Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reválida histórica en la Final Four de Vitoria

El Real Madrid, con el CSKA como rival en semifinales, busca su primer doblete continental en 51 años. Fenerbahçe-Efes, el pulso turco en el otro lado del cuadro

Obradovic y Sloukas (Fenerbahçe), Ataman y Micic (Efes), Itoudis y Hines (CSKA) y Laso y Campazzo (Real Madrid), en la presentación de la Final Four de Vitoria
Obradovic y Sloukas (Fenerbahçe), Ataman y Micic (Efes), Itoudis y Hines (CSKA) y Laso y Campazzo (Real Madrid), en la presentación de la Final Four de Vitoria EFE

Vitoria acoge por primera vez la Final Four de la Euroliga con un cartel que aúna poder, autoridad y ambición. Al baile de la realeza del baloncesto europeo acuden los tres últimos campeones CSKA (2016), Fenerbahçe (2017) y Real Madrid (2018) —que refrendando su jerarquía repiten juntos en la gala por cuarta ocasión en cinco años— y el pujante Anadolu Efes. El Efes, tras quedar colista de la liga regular la pasada temporada, sacudió su proyecto a golpe de fichajes lustrosos y se ha vuelto a abrir hueco en una élite en la que no estaba desde 2001.

El Buesa Arena acoge una reválida histórica para el conjunto de Pablo Laso. El Madrid no enlaza dos Copas de Europa seguidas desde hace 51 años. Las cuatro primeras llegaron a pares (1964-1965 y 1967-1968), pero tras las conquistas de 1974, 1978 y 1980, pasaron 15 años entre la Séptima y la Octava, y 20 entre la Octava y la Novena. Con Laso llegó una reconquista que ya suma 16 títulos en ocho temporadas. Ahora, el reto del doblete continental desafía el palmarés. En la era moderna, desde que cesó el reinado de la mítica Jugoplastika de Split (1989, 1990 y 1991), tan solo el Maccabi de Jasikevicius (2004-2005) y el Olympiacos de Spanoulis (2012-2013) han enlazado dos Euroligas.

Para el CSKA será la 16ª Final Four en 18 años (solo falló en 2002 y 2011), con tres títulos (2006, 2008 y 2016) y tres finales perdidas (2007, 2009 y 2012) en ese recorrido. El Madrid acude a la pelea por séptima vez en nueve cursos, las seis últimas con Laso al frente, con dos títulos (2015 y 2018) y dos finales perdidas (2013 y 2014) con el técnico vitoriano. Y para el Fenerbahçe será la quinta aparición consecutiva bajo el mando de Obradovic, el tótem de la Euroliga, que busca la décima corona en su 18ª Final a Cuatro en 27 años de carrera. La semifinal turca abre fuego (18.00, Movistar+) y mide al escuadrón de Zeljko, tocado por las bajas de Lauvergne y Datome, y las dudas de Kalinic y Vesely, con el equipo revelación, el Efes de Micic, Larkin y Moerman. “Señores, aquí hay que comer chuletón”, espetó Obradovic a los asistentes al acto de presentación. “Si ganamos, el lunes volamos a Ibiza para celebrarlo y luego ya seguiremos jugando la Liga”, completó Atamán. Pasión turca.

Tras el Fenerbahçe-Efes, las dos dinastías que encabezan el palmarés de la Copa de Europa, CSKA y Real Madrid (siete y 10 títulos, respectivamente), reeditarán (21.00, Movistar+) una rivalidad legendaria construida en tres episodios con sonido de NO-DO, cuando los rojos eran el TSKA o Chesca. El primero, en 1963, después de que el régimen franquista levantara la prohibición de viajar a la URSS, en la que fue, además, la primera final continental resuelta con un partido de desempate; con triunfo definitivo de los rusos tras ganar el tercer asalto. El segundo llegó en 1965, en el año de la vuelta de Pedro Ferrándiz al banquillo, con victoria blanca en la última final a doble partido remontando en Madrid siete puntos de la ida. Y el tercero en 1969, con otra victoria rusa tras un memorable duelo en una Barcelona hostil, resuelto en la segunda prórroga.

Medio siglo después, las dos superpotencias vuelven a chocar por segunda vez consecutiva en semifinales. El año pasado, en Belgrado, el Madrid de Doncic y Llull atajó a Sergio Rodríguez y desquició progresivamente a los de Itoudis hasta sellar el billete rumbo a la Décima. “La experiencia es importante, pero hay que acompañarla de pasión, talento y esfuerzo”, señaló Laso en la presentación. Los blancos llegan al examen en su mejor momento. Tras un efervescente arranque de curso (18 victorias en los 19 primeros partidos), con la conquista de la Supercopa incluida, los de Laso pasaron tres meses destemplados (entre finales de noviembre y finales de febrero) en los que solo fueron capaces de enlazar cuatro victorias seguidas en una ocasión. En ese tramo perdieron los dos partidos de la liga regular ante el CSKA: 88-93, en Madrid, y 82-78, en Moscú. Ahora suman una racha de 19 victorias y cuatro derrotas desde la final de Copa y 10 triunfos seguidos. El 11º daría vía libre a los de Laso a pelear por la Undécima. Una reválida histórica en Vitoria. En las gradas, los blancos tendrán el apoyo de unos 3.000 seguidores, cifra similar a la hinchada del Fenerbahçe. CSKA y Efes estarán en inferioridad rondando solo el medio centenar de aficionados. Hagan juego. comienza la Final Four.

Reválida histórica en la Final Four de Vitoria

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información