ante el Ajax y sin él, Celades, que sigue conociendo a su plantilla, vestirá al equipo con el mismo traje que en San Mamés.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información