Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Setién y el auge del Betis

El cántabro busca su primera final de Copa como técnico en un equipo que nunca estuvo vivo en tres torneos a estas alturas

Setién, en la banda en e choque ante el Atlético. Ampliar foto
Setién, en la banda en e choque ante el Atlético. REUTERS

“Estamos en una situación hermosa”, proclama Ángel Haro, presidente del Betis, mientras Jesé sonríe a los muchos aficionados del conjunto andaluz que acudieron a su presentación en el Benito Villamarín. El Betis es sexto en LaLiga, semifinalista de la Copa del Rey y jugará los 1/16 de la Liga Europa ante el Rennes a partir de la próxima semana. Los cuatro semifinalistas de la Copa se mantienen vivos en todas las competiciones, entre ellos el conjunto verdiblanco, que vive momentos históricos. Jamás jugó unas semifinales de Copa estando vivo en Europa y en los puestos altos de La Liga. Fueron solo tres los precedentes más cercanos: En 1978 llegó a cuartos de la Recopa y de la Copa, cayendo ante el Sporting. Rafael Iriondo era el entrenador bético. En 1998 también alcanzó los cuartos de la Copa, eliminado por el Zaragoza, y los cuartos de la Recopa, eliminado por el Chelsea. Luis Aragonés ocupaba el banquillo verdiblanco. En 2006, con Lorenzo Serra Ferrer, llegó a los cuartos de la Copa (eliminado por el Madrid) y los octavos de la UEFA.

Quique Setién es ahora el entrenador de este equipo que afronta un reto mayúsculo en un mes de febrero donde buscará la final de Copa, que se jugará en su estadio ante Madrid o Barcelona, y el acceso a los octavos de la Liga Europa. Después de 13 temporadas en los banquillos, pasando por el Racing, Poli Ejido, Lugo, Las Palmas y Betis, Setién tiene la primera posibilidad en su carrera de disputar una final como entrenador. Sería el mayor logro personal de Setién en un club donde ha roto varias rachas: es el único técnico del Betis que ha derrotado al Atlético de Simeone; es el único preparador que ha derrotado a los tres grandes en las últimas cinco Ligas; ganó al Sevilla en Heliópolis 12 años después y al Barcelona en el Camp Nou tras 20 años. Además, asoma el mejor Betis liguero (32 puntos) desde su ascenso en 2015. Y ha ha dotado al equipo de un estilo tan atrevido como singular.

Veteranos y jóvenes

“Me quedan todavía muchas cosas por hacer en mi vida”, respondió Setién de forma irónica el pasado domingo cuando se le preguntó por los retos que estaba alcanzando en un Betis que crece en busca de estar en lo más alto del fútbol español. “No nos vamos a rendir”, añadió Setién, que ha visto cómo en el mercado de invierno han salido el delantero Sanabria, Inui y Boudebouz mientras han desembarcado el joven mexicano Lainez y Jesé, en espera de Emerson, lateral brasileño que el 11 de febrero acabará el sudamericano sub-20 y jugará cedido por el Barcelona.

“Estamos en un momento extraordinario y el potencial de la plantilla es alto”, proclama Serra, el director deportivo que ha traído al Betis, con un presupuesto ya de 130 millones, a jugadores como Guardado (PSV); Bartra (Dortmund); Lo Celso (PSG); William Carvalho (Sporting de Portugal); Tello (Barcelona) o Javi García (Zenit). Jugadores de talla junto a otros alineados por Setién que están dando un rendimiento inesperado. Son los casos de los jóvenes Junior, Loren, Francis y Kaptoum. En esa amalgama de jugadores contrastados, canteranos y otros que viven su mejor momento deportivo, como Mandi y Canales, el Betis se cita con la historia con el binomio Serra-Setién al mando. Con el recuerdo de 2005 flotando en el ambiente, cuando el Betis ganó la Copa y se metió en la Champions, el beticismo aprieta a Setién, al que no le da miedo asumir el nuevo reto que tiene por delante

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información