Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlota Ciganda, la golfista surgida del frontón

La navarra se convierte en la primera española entre las 10 mejores jugadoras del mundo

Carlota Ciganda, en Arizona.
Carlota Ciganda, en Arizona. AFP

Carlota Ciganda jugaba al fútbol. Cuenta su padre, Jesús, que era la mejor en el equipo de chicos. La sobrina del Cuco Ziganda tiraba las faltas, los córners y daba 150 toques seguidos al balón. También le gustaba el golf desde pequeña, siempre muy competitiva. Y el frontón, tradición familiar. Hasta que se decidió por los palos en lugar del balón y la raqueta cuando el deporte se convirtió en algo más que un juego. Hoy, la golfista navarra, de 28 años, se ha convertido en la primera española entre las 10 mejores del mundo, una élite dominada por las jugadoras asiáticas.

“El golf es muy duro. Yo cuando juego lo doy todo, y luego veo dónde estoy. Siempre he creído que podía llegar arriba”, afirma Ciganda después de subir hasta el décimo escalón mundial con su segundo puesto en Phoenix el pasado domingo en el Bank ok Hope Founders Cup, torneo del circuito femenino estadounidense (LPGA). La navarra acarició su tercer título en EE UU tras los dos abrochados en 2016, más otros tres en el circuito europeo en 2012 (elegida jugadora del año) y 2013, más 31 top ten, más cuatro clasificaciones entre las 10 primeras en un grande…

El ránking mundial femenino nació en 2006. Antes el baremo era el listado de ganancias del tour americano, en el que la pionera Marta Figueras-Dotti fue 12º en 1984. Esa barrera la ha superado Ciganda, que llama a la puerta del imperio asiático. La navarra se codea con cuatro coreanas (Sung Hyun Park es la líder), una tailandesa, una japonesa, una australiana y dos estadounidenses (sexta es Nelly Korda, una de las hijas del extenista checo Petr Korda; su hermana Jessica es 12ª). Desde junio de 2017 una golfista de Asia está en lo más alto. Corea es la gran potencia mundial con cuatro entre las 10 primeras, y 38 entre las 100 mejores.

“Es bestial meterse ahí”, afirma Figueras-Dotti, hoy presidenta del Consejo del circuito europeo femenino. “Sabía que su momento iba a llegar. De ella destaco su mente, su determinación, su pasión. La comparo con Nadal. Sabe muy bien que su potencial no depende solo de su rendimiento. Sabe quién es y cómo juega independientemente de si un día tiene malos resultados. Es muy fuerte mentalmente y supera los baches. En los últimos años ha mejorado su juego corto y su estrategia. Antes era demasiado agresiva, ahora sabe medirse”, completa la exgolfista. Carlota, olímpica en Río (39ª), vive en Arizona, donde se licenció en administración de empresas. Tiene un preparador físico en Pamplona y otro en EE UU, además de un preparador mental (le gusta leer sobre psicología).

El club de los segundos puestos

En el último mes, los golfistas españoles suman siete segundos puestos. Semana tras semana, siete lanzamientos al palo. En el circuito europeo masculino, Jorge Campillo en Omán (3 de marzo), el mismo Campillo y Nacho Elvira en Qatar (10), Adri Arnaus en Kenia (17) y de nuevo Elvira en Malasia (24 de marzo), en un desempate, acumulan cinco platas. Se suman las de Carlota Ciganda en el circuito americano (ese día 24), y la de Nuria Iturrios en el Australian Classic del circuito europeo el 24 de febrero.

Su escalada ha sido continua: en 2016 y 2017 acabó el año como la 20ª del mundo; en 2018, la 15ª; ya es la décima (la siguiente española es Azahara Muñoz, 41ª) con una media de 68,9 golpes por vuelta, quinto mejor dato del circuito. “Es muy ganadora. Desde cría he intentado darle tranquilidad porque siempre quería ganar y ganar”, cuenta su padre. Y sugiere que jugar al frontón le ha dado esa potencia y velocidad de golpeo que hoy le hace tutear a las mejores. “Con 12 años ya me sacaba de la cancha”, recuerda Jesús.

El único golfista español que ha liderado un ránking mundial fue Seve Ballesteros. El cántabro accedió al trono en abril de 1986, el año que se creó esta clasificación en categoría masculina, cuando Seve ya había ganado cuatro grandes. Ballesteros estuvo en lo más alto en cinco etapas hasta 1989. Sus 61 semanas de reinado son el sexto periodo más largo de dominio, tras Tiger Woods (683), Greg Norman (331), Nick Faldo (97), Rory McIlroy (95) y el actual líder, Dustin Johnson (85).

Ciganda tiene mucho camino por delante. Ser la primera española en ganar un grande, otro gran reto. El año pasado fue tercera en el US Open y séptima en el Británico. La próxima semana disputará el Ana Inspiration, primer major del curso. “Sacar de ahí a las asiáticas es muy difícil”, asume Figueras-Dotti, “y Carlota está perfectamente capacitada”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >