Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solari, sobre el calendario: “Espero que no sea deliberado”

El entrenador del Madrid se muestra escéptico sobre las fechas, que otorgan mayor margen de descanso para el Barcelona

Solari, durante el entrenamiento previo al clásico de Copa.
Solari, durante el entrenamiento previo al clásico de Copa. AFP

Mientras se esperaba a Santiago Solari en la sala de conferencias de Valdebebas, las televisiones allí dispuestas sintonizaban la televisión oficial del club. En los platós situados en la localidad de Pozuelo de Alarcón, los empleados del Madrid denunciaban con imágenes lo que consideran como una sucesión de decisiones arbitrales deliberadas en contra de los intereses de los blancos y en favor del Barcelona, su rival este miércoles en la primera parada de un calendario de aúpa. La conferencia de Solari se vio precedida por una suspicacia, la arbitral, y se clausuró con otra, esta motivada por la designación de las fechas.

El calendario copero ha deparado un mayor descanso para el Barcelona entre cada uno de los clásicos. Solari, en la línea del club, se mostró sospecho. "Es curioso cuando menos. No somos nosotros los que lo hacemos. Tenemos que ir, jugar y dar nuestra mejor versión. Esperemos que no sea deliberado". Las insinuaciones de Solari no se corresponden con los hechos. Ocurre que en la ronda de cuartos de final fue el Madrid quien resultó beneficiado ante el Girona. Los blancos tuvieron 20 horas más de descanso en la ida y otras cuatro en la vuelta. El Barça, por su parte, reposó menos que el Sevilla: en el primer partido del cruce tuvo un día menos para preparar el encuentro y en el segundo también contó con unas horas de desventaja.

La comparecencia de Solari no alcanzó los diez minutos y las respuestas que emitió no resultaron reveladoras. Su equipo, en plena línea ascendente, con cinco victorias consecutivas, se juega la temporada en ocho partidos concentrados en 27 días. El todo o nada se inicia en el Camp Nou con la ida de las semifinales coperas ante el Barça. Lo que depare la Copa, el cruce de Champions con el Ajax, y el derbi y el clásico de LaLiga marcarán el futuro del argentino y del Real.

"A nosotros nos encanta la competición. Por eso nos dedicamos a esto. La hora de la verdad es cada partido, desde el primero hasta el último. Lo juegas todo con la misma naturalidad. Así afrontamos los partidos anteriores y los que vienen”, expresó el preparador, que, a las puertas del triple duelo con el Barcelona, la visita al Wanda y los octavos de la Copa de Europa, puede presumir de mejorar los resultados de sus predecesores. Ni Ancelotti, ni Benítez, tampoco Zidane y mucho menos Lopetegui alcanzaron el 78% victorias que acumula Solari en los 23 partidos que ha dirigido.

En ninguno de ellos se ha encontrado con el dilema que ahora le espera. El argentino tiene a todos sus jugadores disponibles y la convocatoria de cara al duelo con el Barcelona traerá miga. No resultaría descabellado ver a Isco Alarcón fuera de la lista. Rebajado por Solari al rango de reserva, el malagueño está en las quinielas para quedarse en la grada del Camp Nou. Precisamente el lugar al que mandó Julen Lopetegui a Vinicius Júnior en el último clásico, en octubre del año pasado. Pero la historia del brasileño es bien distinta de la del malagueño. Ignorado entonces por el vasco, ya no se discute si tendrá un hueco en el banquillo, sino si se mantendrá en el once por delante de Gareth Bale.

"No hay indiscutibles en el fútbol", respondió Solari cuando le cuestionaron si Vinicius se había convertido en un jugador irremplazable en su pizarra. El entrenador no quiso siquiera confirmar si tiene decidido el once para el Camp Nou. La única duda que se intuye en su cabeza reside en la banda izquierda. Marcelo o Reguilón y Bale o Vinicius. "Todos los jugadores aportan lo que traen. Unos aportan unas cosas, y otros aportan otras. Unos son más defensivos, otros más ofensivos; algunos tiene más experiencia, otros más juventud y frescura", dijo para esquivar si en citas de este calibre pesa más la veteranía a la hora de escoger entre uno y otro.

Sí parece tener decidido que Lucas Vázquez será quien ocupe el extremo derecho, más aún después de su descanso ante el Alavés. El trabajo defensivo del gallego será fundamental para blindar un costado por el que Jordi Alba percutirá una vez tras otra para asociarse, quién sabe, si con Leo Messi. El argentino asegura querer ver a La Pulga sobre el césped: "Siempre es bueno que los mejores jueguen todos los partidos. No nos influye en absoluto si juega o no para preparar el partido".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >