Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nadal esprinta en el maratón

El mallorquín invierte poco más de dos horas para deshacerse de Chardy (6-0 y 6-1, en 67 minutos) y Basilashvili (6-1 y 6-0, en 62). Federer remonta y Muguruza abandona por unas molestias musculares

Nadal devuelve la pelota durante el partido contra Basilashvili.
Nadal devuelve la pelota durante el partido contra Basilashvili. AP

Le costó a Roma echar a andar, ni más ni menos que 24 horas, después de una jornada completa de suspensión por la interferencia de la lluvia el miércoles y un caos programático que deparó doble ración para este jueves italiano. Arrancó por fin el tenis en el Foro Itálico, con el cielo nublado pero sin rastro del agua, y lo hizo con un cartel tan atractivo como disyuntivo. ¿Qué hacer? ¿A quién ver? ¿Ir a una pista o a la otra? Se preguntaba el aficionado romano. Rafael Nadal y Roger Federer interviniendo a la vez, resolviendo ambos sus compromisos de la franja matinal y también los de la vespertina, con bastante más holgura en el caso del español: 6-0 y 6-1 (en 67 minutos) frente a Jeremy Chardy, y 6-1 y 6-0 (en 62) contra Nikoloz Basilashvili.

Sorteó Nadal, pues, un día peliagudo que proponía un escenario maratoniano: jugar por la mañana y por la tarde, con un receso de apenas cinco horas para recuperar, volver a echarse el raquetero al hombro y salir otra vez a la pista, sin tiempo para recrearse ni mucho menos despistarse. Siempre aplicado, el número dos interpretó que lo mejor era resolver por la vía rápida y quemar el mínimo combustible posible, de modo que respondió al reto de turno con una lógica aplastante: frente a la carrera de fondo, zancada larga y progreso al sprint, estilo Usain Bolt. Modo relámpago.

Y así lo hizo el de Manacor, que despachó a los dos rivales en tan solo 2h 09m, concediéndole a cada uno solo un juego. Apretó el balear desde el principio, al mediodía romano, endosando un parcial en blanco a Chardy en 26 minutos y estrujándole otra vez en la continuación. Lo devoró Nadal, favorecido por la fragilidad de un adversario en horas bajas, un verdadero caramelo. El galo solo dispuso de una bola de break, que fue sencillamente un espejismo.

Ni el más mínimo apuro tuvo el mallorquín, de bocado en bocado y de rotura en rotura, dirigido en su banquillo esta semana por el catalán Francis Roig y apoyado por su fisio Rafa Maymó. Aunque en la antesala del torneo se le vio a su tío Toni a su espalda durante una sesión, fue tan solo un fotograma pasajero. El técnico acudió a Roma por un compromiso con la Federación (RFET) y para supervisar a uno de sus pupilos de la academia, pero nada más; de vuelta al ruedo, de regreso del gran binomio con su sobrino, nada de nada. Solo fantasía.

Nadal engulló al francés y volvió a la carga a eso de las siete y media de la tarde, contra un Basilashvili que a priori (solo a priori) debía ofrecerle una resistencia mayor. Sin embargo, el 18 del mundo fue otra perita en dulce. Media hora duró el primer set y poquito más el segundo, resueltos los dos con una dinámica prácticamente calcada a la de la mañana: cinco breaks de nuevo y un partido en clave de monólogo, con Nadal incrementando los biorritmos porque buena falta le hace en medio de este presente un tanto nebuloso.

Djokovic, con paso firme; ‘ko’ de Thiem

Superado el test de resistencia, el mallorquín abordará este viernes (no antes de las 14.30, #Vamos) a Fernando Verdasco, protagonista de la gran campanada del día. Al contrario de Nadal, el madrileño empleó una táctica invertida al invertir 4h 52m para eliminar a Dominic Thiem, uno de los favoritos (4-6, 6-4 y 7-5, en 2h 43m), y al ascendente Karen Khachanov (7-5, 3-6 y 6-3, en 2h 09m). Mientras tanto, Federer comenzó a buen ritmo ante João Sousa (6-4 y 6-3), pero luego se metió en un buen lío contra Borna Coric, al que remontó por 2-6, 6-4 y 7-6 para citarse con el griego Stefanos Tsitsipas (6-4 y 6-3 a Fabio Fognini).

Sin sobresaltos, Novak Djokovic avanzó con dos victorias incontestables ante Denis Shapovalov (6-1 y 6-3) y Philippe Kohlschreiber (6-3 y 6-0). Su adversario será Juan Martín del Potro, verdugo de David Goffin y Casper Ruud.

En clave española, la primera jornada se cobró la continuidad de Albert Ramos (7-6 y 6-1 con Diego Schwartzman), Carla Suárez (6-3, 3-0 y retirada de Alize Cornet, y luego derrota contra Kiki Bertens por 6-4, 1-6 y 6-3) y Garbiñe Muguruza. La hispanovenezolana se deshizo inicialmente de Danielle Collins (6-4, 4-6 y 6-2), pero unos problemas musculares en la pierna izquierda la obligaron a abandonar ante Victoria Azarenka. Más propicio fue el día para la número uno, Naomi Osaka, que doblegó con un resultado idéntico (doble 6-3) a Dominika Cibulkova y Mihaela Buzarnescu.

KYRGIOS, EXPULSADO POR TIRAR UNA SILLA

Kyrgios, durante el partido contra Ruud.
Kyrgios, durante el partido contra Ruud. Getty

De insolencia en insolencia, el australiano Nick Kyrgios cruzó este jueves la raya y fue expulsado por la organización del torneo romano después de tirar una silla a la pista durante el partido contra el noruego Casper Ruud.

En la tercera manga, cuando el marcador reflejaba un 6-3 6-7 y 1-1, Kyrgios (24 años) perdió el servicio y protestó de forma airada al juez de línea; a continuación reventó la raqueta contra la arcilla y pateó una botella, antes de lanzar la silla e irse de malos modos.

A última hora del día, la ATP comunicó una multa de 20.000 euros para penalizar su comportamiento. En la jornada anterior, el australiano ya había exhibido una actitud burlesca durante el enfrentamiento con Daniil Medvedev.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información