Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clásico de Coutinho

Las lesiones de Messi y Dembélé obligan al delantero brasileño a ganar más protagonismo ante la visita del Madrid

Coutinho sortea el marcaje de los defensores del Valencia en el partido del sábado. Ampliar foto
Coutinho sortea el marcaje de los defensores del Valencia en el partido del sábado. REUTERS

“¡Tío, tú eres muy bueno, tienes que jugar como el día del Sevilla! ¡Venga!”. Hasta los hermanos Estopa se acercaron el jueves a Coutinho durante la fiesta de celebración del espectáculo que Cirque du Soleil ha montado sobre Messi. David y José Manuel animaron al jugador brasileño tanto como el propio Messi o Luis Suárez. Hubo palabras y canciones en favor de Coutinho. “¡Lo sé!”, respondía con timidez el 7 del Barça. La actuación del brasileño, sin embargo, volvió a decaer dos días después ante el Valencia.

La regresión del indefinido Coutinho, más delantero que volante a pesar de ser contratado como sustituto de Iniesta, ha sido manifiesta con respecto a la temporada pasada, cuando se reivindicaba con una jugada muy suya, una diagonal de fuera hacia dentro desde el costado izquierdo que acababa con un tiro de rosca antes de pisar el área (10 goles en 22 partidos). La productividad del brasileño ha disminuido (8 tantos en 30 encuentros) y su influencia en el equipo es escasa desde que en noviembre sufrió una rotura en el bíceps femoral en Milán.

Aquella lesión truncó un muy buen arranque mientras aumentaba el protagonismo de Dembélé y de Luis Suárez, el líder del equipo durante los cinco partidos en que faltó Messi. Valverde, sin embargo, mantiene su confianza en Coutinho. “Acertado o no, lo que me gusta de él es que siempre se atreve, encara al rival, lo intenta. Ya materializará las ocasiones que tiene”, afirmó el técnico después del partido de Girona.

No hay parte médico sobre la lesión del 10

El Barça no ha emitido ningún comunicado médico sobre la lesión de Messi después que Catalunya Radio informará después del partido del sábado ante el Valencia que sufría una contractura muscular. El argentino se ejercitó en el gimnasio y este martes se sabrá si va convocado para el partido de contra el Madrid. Tampoco se sabe si podrá participar Dembélé, ausente desde el partido contra el Leganés. El francés, aquejado de un proceso gripal, se recupera de un esguince en el tobillo izquierdo y se entrena en solitario.

“Coutinho es un jugador que te rompe en una baldosa. Tiene regate, es atrevido”, comentan en el vestuario del Camp Nou. “Tendrías que verle en los entrenamientos; sus disparos son casi siempre gol. Le falta que le vuelvan a salir las cosas, su verdadero fútbol, porque es muy bueno y no podemos permitirnos el lujo de no tenerlo”. Los compañeros del brasileño no le ven “abrumado o mal, sino preocupado por no estar a su nivel, aunque en los últimos partidos se le ve más confiado”, insisten. “Todos en el club le hemos dicho lo importante que es para nosotros. La verdad es que no tenemos dudas de que cuando lo necesitaremos estará listo”, cierran sus defensores en el Barça.

El equipo le necesita más que nunca para mañana contra el Madrid. Hay serias dudas sobre la participación de Messi y Dembélé, ambos lesionados, y Luis Suárez acumula muchos minutos, titular contra el Girona, Sevilla y Valencia. Autor de dos goles contra el Sevilla —Messi le cedió el lanzamiento del penalti que supuso el 1-0—, además de transformar también la pena máxima que le dio vida al equipo azulgrana en campo del Levante, Coutinho ha encontrado en la Copa un torneo en el que reivindicarse después de su irregularidad en LaLiga.

“Si pagas 160 millones por un jugador” —el fichaje más caro del Barça— “es porque es importante”, defienden desde el club. “Por su forma de ser, necesita que el viento sople un poco a su favor. Quizá se puso a pensar demasiado cuando vio la eclosión de Dembélé”, añaden. “Necesita sentirse importante, así que hay que darle confianza y actuar con naturalidad como hace ahora Valverde”. El técnico intentar recuperar al brasileño con un cariño que se expresa de dos maneras: le mantiene como titular y procura no señalarle con los cambios, cosa que no siempre consigue —fue sustituido nuevamente contra el Valencia. “Futbolísticamente siempre se relacionó bien con Messi y Luis Suárez”, concluyen en el Barcelona.

A diferencia del uruguayo y del argentino, ocurre que el brasileño difícilmente se pone el equipo a la espalda, y el partido de mañana exigirá la mejor versión del 7: parece el clásico de Coutinho.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información