Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atlético-Real Sociedad, final de la Copa de la Reina

Atlético y Real Sociedad, que jugó ante 18.000 espectadores en Anoeta, disputarán la final tras eliminar a Barça y Sevilla

copa de la reina
Lola Alexandrei (d) controla el balón ante Mariona Caldentey (i). EFE

El Atlético y la Real Sociedad disputarán final de la Copa de la Reina en Granada el próximo 11 de mayo. La cita, en el estadio de Los Cármenes (con una capacidad para 23.000 espectadores) será otra oportunidad para que el fútbol femenino se reivindique como un fenómeno en pleno crecimiento después de un domingo de emociones. Las rojiblancas lograron el primer billete al deshacerse del Barcelona, por 2-0, y las vascas completaron el cartel imponiéndose al Sevilla por 3-1 en Anoeta, ante 18.731 espectadores.

Atlético, 2 - Barcelona, 0

Atlético: Lola Gallardo; Laia Aleixandri (Calligaris, m.58), Tounkara, Linari, Carmen Menayo; Kaci, Meseguer, Ángela Sosa; Amanda Sampedro (Olga García, m.78), Ludmila da Silva (Esther, m.92) y Jenny Hermoso (Dolores Silva, m.87).

Barcelona: Sandra Paños, Marta Torrejón (Candela Andújar, m.84), Andrea Pereira, Mapi León, Leila; Aitana Bonmatí (Oshoala, m.62), Hamraoui (Duggan, m.68), Vicky Losada, Alexia Putellas, Martens; y Mariona Caldentey.

Goles: 1-0, m.43: Ludmila da Silva. 2-0, M.62: Ludmila da Silva.

Árbitro: Marta Huerta de Aza (Comité Tinerfeño). Amonestó a las rojiblancas Tounkara y Jenny Hermoso y a la barcelonista Aitana Bonmatí.

Incidencias: Semifinal de la Copa de la Reina disputada en la ciudad deportiva Cerro del Espino de Majadahonda ante 3.500 espectadores.

Un hombre ataviado con una bufanda del Atlético pregunta a un conductor en la estación de autobuses de Moncloa, en Madrid: "Perdone, ¿es este el que lleva al Cerro del Espino? Voy muy de vez en cuando y ya se me ha olvidado cuál había que coger". "Pero cómo, ¿que hoy juega el B?", le responden desde la cabina. El aficionado se explica: "No, juegan las chicas la Copa de la Reina contra el Barcelona. Es a un partido. Va a estar emocionante".

No era un día normal en el Cerro del Espino, donde el Atlético derrotó al Barcelona. Un grupo numeroso de aficionados se agolpaba en la entrada de las instalaciones ya una hora antes del comienzo del partido. Faltando un cuarto de hora ya estaban ocupadas la mayoría de las 3.500 localidades del recinto, agotadas desde el jueves por la tarde. Nunca se sabrá cuántos asistentes habrían acudido de haberse jugado el partido en el Wanda Metropolitano, como reclamaban muchos aficionados desde la grada.

Sí se sabe que la Copa ha traído al fútbol femenino la emoción del título en juego, una sensación olvidada en una Liga Iberdrola. La primera división femenina se ha reducido a un duopolio que ni tan siquiera llega a eso: los seis puntos de ventaja del Atlético se antojan definitivos cuando en lo que va de Liga las colchoneras solo han perdido puntos contra el segundo, el Barcelona. El formato copero, con sorteo puro y a partido único, ha permitido una semifinal entre los dos gigantes que abre la puerta a que un tercero, Real Sociedad o Sevilla, sueñe con alzar un trofeo. La gesta, eso sí, equivaldría a que un equipo de la NBA perdiera ante uno europeo, tal es la distancia entre los dos mejores equipos y el resto.

Las jugadoras de la Real celebran el triunfo en Anoeta. ampliar foto
Las jugadoras de la Real celebran el triunfo en Anoeta. EFE

Desde el principio demostraron por qué están arriba ambos equipos. En un comienzo intenso las catalanas intentaron, sin éxito, imponerse a través del toque, pero las colchoneras, llevadas en volandas por el público, ganaron el medio campo por intensidad durante los primeros compases del juego. El peligro llegaba a través de Ludmila, una delantera que vive para el gol y tiende a desentenderse de todo lo demás. Iba a ser su mañana. Cada vez que el Atlético buscaba a la brasileña en largo, un grito resonaba en la grada: "¡Corre!". Y en una de esas llegó la primera ocasión clara del partido. En su tercer desmarque seguido, Ludmila se quedó sola delante de Sandra Paños. La delantera, muy escorada, optó por recortar hacia dentro. En el rebote, el balón quedó en pies de Sampedro, que no acertó a embocar.

R. SOCIEDAD, 3 - SEVILLA, 1

Real Sociedad: Mariasun; Maddi, Cardona (Manu, m. 57), Mendoza, Etxezarreta; Nahikari García (Olaizola, m. 90), Itxaso; Palacios (Chini, m. 65), Soldevilla, Bautista (Eizagirre, m. 57); y Baños.

Sevilla: Noelia; Marta (Isa Haas, m. 46), Bores (Maca, m. 56), Maite, Cometti; Araya, Nago, Olga; Liucija (Payne, m. 46), Lara (Karpova, m. 70) y Morilla.

Goles: 1-0. M. 1. Palacios. 1-1. M. 2. Maddi (p.p.). 2-1. M. 25. Bautista. 3-1. M. 52. Etxezarreta.

Árbitra: Frías Acedo. Amonestó por la Real Sociedad a Itxaso.

18.731 espectadores en Anoeta.

Con el transcurrir de los minutos, las llegadas de las madrileñas se fueron espaciando y las catalanas se fueron encontrando a sí mismas, aunque sin colmillo. El Atlético hallaba luz cada vez que se miraban Hermoso y Sampedro. Precisamente una falta lateral forzada por la 10 rojiblanca precedió al 1-0. La colgó con guante de seda Ángela Sosa y una concatenación de remates encontrócómo no a Ludmila dispuesta a empujarla casi a puerta vacía.

Segunda parte

La segunda parte, con los dos equipos jugándoselo todo en 45 minutos, cogió fuerza. El Barcelona trató de recuperar puntería en un disparo cruzado, duro y seco de Mertens que Lola Gallardo, muy segura durante todo el partido, sacó a córner. Pero el Atlético no iba a dejar escapar la final. Perdió el balón el Barcelona en su campo y Sampedro encontró a Ludmila. Cuando todos apostaban a un disparo de la delantera, Ludmila cogió sola a Hermoso, que pudo rematar a quemarropa. Desde la grada, al reanudarse el juego, todavía se preguntaban cómo había podido desviar Paños ese balón por encima del larguero.

Fue un aviso. De nuevo, poco después, Ludmila recibió en el área grande un balón de espaldas a la portería. Lo convirtió en el 2-0 tras girarse y meter la puntera. Gol de nueve puro, lo que le faltó al Barcelona. Y Lluis Cortes terminó quemando todas sus naves al dar entrada a Oshoala y Duggan, muy destempladas. Venció el Atlético, que vengó la derrota del año pasado en la final con un gol del Barcelona en el minuto 120 de la prórroga.

¿Por qué no se jugó en el Metropolitano?

Acabado el partido, el técnico del Atlético de Madrid, Sánchez Vera, se refirió al hecho de que el partido se haya jugado en el Cerro del Espino, un estadio con 3.500 localidades para el que a partir del jueves por la tarde ya había dificultades para conseguir entradas: "Dado que al final hemos ganado 2-0, sobre jugar en el Wanda, diría que no cambiaría nada de lo que ha pasado. Creo que esas cosas son normas que deberían estar estipuladas entre LaLiga y la federación, porque al final se hace un poco feo para el fútbol femenino. Esta tarde la Real Sociedad y el Sevilla jugarán en Anoeta y seguro que será un espectáculo. Pero, por ejemplo, yo nunca había dado una rueda de prensa tan multitudinaria como la que estoy dando ahora mismo. Si todos ponemos nuestra granito y se va generando interés, lo demás llegará". Sobre el encuentro, el técnico se mostró convencido de que su equipo había sido superior "del minuto uno al 93". "Me esperaba este Atlético de Madrid, Quitándole el balón al rival, siendo muy superiores", explicó.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información