Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toronto acaricia el golpe de gracia a los Warriors

Leonard e Ibaka evidencian los desajustes de Golden State sin Kevin Durant y sitúan a los Raptors a un triunfo del título (3-1)

Marc Gasol, entre Klay Thompson y Cousins. Ampliar foto
Marc Gasol, entre Klay Thompson y Cousins. AP

Stephen Curry recuerda el descalabro que él y sus Warriors sufrieron en sus propias carnes en 2016. Dominaban la final por 3-1 ante los Cavaliers. Ya palpaban el título. Pero LeBron James y sus compañeros resurgieron de las cenizas y enlazaron tres victorias que frustraron el pasaje a la gloria de Golden State. A eso y al orgullo de un equipo que compite en su quinta final seguida y aspira a su tercer anillo consecutivo se agarra Stephen Curry. La estrella evoca aquel pasaje para levantar el decaído ánimo de sus huestes tras haber sucumbido por 92-105 en el cuarto partido de la final que deja a Toronto como a aquellos Warriors en 2016, con un 3-1. El equipo canadiense, que empezó a competir en 1995, está a un paso de su primer título. Dispone de tres oportunidades para consumarlo: la primera, el lunes, madrugada del martes en España, en Toronto.

GOLDEN STATE, 92; TORONTO, 105 (1-3)

Golden State: Stephen Curry (27), Klay Thompson (28), Iguodala (3), Draymond Green (10), Cousins (6) –equipo inicial-; Livingston (6), Looney (10), McKinnie (2), Bogut (0) y Cook (0).

Toronto: Lowry (10), Danny Green (3), Leonard (36), Siakam (19), Marc Gasol (9) –equipo inicial-; Powell (0), Ibaka (20), VanVleet (8) y McCaw (0).

Parciales: 23-17, 23-25, 21-37 y 25-26.

Oracle Arena de Oakland. 19.596 espectadores.

Quinto partido. Día 11, en Toronto (3.00, #Vamos y Movistar Deportes)

“Quienes piensen de esa manera es que no conocen a los Warriors ni el espíritu que hay dentro de este equipo. Cuenta con la clase suficiente para mejorar y encontrar de nuevo el camino ganador. Un triunfo en el quinto partido cambiará por completo la historia de las Finales”, respondió Curry al ser preguntado por el ambiente pesimista que reinaba en el seno de su equipo tras la derrota. El base anotó 27 puntos en un partido en que denotó los efectos del gran desgaste por asumir un peso desmesurado en el ataque de su equipo a consecuencia de la baja de Kevin Durant, lesionado desde el 8 de mayo.

Los Raptors han conseguido socavar las mejores virtudes de los Warriors. No han podido desplegar su juego de transiciones rápidas, sumaron 17 pérdidas, no encontraron buenas posiciones de tiro y cerraron con un 29% de acierto en los triples, incómodos a más no poder ante la defensa de la escuadra de Nick Nurse.

En cambio, Kawhi Leonard se ha erigido en un arma infalible para los Raptors, esencial para desmantelar a los Warriors. En esta ocasión firmó 36 puntos, 12 rebotes y cuatro robos de balón. Serge Ibaka redobló el poder ofensivo de los suyos con 20 puntos en 22 minutos, cuatro rebotes y dos tapones. Curry valoró el juego del pívot congoleño con nacionalidad española: “Todo cambió en el tercer periodo, cuando perdimos la concentración en defensa. Ellos anotaron tantos decisivos, con jugadores como Ibaka, que no había destacado en los anteriores partidos, y nos dominaron”.

Los Warriors llegaron a dominar por 13 puntos (25-12), pero la reacción de los Raptors les llevó a cerrar el tercer cuarto con una buena renta (67-79). La ampliaron y sumaron su segundo triunfo seguido en Oakland con autoridad, pese a que los médicos tuvieron que aplicarle varios puntos en el rostro a VanVleet, tras un codazo involuntario de Livingston.

Detalles clave

Marc Gasol aportó nueve puntos, siete rebotes y tres asistencias. “Hemos confiado de nuevo en nuestra capacidad como equipo”, dijo el pívot español. “Superamos los momentos complicados de la primera parte y volvimos a resolver bien los detalles. Metimos 23 de 24 tiros libres y ahí estuvo otra de las claves, así como la gran defensa que realizamos y que forzó muchas pérdidas de los Warriors”. También dejaron su huella Siakam, con 19 puntos y cinco rebotes, y VanVleet, con ocho puntos y seis asistencias.

Klay Thompson reapareció tras su ausencia por lesión en el tercer partido y fue el máximo anotador de su equipo con seis triples y 28 puntos. Pero los Warriors carecieron de la frescura física y la fluidez en el juego que les caracteriza. Steve Kerr alabó a los Raptors: “Su reacción en la segunda parte fue muy buena con dos triples consecutivos de Leonard. Nuestra defensa perdió la concentración y la solidez”. El entrenador de los Warriors coincidió con el discurso desafiante de Curry: “Somos un equipo increíblemente competitivo. Vamos a luchar para conseguir un triunfo y regresar de nuevo a nuestro campo, y ver lo que sucede”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información