Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bautista, ‘kryptonita’ para Djokovic

El español accede a los cuartos de Miami con una excepcional remontada (1-6, 7-5 y 6-3, en 2h 29m) ante el número uno, al que ya ha batido dos veces este año. Se enfrentará al local Isner (doble 7-6 a Edmund)

Masters 1000 Miami
Bautista celebra su triunfo contra Djokovic en Miami. USA TODAY

Boca abierta, rugido al aire, puño en alto; al otro lado, un número uno atropellado y derrotado, apeado de Miami por un adversario que va camino de convertirse en uno de sus mayores tormentos. Roberto Bautista es, de nuevo, por segunda vez esta temporada, el verdugo de Novak Djokovic. Ocurrió en las semifinales de Doha, el pasado 4 de enero, y volvió a ocurrir ayer, sobre el cemento norteamericano. Al serbio se le atraganta el tenis pétreo del castellonense, y este firmó una de esas remontadas que tienen un espacio propio en el baúl de los recuerdos: 1-6, 7-5 y 6-3, en 2h 29m.

Llegó la lluvia, tímida pero lluvia al fin y al cabo, y con ella llegó el giro. Nole mandaba y abrumaba, a punto de dejarle a cero en el primer parcial, pero empezaron a caer las gotas y el juez decretó la suspensión del encuentro. Bautista, a punto de cumplir 31 años, encontró un bidón de oxígeno en el vestuario y salió con todo porque ya no había absolutamente nada que perder. Sorteó seis bolas de break y guerreó a pecho descubierto. Un set, iguales. Y luego otro. Remontada y estocada, la segunda en apenas tres meses para el de Belgrado, inferior en los tres últimos duelos sobre superficie dura.

“Perdí el momentum”, subrayó el balcánico, de 31 años. “Le dejé entrar un paso en la pista, y él lo hizo”, continuó el presidente del Players Council, muy atareado en las últimas fechas porque se barrunta un relevo en la dirección de la ATP y él encabeza las conversaciones para que se produzca el cambio.  “He tenido demasiadas cosas fuera de la pista”, admitió, “y supongo que me han afectado un poco”.

Se le esfumaba a Djokovic otra magnífica oportunidad para marcar territorio y reafirmar su reinado. Sin embargo, no estaba disfrutando el serbio en la nueva sede del torneo. Titubeó antes contra Bernard Tomic y Federico Delbonis, y cedió otra vez frente a Bautista, que ya le ha batido tres veces; la restante, en las semifinales de Shanghái, hace tres años. Lo celebraba el español con su grito de guerra, divisando en el horizonte de los cuartos al estadounidense John Isner (doble 7-6 a Kyle Edmund).

Segundo tropiezo seguido de Nole

“Roberto es uno de los tenistas más sólidos del circuito”, valoró Nole, que hace un par de semanas también se despidió prematuramente de Indian Wells –caída en la segunda escala, ante Philipp Kohlschreiber–, por lo que no aterrizará de la mejor manera en la estación de tierra. Mientras, Bautista endulza este primer trimestre con otra victoria de relumbrón, habiéndose adjudicado antes el título de Doha y habiendo alcanzado los cuartos en Melbourne.

Protagonizó el sorpresón de una jornada en la que Nick Kyrgios volvió a exhibir sus dos mundos: lo mismo se enredó en el banquillo, jugueteando para tratar de que un botellín cayera en pie, que dibujó un excepcional willy que en realidad no le sirvió de nada, porque perdió ante Borna Coric por 4-6, 6-3 y 6-2. Al mismo tiempo, el canadiense Felix Auger Aliassime (18) superó a Nikoloz Basilashvili (7-6 y 6-4) y el próximo lunes figurará entre los 50 mejores jugadores. Es el más joven en acceder a los cuartos de Miami desde que lo hiciera Rafael Nadal, en 2005.

8 AÑOS DE PRISIÓN PARA EL AGRESOR DE KVITOVA

Kvitova, durante un partido en Miami.
Kvitova, durante un partido en Miami. AFP

El hombre que apuñaló en la mano izquierda a la checa Petra Kvitova cuando intentó asaltarla en su apartamento, a finales de 2016, ha sido condenado a ocho años de prisión.

El tribunal regional de la ciudad de Brno indicó que esta persona, de 33 años, era culpable de causar a la doble ganadora de Wimbledon daños serios en su cuerpo, según señaló la agencia de noticias CTK.

En el asalto, Kvitova sufrió heridas de gravedad en la mano izquierda, la natural, y tuvo que pasar por el quirófano. Tras cinco meses fuera de las canchas, pudo volver a jugar al tenis y este año jugó la final del Open de Australia ante Naomi Osaka.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información