Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cumbre en la boda de Recio para urdir amaños

Aranda acudió al enlace del futbolista en 2017 con la intención de tentar a jugadores del Málaga para arreglar partidos del curso siguiente

Recio (izquierda) lucha con Danilo por el balón en el Málaga-Real Madrid de mayo de 2017.
Recio (izquierda) lucha con Danilo por el balón en el Málaga-Real Madrid de mayo de 2017. Getty Images

Antes de la Operación Oikos, la policía ya identificaba la barriada malagueña de El Palo como centro de operaciones de lo que tanto ellos como la ciudad conocen como “familia Aranda”, un extenso clan con el que se han encontrado en diversas investigaciones sobre tráfico de droga, blanqueo y algunos actos violentos. Según las observaciones de los investigadores contenidas en el sumario del caso Oikos, al que ha tenido acceso EL PAÍS, El Palo tiene también un papel relevante en la conexión entre los presuntos amaños y las apuestas. De allí es también Antonio Jesús Pintidura, a quien la policía incluye en la “familia Aranda”. Y también el futbolista del Leganés José Luis García del Pozo Recio, a quien los agentes identifican como subordinado a Aranda.

Así lo percibía también Pintidura, como se aprecia en una conversación que mantiene con Aranda el 15 de junio de 2017. Al día siguiente se casaba Recio, entonces jugador del Málaga, y ellos tienen un plan para la fiesta.

“Mañana nosotros vamos a tener en la mesa de al lado a todos... los amigos de él, todos los compañeros. Vamos a hablar, que los vamos a pillar allí a todos”, le dice Pintidura a Aranda, que al principio parece dudar: “Po ojalá. Pero eso no... Vale, sí, mañana lo hablamos todo”, concede.

“¿Vale o no? Po lo vamos a hablar mañana con ellos... Seriamente”, insiste Pintidura, que parece tener claro qué pueden sacar de la fiesta de Recio: “Y van a estar todos los titulares, y vamos a hablar con ellos en serio. A este que no sé, que este es el que la va a liar, y vamos a hablar con ellos y decirles: ‘Mira, oye, el primer partido o el segundo nadie va...’. Y lo hablamos”, le explica. Aranda está de acuerdo: “Vale, vale, perfecto, no ve. Encantado. Yo encantado. Venga, hasta ahora”.

La elección de los primeros partidos de la temporada para intentar arreglos encaja con lo detectado por los investigadores tanto en este caso como en otros similares. Los encuentros del principio del campeonato se perciben como menos decisivos, en unos momentos en los que los equipos aún se encuentran en proceso de afinado, y cuando los objetivos de final de curso se ven muy lejos. Esos primeros choques y los últimos son habitualmente los más susceptibles de ser objeto de amaño.

En el caso de los últimos, las redes de este tipo buscan equipos que no se jueguen demasiado, algo que encaja también con el proceder que la policía encuentra en Bravo y Aranda. En el Huesca-Nàstic de mayo de 2018, el Huesca ya estaba ascendido y podía permitirse perder, como así fue. En el Valladolid-Valencia de mayo de este año, el Valladolid se acababa de salvar y el Valencia se jugaba entrar en puestos de Champions. Ganó el Valencia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información