Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bayern ficha a Lucas Hernández y lo manda al quirófano

El club alemán anuncia el fichaje del defensa del Atlético, por el que pagará 80 millones, y el jugador es operado de inmediato del ligamento de la rodilla derecha

Lucas Hernández, durante un partido esta campaña contra el Getafe.
Lucas Hernández, durante un partido esta campaña contra el Getafe. EFE

El Bayern de Múnich anunció el fichaje de Lucas Hernández (Marsella, 23 años) por las próximas cinco temporadas, una operación por la que abonará al Atlético los 80 millones de euros de cláusula del defensa internacional francés, aunque a esta cifra se ha llegado tras un pacto entre ambos clubes. Mediante un comunicado, el conjunto bávaro también especificó que el jugador francés debía pasar por el quirófano este miércoles para ser sometido a una intervención. “El jugador tiene afectado el ligamento interno de la rodilla derecha y debe sanarse quirúrgicamente”, aseguraba Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, médico del Bayern. “En mi opinión estará listo para el comienzo de la próxima temporada”, añadió el galeno. La baja de Lucas significa que ya no volverá a vestir la camiseta del Atlético.

“Es un día muy importante en mi carrera”, expresó Lucas. “Me gustaría dar las gracias al Atlético, a la dirección, a los entrenadores, a mis compañeros de equipo y a los aficionados durante 12 maravillosos años. El Atlético siempre será parte de mí”, añadió quien es el segundo defensa más caro de la historia, tras los 84 millones que el Liverpool pagó en el mercado de invierno de 2018 al Southampton por el holandés Van Dijk.

Detrás de esa amistosa despedida de Lucas, que se convierte además en el jugador más caro que ha vendido el Atlético, ha habido episodios de duros enfrentamientos entre la entidad rojiblanca, el jugador y su agente, Manuel García Quilón. Lucas tenía la firme intención de abandonar el club en el mercado invernal, lo que suponía un golpe en la línea de flotación de las aspiraciones deportivas del club. Por entonces, el equipo de Simeone aún peleaba por la Copa, la Champions y LaLiga, y la zona defensiva era de las más afectadas por las lesiones.

Ninguno de esos objetivos está ahora al alcance de los rojiblancos, pero en los últimos días de diciembre, cuando ya admitió ante la dirigencia sus intenciones, su intento de fuga fue digerido por directivos y cuerpo técnico como una traición. De puertas hacia afuera, Simeone instó al club a que tratara de retenerlo hasta el 30 de junio, pero también advirtió de la poca confianza que le generaba un jugador que pretendía abandonar el club con todo lo que había en juego a esas alturas. El Atlético logró retenerlo porque el pago de la cláusula disparaba el precio del jugador hasta los 96 millones de euros por una cuestión de fiscalidad.

Lucas renovó con el Atlético hasta 2024 poco antes de que se iniciara el Mundial de Rusia. Titular indiscutible como lateral izquierdo en la Francia campeona del mundo, el futbolista percibió que su cotización se había disparado. Siempre fue un jugador apetecible entre los grandes (Barcelona, Real Madrid y Manchester United y City), pero la conquista del Mundial le hizo emprender una carrera por encontrar un club que le pagara las cifras que el Atlético no podía alcanzar.

En el mercado se conocía que Lucas estaba dispuesto a marcharse a cualquier club que le pagara seis millones de euros limpios. Le daba igual el agente que hiciera la operación. El intermediario que consiguiera hacerle ganar lo que pretendía le valía. Quilón se encontró con el Bayern, que perfilaba ya la regeneración de un plantel que se le ha quedado viejo y le ha puesto un sueldo de unos ocho millones de euros netos por temporada. Lucas es el recambio ideal para reemplazar las marchas de los veteranos Hummels y probablemente de Boateng, que han dado señales de caducidad.

Bajas y fichajes

El Atlético, tras rechazar el jugador dos ofertas de renovación en los dos últimos meses, ambas por debajo de lo que percibirá en el Bayern, ya daba por perdido a un jugador que le cubría por igual la posición de central como la de lateral izquierdo. Desde hace tiempo el club trabaja para recomponer la línea sobre la que se han cimentado gran parte de los éxitos de la era Simeone. Se marchan Lucas, Godín y Filipe Luis, y el futuro de Juanfran no termina de aclararse. El club tiene intención de premiarle con un año más como último representante junto a Koke de la guardia pretoriana del Cholo.

La continuidad de Savic también está en el alero tras el fuerte enfrentamiento que tuvo en los vestuarios del Metropolitano con el Profe Ortega, preparador físico del equipo. Lo mismo sucede con el colombiano Arias, que no ha cuajado. Oblak, del que el club mantiene que anunciará en breve su renovación, y Giménez son los dos valores más seguros de la defensa de un equipo que se ha caracterizado en los últimos años por haberse construido desde atrás.

El club rastrea el mercado. El central Rubén Días (Benfica) está en cartera, así como el lateral izquierdo Alex Telles, del Oporto. Del primero hay mejores informes que del segundo, del que no convence su empleo defensivo. Tagliafico, del Ajax, es visto con mejores ojos. En cualquier caso, el Atlético tendrá como mínimo 80 millones de euros para fichar. Aunque en el vestuario el ambiente es de desbandada.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >