Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En defensa y en ataque, siempre Ter Stegen

El portero del Barça es el que tiene el mejor tanto por ciento de acierto en el pase

Ter Stegen, en el partido Villarreal-Barça. Ampliar foto
Ter Stegen, en el partido Villarreal-Barça. ©GTRES

El periodismo de datos se recrea con los porteros, y especialmente con Marc Ter Stegen, (Mönchengladbach, 26 años). La importancia del meta alemán para el Barça se expresa en cada partido, también en el último disputado en el Wanda (1-1), cuando dio 24 pases, uno más que Griezmann. Aunque no es el que más participa del juego, tiene el acierto más alto desde su llegada al Camp Nou en 2014. Ha sido el mejor en cada una de las cuatro temporadas y va camino de ser el vencedor del curso 2018-2019. Actualmente su tanto por ciento de acierto en el pase es de 82,2%, más de un punto por encima de la media (81,16%) y menos de dos de la cifra récord, que es el 84,6% en 2015-1016. Todavía queda en el recuerdo el partido que en agosto de 2016 jugó en San Mamés cuando batió el récord de pases: 62, 51 buenos, más que 185 futbolistas de campo —solo le superaron 11—.

Ter Stegen es seguramente el jugador que más incidencia tiene en el juego del Barça. El guardameta resulta imprescindible en defensa por sus paradas y es igualmente decisivo en las transiciones por su saque, ya sea con el pie o con la mano, como quedó demostrado en el último derbi, cuando Messi marcó el 2-0 en un contragolpe de 12 segundos. Ni siquiera después del gol que le marcó Ekambi en Vila-real, nadie responsabiliza a Ter Stegen de los 45 tantos encajados este año en 47 partidos —31 en 30 partidos de LaLiga—, la cifra más alta desde la temporada 2012-2013. El guardameta alemán estuvo especialmente acertado en, al menos, cinco oportunidades del Villarreal.

Los azulgrana se han acostumbrado a defender en momentos determinados de los partidos, sobre todo cuando llevan ventaja en el marcador, circunstancia que obliga a mirar en Ter Stegen. Y en las situaciones de apuro, o de presión alta, adquiere importancia la salida de balón a partir del meta internacional de Alemania.

La sensibilidad

Dembélé, ante el Atlético y el United

Poderoso en el juego interior, al Barça le cuesta ser un equipo ancho y profundo cuando no dispone de jugadores fuertes en las bandas como Malcom y Dembélé. El brasileño tuvo una lucida actuación en Vila-real y el francés se reincorporó ayer a los entrenamientos después de la lesión que sufrió el pasado 13 marzo contra el Olympique de Lyón. Dembélé sufrió una rotura muscular en el bíceps femoral de la pierna izquierda que le ha mantenido de baja tres semanas, justamente el tiempo diagnosticado por los servicios médicos del Barcelona. El extremo estará seguramente disponible para el partido de Champions que el Barça jugará el miércoles en Old Trafford contra el Manchester United y también podría ser convocado mañana ante el Atlético en LaLiga.

Ter Stegen es fiable en el intercambio de golpes, bajo los palos y en el uno contra uno, y arriesga en el pase corto y largo, según la disposición del adversario, siempre bien dispuesto y entrenado por la sana competencia que mantiene con Cillessen. No llevó bien la alternancia con Bravo, e incluso obligó al traspaso del chileno, mientras que ahora se porta con el holandés porque sabe también que será el titular en la Liga y la Champions. A Cillessen le aguarda la final de Copa y seguramente un traspaso el 30 de junio.

Muy a gusto en el Barça, Ter Stegen también se ha familiarizado fácilmente con Barcelona y departe en castellano tranquilamente con la prensa catalana y de LaLiga. Pasea, va en metro o patinete, compra en el mercado y se deja fotografiar en la Sagrada Familia. Muy seguro y exigente, también meticuloso y ordenado, ha ganado tranquilidad con el tiempo y su equipo confía tanto en sus paradas que a veces se deja ir ante la sorpresa del Camp Nou. La hinchada sufre con las pérdidas de balón y cuando hay control del juego al tiempo que se crece la figura de Ter Stegen, el legado por excelencia de Zubizarreta.

La cuestión es tener paciencia, seguramente porque el Barça marca el 48% de sus goles en la última media hora, señal de que Ter Stegen cuidó la portería. Tiene un cuerpo de acero para rechazar los tiros y unas extremidades prodigiosas para armar el ataque y dar con Messi. Necesita sentir el balón y por tanto no soporta ni siquiera una tirita, como confesó a la revista Líbero. Ya se sabe que los porteros son muy particulares, también Ter Stegen.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información