Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kepa propicia el monopolio inglés en Europa

El portero del Chelsea se convierte en el héroe en la tanda de penaltis ante el Eintracht y mete a su equipo en la final de la Europa League. Por primera vez cuatro equipos de un país se jugarán los dos títulos continentales

Kepa detiene su primer penalti de la tanda ante el Eintracht.
Kepa detiene su primer penalti de la tanda ante el Eintracht.

En más de sesenta años de competiciones europeas, nunca se había visto que un país copase las dos finales. Hasta ahora. A la final de Champions entre Liverpool y Tottenham se unió este jueves la de la Europa League entre Arsenal y Chelsea. El año del Brexit cuatro conjuntos ingleses se jugarán los títulos continentales. Lo nunca visto.

Sí que se habían vivido finales de la Liga de Campeones entre compatriotas. Real Madrid-Valencia en 2000 (3-0), Milan-Juventus en 2003 (0-0 y ganaron los primeros por penaltis), Manchester United-Chelsea en 2008 (1-1 y victoria del United por penaltis), Bayern-Borussia Dortmund en 2013 (2-1) y los dos derbis madrileños entre Real Madrid y Atlético (4-1 en 2014 y victoria blanca por penaltis en 2016).

En la Europa League, la segunda competición europea, Arsenal y Chelsea se jugarán el título el 29 de mayo en Bakú (Azerbaiyán) en un derbi londinense. El Arsenal necesita ganar si quiere jugar la Champions el curso que viene, ya que tiene su pase muy complicado en la liga. El Chelsea, tercero en la Premier, ya tiene asegurado el billete.

El Arsenal apenas pasó apuros en Mestalla para sellar su pase a Bakú, pero el Chelsea sufrió mucho ante el Eintracth de Frankfurt. El 1-1 de la ida en Alemania daba cierta ventaja a los blues, y más que consiguieron con el tanto de Loftus-Cheek en el minuto 28. Consciente de que ya no tenía nada que perder, el Eintracht se lanzó al ataque y logró la igualada tras el descanso con un gol de Luka Jovic, el delantero serbio que aparece en todas las quinielas de futuribles para los grandes de Europa.

El encuentro se fue a la prórroga en medio de una gran igualdad y ahí tampoco se deshizo el empate. Solo quedaban los penaltis y ese fue el momento de Kepa Arrizabalaga. El exportero del Athletic, por el que el Chelsea pagó 80 millones en agosto, se sacó la espina de la polémica que protagonizó en febrero durante la final de la Copa de la Liga ante el City, cuando se negó a ser sustituido justo antes de la tanda decisiva. Su equipo perdió y el meta fue sancionado por la indisciplina. Este jueves Kepa fue el héroe de Stamford Bridge al detener dos penaltis al Eintracht, el primero de ellos quedándose en el centro y blocando el balón con la rodilla. Hazard transformó el lanzamiento decisivo para propiciar el monopolio inglés en Europa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >