Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Álvarez y Martínez, gran dilema del nuevo Ajax

El mexicano y el argentino, ambos de 21 años, afrontan con dificultades el difícil reto de compensar al equipo en defensa tras los traspasos de De Ligt, De Jong y Schöne

valencia - ajax Ampliar foto
Ten Hag reunido con sus jugadores en Mestalla, este martes. EFE

El Ajax afronta un desafío tan grande como consustancial a una identidad basada en la explotación de la cantera. El club que revolucionó la última Champions debe regenerarse tras una época deslumbrante. Del mismo modo que las ventas de Cruyff, Van Basten, Rijkaard, Bergkamp o Sneijder forzaron sucesivas reconstrucciones en distintas etapas de su historia, los traspasos de De Ligt y De Jong embarcan al equipo hacia un ciclo de profundas reformas. Trece partidos invicto desde agosto —nueve victorias y cuatro empates— repartidos entre Champions y Eredivisie señalan una transición dulce. El juego, sin embargo, advierte de problemas disimulados. El mayor de todos, articular las transiciones defensivas con Edson Álvarez y Lisandro Martínez. Si los dos interiores no se adaptan al modelo de Ten Hag, Ten Hag deberá cambiar de modelo o abocar su zaga al coladero. El Valencia (21:00 horas, Movistar Liga de Campeones) será el primer gran test.

Los traspasos de nueve jugadores este verano permitieron al Ajax ingresar más de 200 millones de euros. Invirtió 58 millones en fichajes. Cantidad modesta, comparada con los gastos equivalentes de los diez clubes más ricos de Europa, pero que, con perspectiva, constituye un récord. El Ajax nunca había gastado más de 50 millones en un verano. Las incorporaciones más relevantes son Quincy Promes, una alternativa a la mediapunta que encarnó Van de Beek; Lisandro Martínez, un central que Ten Hag ha reconvertido a volante; y Edson Álvarez, un volante para reemplazar a De Jong.

“Edson y Lisandro deben conectar la defensa con el ataque”, explicó Ten Hag cuando le preguntaron por los volantes que ha ubicado en el 4-2-3-1. “Deben pensar y actuar rápidamente. Deben controlar el equilibrio en caso de pérdida”.

La clave es la defensa. Si el Ajax de la temporada pasada pudo exprimir su juego de ataque invadiendo el campo rival y monopolizando la posesión fue gracias al talento defensivo de su central de referencia, Matthijs de Lifgt, y a la dupla que formaron De Jong con Schöne en el mediocentro. Entre los tres consiguieron anticipar muchas de las acciones del contrario para recuperar la pelota a la máxima velocidad y evitar así el desgaste de sus compañeros atacantes. Aquello que Pochettino definió como “un caos táctico” resultó un arma poderosísima porque De Ligt y De Jong se las ingeniaron para poner orden en los segundos que sucedieron a cada pérdida de pelota.

La tarea es compleja. El mexicano Edson Álvarez, un fondista de 21 años, es capaz de desplegarse con dinamismo en todos los frentes pero, hasta ahora, le ha costado medir los tiempos. Gravitando más cerca de los centrales, el zurdo argentino Lisandro Martínez, también de 21 años, exhibe un notable desplazamiento de balón pero se esfuerza por compensar con anticipación su lentitud de movimientos. De momento, no lo ha conseguido. El Ajax se impuso 3-0 al Lille en el debut en la fase de grupos, pero la cantidad de espacios que encontró el equipo francés entre líneas solo se explica por la falta de olfato y coordinación de Martínez y Álvarez con la zaga que deben proteger. Las transiciones defensivas son su gran problema. Esta noche, los vertiginosos contragolpes del Valencia serán su primera gran piedra de toque.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >