Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los últimos retoques del Barça

El club traspasará a Rafinha y Malcom, que está a punto de firmar con el Zenit, y pretende fichar a un lateral izquierdo, como Junior o Alaba. Coutinho, sin ofertas

Malcom, en el amistoso ante el Chelsea. Ampliar foto
Malcom, en el amistoso ante el Chelsea. Getty Images

La salida voluntaria de Jordi Mestre precipitó el despido de Pep Segura durante la semana pasada porque era el vicepresidente quien defendía ante una junta de opinión fácil la gestión del entonces director deportivo. Una sacudida al área deportiva que, sin embargo, mantiene la misma hoja de ruta que se trazó con Segura, pues el secretario técnico Eric Abidal tiene claras las dos prioridades a cerrar antes de que concluya el mercado: fichar a un lateral izquierdo y dar salida a Malcom y Rafinha, jugadores con los que no cuenta el técnico. Son los últimos retoques.

Con la decisión de que Miranda no estará de nuevo en el primer equipo, lateral anónimo con Valverde en el curso anterior, el Barça quiere fichar a un carrilero como gran prioridad. “Se trata de darle competencia a Jordi Alba y de subir un peldaño el nivel en el equipo”, argumentan desde el club. El escogido era David Alaba, zaguero del Bayern Múnich, de 27 años, que estuvo a las órdenes de Guardiola y actuó por todo el costado, también de central y mediocentro. “El club alemán ha cerrado las puertas al jugador y todavía le quedan dos años de contrato, por lo que de momento parece una operación complicada”, asumen desde los despachos de la ciudad deportiva. Así que se centran en otros dos laterales: uno, el favorito, es Junior Firpo, del Betis, de 22 años, y el otro, según el club, no es público por más que se barrunte que es Philip Max, de 25, del Augsburgo. Pero todo parece indicar que el acuerdo Barça-Betis es cuestión de tiempo porque Junior quiere recalar en el Camp Nou. El problema está en el precio porque mientras el conjunto sevillano reclama 30 millones por el lateral, el Barça considera que es demasiado y aguarda a una rebaja para cerrar la operación, además de la posibilidad de incluir a Miranda.

Con la llegada del lateral izquierdo, el Barça daría por cerrada la carpeta de incorporaciones, preocupado como anda con las salidas. El primero es Rafinha, pretendido por el Valencia pero con el futuro incierto. El Barça ya tenía avanzada la operación, tasada en unos 15 millones, pero era con el director general Mateu Alemany, que está a la gresca con el propietario Peter Lim y no se sabe si seguirá en la entidad. Otro jugador que está en la rampa de salida es Malcom, que ha recibido numerosas propuestas, casi todas de Inglaterra (Arsenal, Everton y Tottenham). Pero es con el Zenit, ruso, con el que ha llegado a un acuerdo —su director deportivo estuvo ayer en Barcelona para tratar de cerrar el trato con el Barça— y parece cuestión de horas que se alcance un acuerdo cercano a 38 millones más bonus, cuando el jugador le costó 41 millones al Barça en el curso anterior, procedente del Girondins de Burdeos. “Las negociaciones están avanzadas y atraviesan una fase activa y decisiva”, señaló al portal Fontanka el presidente del Zenit, Alexandr Medvédev. “Es un jugador que apenas contó con minutos en la temporada pasada y es bueno para él y para el club encontrarle una salida”, admiten desde el Barcelona.

No hay tanta fluidez con Coutinho, que pidió irse del club tres meses antes de que acabara la temporada y ya tiene claro que difícilmente lo hará, puesto que ni el Barça ni su agente han recibido oferta alguna, ni siquiera de Inglaterra, donde el brasileño quiere volver. “Seguirá con nosotros. Es muy buen jugador”, convienen desde las oficinas del Camp Nou. Aunque tampoco se reniega del posible trueque con Neymar —el gran pretendido por el área deportiva y por el grueso del equipo—, más algo de dinero. “Al PSG no le interesa un cambio de jugadores porque quiere cobrar y el Barça no quiere pagar”, se limitan a decir desde el club azulgrana; “pero hay que ver si se puede desatascar de algún modo, cosa complicada porque el PSG no se quiere sentar a negociar”. Un culebrón de final indefinido que se complica a cada día que pasa por la rebelión del futbolista, el poco margen de maniobra del Barça y la posición parisina.

Rakitic y Umtiti continúan

Los que sí han resuelto su telenovela particular son Rakitic y Umtiti, que estaban con el cartel de transferibles pero que por diferentes motivos seguirán en el equipo. Al croata lo salvó Valverde, pues confía plenamente en él y desactivó la idea del área deportiva de traspasarle, de ingresar dinero por un jugador apetecible en el mercado. Y el francés se lo ha ganado solo, pues nadie confiaba en que su maltrecha rodilla izquierda mejorara y desde que ha comenzado la pretemporada no se ha perdido entrenamiento alguno y ha competido como los demás. Otra cosa es que en el club alguno guarde sus reservas sobre cómo evolucionará la articulación. De momento, el Barça ya ha decidido que solo falta una entrada y dos salidas.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información