Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Corte de Apelación de MotoGP da la razón a Ducati frente al resto de fábricas

La casa italiana no solo conserva la victoria lograda por Dovizioso en Qatar, también podrá seguir usando su innovador deflector

Andrea Dovizioso, tras su victoria en Qatar, este domingo.
Andrea Dovizioso, tras su victoria en Qatar, este domingo. AFP

Ducati ha ganado. “Hay quienes tienen más inventiva y quienes tienen menos, quienes son capaces de estimular la creatividad de sus colaboradores, y otros que menos”, declaraba hace escasos días Gigi Dall'Igna. Él es el máximo responsable del departamento de carreras de Ducati, el ingeniero jefe de la casa de Borgo Panigale, esa que lleva años inventando evoluciones, especialmente en aerodinámica, para que su moto, tan peculiar, pueda plantarles cara en la pista a las de las fábricas japonesas. Esa que sabe cómo jugar con el reglamento y explotar todas sus posibilidades. Legalmente. Al menos eso es lo que ha dictaminado la Corte de Apelación de MotoGP, que reunida este martes en Mies (Suiza), ha dictaminado a favor suyo, frente al resto de fábricas de MotoGP, en el caso que enfrentaba a las partes a cuenta de la última evolución de la Ducati: un deflector posicionado en la parte trasera del basculante de la GP19.

Así, ante la demanda colectiva presentada por Suzuki, Honda, KTM y Aprilia contra el uso de un deflector que consideraban ilegal en las motos de Andrea Dovizioso, Danilo Petrucci y Jack Miller en el primer gran premio del año, el domingo 10 de marzo en Qatar, la Corte de Apelación de MotoGP ha fallado a favor de Ducati. Y no solo valida los resultados de esos tres pilotos citados en la carrera, que ganó Dovizioso, sino que permite también a la casa italiana seguir utilizando esa pieza en su moto al considerarla legal y acorde al reglamento.

Las cuatro fábricas de MotoGP (todas, a excepción de Yamaha, que mostró en privado su conformidad con la demanda, pese a que rechazó formar parte como demandante) denunciaron el uso de ese deflector nada más terminar la carrera en el circuito de Losail. Se trata de una pieza colocada en la parte baja y posterior de la moto que, según Ducati, tiene la finalidad de refrigerar la goma trasera. Así presentó la casa italiana el proyecto al Director Técnico de MotoGP, Danny Aldridge, que aprobó su uso apenas una semana antes de que diera inicio el campeonato. 

Las casas rivales consideran, sin embargo, que esa suerte de disruptor en el basculante ofrece a la Desmosedici una ayuda aerodinámica: su supuesto efecto (downforce, en términos técnicos) facilitaría a la moto agarrarse al suelo en aceleración. Y eso está expresamente prohibido en el reglamento actual de MotoGP: a partir de esta temporada todas las ayudas aerodinámicas deben estar integradas en el carenado, del cual cada fábrica puede presentar hasta dos versiones únicamente.

“Ducati está orgullosa de su ingeniosa ingeniería italiana y de su habilidad para innovar. Mucha gente manifestaba estas últimas semanas que estábamos haciendo trampas... Esperemos que ahora callen y traten de ganarnos en la pista”, declaraba el Director Ejecutivo de Ducati, Claudio Domenicali, tras conocer la noticia.

La denuncia inicial la presentaron los cuatro equipos (Suzuki, Honda, KTM y Aprilia) en el mismo circuito y ante los Comisarios de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), que dieron en una primera instancia la razón a Ducati. Entonces, las casas rivales elevaron su demanda ante el Panel de Apelación de la FIM, que trasladó la queja a la Corte de Apelación de MotoGP. Ducati ha vuelto a recibir el beneplácito de los jueces, si bien, a los demandantes todavía les queda la vía del Tribunal de Arbitraje del Deporte, ante quien cabe recurso. Tienen cinco días para presentarlo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información