Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EDUARDO SALETE VELA

Cambie de vida, haga un curso de buceo

Es una de las actividades al aire libre que más impacto causa y que más engancha

La gente me suelen preguntar qué actividad outdoor es más intensa, más impactante. Qué es lo que he hecho yo en mis viajes que más me ha marcado. Siempre respondo que no hay una actividad mejor que otra, y que la intensidad de la experiencia percibida depende mucho de los gustos personales y de los antecedentes de cada uno. Yo, por ejemplo, soy biólogo marino y buceador. Pero si me insisten en que elija algo, un deporte, un momento, un día grandioso... siempre les cuento una inmersión de buceo que realicé en las paradisíacas antípodas, en una isla polinesia poco conocida: Rangiroa.

Pusimos rumbo norte, al paso conocido como Tiputa, que en polinesio no quiere decir más que paso a la laguna del arrecife. La neumática se detuvo a unos 40 metros fuera de la muralla coralina, apuntando proa hacia el mar abierto. Colocamos manos sobre la máscara y el regulador y rodamos por la borda chocando contra la superficie y sumergiéndonos en las aguas turquesas y cristalinas del Pacífico. Nada más abrir los ojos advertí un grupo de delfines que pasaban bajo nuestras aletas, ¿se puede empezar una inmersión de mejor manera? De repente Sergio, mi compañero de inmersión (el fotógrafo de las fotos de este artículo), dio un golpe de riñón y enfiló hacia el fondo, seguí con la mirada su objetivo: era un gigantesco tiburón martillo, el mayor que yo haya visto en más de 25 años de buceo. Parecía un submarino nuclear soviético, negro como la noche, con una inmensa cabeza en forma de T, y una imponente aleta dorsal, que se deslizaba elegantemente hacía el gran azul, pero demasiado profundo para seguirle.

Tiburones de arrecife en Tiputa, Rangiroa.
Tiburones de arrecife en Tiputa, Rangiroa.

Nos dispusimos a entrar por la “bocana” del arrecife, la conocida Tiputa pass. Unos cuantos aletazos y nos atrapó la intensa corriente de la marea que llenaba la laguna interior, y nos dejamos llevar a la deriva. Un impresionante ejército de tiburones de arrecife encaraba la corriente con la esperanza de atrapar uno de los peces que entraban por el paso. Literalmente cientos de tiburones, en todas las cotas, en cualquier dirección que mirásemos. Arrastrados por la corriente navegábamos entre los escualos, a veces pasando a escasos centímetros de sus picudos morros.

'Cardumen en Rangiroa'. ampliar foto
'Cardumen en Rangiroa'.

Pero no todo eran tiburones, bajo nuestras inertes aletas, las formaciones arrecifales se sucedían velozmente, incendiadas en colores de la infinidad de vida animal. Extensos bancos de portaestandartes amarillos y blancos, peces mariposa aguantando la corriente de forma inexplicable, decenas de barracudas escoltando a los tiburones que penetraban por su territorio, e infinidad de tiburones punta blanca agazapados entre las gargantas de los corales.

De repente, un tiburón surgió por detrás del límite de la pendiente arrecifal, lanzado en vertical hacia la superficie. Un relámpago submarino que ascendió algo más de 30 metros en apenas un par de segundos, y alcanzó un pez cerca de la superficie, apenas un pequeño destello de sus escamas y desapareció. Visto y no visto. He presenciado otras veces tiburones cazando, nunca de forma tan impresionante.

El autor de este blog, rodeado por dos tiburones limón, Moorea. ampliar foto
El autor de este blog, rodeado por dos tiburones limón, Moorea.

El manómetro marcaba ya el límite prudente para acabar la inmersión, comenzamos el ascenso con la reserva de aire recomendada. Habían pasado 40 minutos, yo hubiese jurado que poco más de cinco minutos. Emergimos a unas dos millas dentro de la laguna, justo donde nos esperaba la lancha neumática. La sensación con la que regrese a puerto fue la de haber buceado dentro de una película IMAX, algo casi mágico. El buceo me ha dado muchos momentos memorables, pero para mí este ha sido el mejor, por encima de lo que he vivido en montañas, desiertos, selvas o bosques.

Por eso cuando me hacen la pregunta '¿Qué actividad outdoor es mejor?', sobre todo si estamos saludando ya al verano como es la ocasión, siempre aconsejo que se pruebe el buceo. Si no gusta, bueno, se ha vivido una experiencia y hay decenas de otros deportes para disfrutar de la naturaleza. Pero si gusta, ¡ay si le gusta!…le cambiará la vida.

