Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una demanda colectiva de varios equipos deja en el aire el triunfo de Dovizioso en Qatar

Honda, Suzuki, KTM y Aprilia denuncian ante la FIM la ilegalidad de una pieza nueva en la Ducati

Andrea Dovizioso, tras su victoria en Qatar, este domingo.
Andrea Dovizioso, tras su victoria en Qatar, este domingo. AFP

Fue Andrea Dovizioso quien dirigió el cotarro en el primer gran premio del año, en Qatar. Pero hoy su victoria está en el aire. Varios equipos del campeonato —todos los equipos oficiales a excepción de Yamaha, es decir: Honda, KTM, Suzuki y Aprilia— demandaron a Ducati por la incorporación en su moto de una pieza que consideran ilegal.

El domingo, antes de que su triunfo quedara pendiente de la decisión de la Corte de Apelación de MotoGP, dependiente de la Federación Internacional de Motociclismo, supo Dovizioso cuándo frenar a Rins y cómo cerrarle todos los huecos a Márquez. Y tras controlar la carrera a su gusto, cruzó la meta en primer lugar. La Ducati, la moto con mayor velocidad punta y mejor aceleración de la parrilla, es además una máquina que frena como pocas. Así que lo tiene casi todo. Y cada año, un poquito más. Especialmente, desde que sacudió el paddock de MotoGP con unas aletas en los laterales de la cúpula de su moto hace unos años y obligó a todas las fábricas a ponerse las pilas para mejorar la aerodinámica, campo en el que ha reinado la casa italiana las últimas temporadas. Origen, además, de toda esta polémica.

Las alas, como Ducati las había concebido, se prohibieron en 2017 y hoy, con un reglamento mucho más exhaustivo al respecto, solo se permiten esos apéndices integrados en el carenado. La pericia de unos y otros hace el resto. Hay algunas motos que exhiben orificios tan grandes como las aletas originales y otras que incluyen protuberancias donde nunca se habían visto. Por ejemplo, en la parte trasera del basculante, como lució la Desmosedici de Dovizioso (y las de Petrucci y Miller) durante la primera prueba del año en el circuito de Losail.

Yamaha ya usó un objeto similar en 2018

“Estamos tranquilos. Sabemos que hemos seguido el reglamento técnico. Se distribuyó una circular entre los equipos el 2 de marzo en la que se especificaba cómo se podían utilizar este tipo de deflectores”, explicaba Paolo Ciabatti, director deportivo de Ducati. Pero sus rivales no están de acuerdo. “Ingenieros que trabajan para las cuatro fábricas demandantes creen que esos apéndices generan cargas aerodinámicas” explicaba Davide Brivio, director de Suzuki. El motivo por el que Yamaha no participó de la demanda colectiva es porque la casa japonesa ya utilizó un deflector muy similar el año pasado en Valencia para evacuar el agua de sus motos.

Ese deflector es una pieza aerodinámica —colocada en este caso en la parte baja y posterior de la moto— que sirve para cambiar o desviar la dirección de la corriente de un fluido, básicamente para modificar la dirección del viento. Y que, según Ducati, en su máquina, tiene la finalidad de refrigerar la goma trasera. Así presentó la casa italiana el proyecto al Director Técnico de MotoGP, Danny Aldridge, que aprobó su uso apenas una semana antes de que diera inicio el campeonato.

Cuando los equipos supieron de la existencia de esa pieza, empezaron las quejas. Especialmente, porque unas semanas antes de que lo hiciera Ducati, Aprilia le había presentado a Aldridge un proyecto similar. Un cambio en la parte trasera de su moto que, de acuerdo con las explicaciones de sus ingenieros, generaba unas fuerzas aerodinámicas que ayudaban a mantener la moto pegada al suelo, una solución clave para mejorar la aceleración. Aldridge permitió su uso, pero solo en las carreras de lluvia. Y aclaraba a la fábrica italiana que el deflector no podía tener ningún efecto aerodinámico, por eso denegaba su uso con la pista seca.

Ese estudio, el presentado en su día por Aprilia, es al que se acogen las cuatro fábricas que han denunciado su uso en la Ducati, porque consideran que, pese a las explicaciones de su rival, la pieza sí genera efectivamente una ayuda mejora en aerodinámica. Interpuesta la demanda y ratificada una vez se había terminado la carrera, el panel de comisarios de la FIM decidió que las modificaciones incorporadas en la moto italiana eran acordes al reglamento. No en vano habían sido aprobadas por Aldridge previamente. Pero ni Honda, ni KTM, ni Suzuki, ni, especialmente Aprilia, se dieron por satisfechas. Y decidieron elevar su queja al Panel de Comisarios de la FIM, que a su vez trasladó la demanda a la Corte de Apelación de MotoGP, en Suiza. Ahora, comisarios de la FIM deberán resolver el caso en un máximo de cuatro semanas. Hoy, el resultado de la carrera está en el aire. La Corte de Apelación podría descalificar a Ducati del GP de Qatar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información