Buceo por grutas. ampliar foto
Buceo por grutas.

Curso de Buceo

Si nunca se ha buceado, el primer paso es sacarse un curso de buceo inicial que certifica para sumergirse en el mar con plena seguridad hasta los 12-18 metros, según la organización que se elija. A esta profundidad se disfruta de los secretos del mar y de sus residentes plenamente. Además, es donde más dura el tanque de aire, y con la certificación de estas organizaciones se puede bucear en todo el mundo, todo son ventajas. El certificado se suele obtener en 10 días más o menos, incluyendo clases teóricas, prácticas y pruebas en el mar. Casco Antiguo ofrece este curso a un precio de 330 €, con la organización PADI.

Estas son las organizaciones donde se pueden encontrar los cursos de buceo y los clubes que los ofrecen en España.

  • Federación Española de Actividades Subacuáticas, FEDAS.
  • Asociación Profesional de Instructores de Buceo, PADI.
  • Asociación de Clubes Canadienses de Buceo, ACUC.

El equipo

Traje de buceo Atlas 5.0 de Subacqua. ampliar foto
Traje de buceo Atlas 5.0 de Subacqua.

Una vez obtenido el título hay que equiparse. Aquí le dejo algunas ideas.

Chaleco Magellan de Mares. ampliar foto
Chaleco Magellan de Mares.

Traje de buceo Atlas 5.0 de Subacqua. 5 mm de neopreno, el más versátil para invierno y verano, construido con tecnología Strech, que le aporta flexibilidad y comodidad a la hora de vestirse, y paneles de Helioflex que mantienen la sensación térmica correcta para el buceador. P. V. P. 120 €

Reloj Descent Mk1 de Garmin. ampliar foto
Reloj Descent Mk1 de Garmin.

Chaleco Magellan de Mares. El chaleco perfecto de viaje y para mujeres. Muy contenido y de poco peso, tan solo 2,3 kilos, y gran poder de flotabilidad (18,3 kilos) el chaleco dispone de lastre integrado distribuido estratégicamente para que la navegación sea lo más cómoda posible. Incorpora cinchas para los hombros con curvatura cóncava para adaptarse a la fisonomía femenina. P. V. P. 290 €

Regulador Gull Z de TDS. ampliar foto
Regulador Gull Z de TDS.

Reloj Descent Mk1 de Garmin. Un instrumento multideporte y versátil, perfecto para cualquier buceador sea cual sea su nivel (incluyendo Nitrox y Trimix) por su intuitivo “interfaz”. Está dotado del algoritmo Bühlmann ZHL-16c, para que la navegación submarina progrese dentro de los límites de seguridad e incorpora esfera de zafiro y pantalla Chroma Display para leerlo fácilmente. P. V. P. 900 €

Aletas Jet Fin de TDS. ampliar foto
Aletas Jet Fin de TDS.

Regulador Gull Z de TDS. Un regulador para los exigentes, con juego para aguas frías y contaminadas. Dispone de control Venturi para evitar el flujo constante de aire. Está construido en material termoplástico resistente para soportar las jornadas de buceo duras. P. V. P. 232 €

Máscara Fun de Subacqua.
Máscara Fun de Subacqua.

Aletas Jet Fin de TDS. Construidas en goma resistente, este modelo de pala corta es muy robusto y proporciona potencia en el aleteo además de garantizar un buen trimado. Fáciles de poner. P. V. P. 70 €

Máscara Fun de Subacqua. Construida en silicona muy agradable y con un volumen contenido, perfecta para perfil de cara estrechos. Incorpora un único cristal templado panorámico para aumentar la visión. P. V. P. 20 €.

 

El viaje recomendado: buceo con tiburones

Encuentro con un tiburón toro bacota. ampliar foto
Encuentro con un tiburón toro bacota.

Y lo último que queda es ponerse a bucear. Yo le recomiendo un buceo en el mar Rojo. Muy cerquita de la Península en vuelo, con aguas trasparentes y una explosión de vida submarina espectacular, y lo mejor, la posibilidad de tener encuentros con tiburones, lo mejor que le puede pasar a un buceador. La empresa especializada en viajes de buceo, Blue Force, propone un crucero donde el plato fuerte es el encuentro con escualos de la mano de Gador Muntaner, una bióloga submarina, que enriquecerá la impactante experiencia de ver estos animales en su propio entorno, con información práctica sobre su historia natural y ecología. “Shark Friendly”. Del 27 julio al 3 de agosto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información