Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NBA

Con un cuarto de los Warriors basta: 51 puntos

El equipo de Curry arrebata el liderato a Denver con el primer asalto más anotador en la historia de la NBA

Curry y Thompson celebran una canasta ante Denver.
Curry y Thompson celebran una canasta ante Denver. USA TODAY

“It’s only basketball”. “Solo es baloncesto. Así lo definió Steve Kerr parodiando el celebérrimo tema de los Stones. Su equipo, Golden State Warriors, acababa de marcarse el primer cuarto más anotador en la historia de la NBA: 51 puntos. Un auténtico tifón. Y no ante cualquiera. Lo padecieron los Denver Nuggets, el equipo que hasta ese momento lideraba la Conferencia Oeste. Con esa memorable salida, quedó encarrilada la dinámica del juego y la victoria que se reflejó en el aplastante marcador final: 142-111.

Números históricos. Esos 51 puntos establecen un nuevo récord en un primer cuarto. Lo compartían varios equipos con 50, pero el antecedente más cercano data de 1990 con los Phoenix Suns de Chambers, Ceballos, Majerle y Kevin Johnson, en un partido precisamente también frente a Denver Nuggets que concluyó con un astronómico 173-143. Y es que en el segundo cuarto de aquel duelo, los Suns sumaron 57 puntos, una marca que permanece imbatida en ese periodo, como los 57 que obtuvieron los Warriors en un tercer cuarto ante Sacramento en 1989. El récord absoluto en un cuarto sigue en poder de Buffalo Braves con los 58 puntos que endosó en 1972 en el último asalto ante los Celtics, que pese a ello ganaron 126-118. Pero desde aquello han transcurrido casi 47 años.

“Ha sido hermoso. No recuerdo un primer cuarto mejor. Ha sido un espectáculo de fuegos artificiales”, sentenció Kerr, entrenador de los Warriors desde 2014, cuando iniciaron su magnífica cosecha: cuatro finales, tres anillos, y la mejor marca en la historia de la NBA con 73 victorias en la temporada regular 2015-2016.

Los Warriors sumaron sus 51 puntos en Denver con otro récord: 10 triples anotados (71,4% de acierto) en ese primer cuarto, con 19 dianas en 25 tiros de campo (76%). El cuarto concluyó con un 51-38. “No vamos a jugar muchos cuartos a este nivel, es obvio, pero hemos brindado una buena muestra de lo que somos capaces cuando nos aplicamos en todos los ámbitos del juego. Es divertido verlo y, más aún, formar parte de ello”, se congratuló Kerr. Golden State estableció un récord en eficacia esta temporada: 57 de 95 (69%) en tiros de campo, y 21 de 39 (53,8%) en triples. Stephen Curry (ocho triples y 31 puntos), Klay Thompson (cinco triples y 31 puntos) y Kevin Durant (cinco triples y 27 puntos) superaron los 25 puntos en 30 minutos o menos de juego. Es el único trío que lo consigue en las últimas 25 temporadas.

Los Warriors evitaron incidir en la idea de que trataban de enviar un mensaje a los Nuggets y al resto de aspirantes al anillo esta temporada. “No habíamos jugado tan bien, especialmente contra los equipos de playoff en el Oeste”, dijo Curry. “Pretendemos corregir un poco eso en la segunda mitad de la temporada. Ha sido una gran noche que nos puede impulsar para seguir creciendo. Nuestra intención es alargar esta racha”. Suman cinco triunfos seguidos y han ganado siete de sus últimos ocho duelos. Ahora, esperan el inminente estreno de DeMarcus Cousins. El pívot de 28 años se rompió el tendón de Aquiles en enero de 2018. Entonces pertenecía a New Orleans. Firmó por los Warriors en julio de ese mismo año, en calidad de agente libre.

Kevin Durant tampoco concedió mayor importancia al récord del primer cuarto. “Creo que ya todo el mundo sabe quiénes somos”, afirmó. El equipo celebró la victoria observando la repetición de ese primer cuarto histórico a través de los monitores del vestuario, mientras que Klay Thompson cruzaba mensajes de texto con Zaza Pachulia, el pívot georgiano que jugó en los Warriors y que esta temporada milita en los Detroit Pistons. La cuestión iba de un pique acerca de quién de ellos sumará más mates esta temporada. Y es que Klay Thompson logró cuatro en el partido ante los Nuggets, que sufrieron el vendaval a pesar de los 22 puntos de Beasley, los 21 de Murray, los 17 de Jokic y los siete de Juancho Hernangómez, que solo jugó 16 minutos. Fue un partido para el libro de récords de los Warriors y la NBA.

Pagar por ver el partido por la tele en el pabellón

El Oracle Arena, el pabellón de los Warriors, tiene el lleno asegurado desde hace seis temporadas. Son 19.596 localidades y hay una lista de espera de 44.000 interesados en adquirir entradas esta temporada. Los ejecutivos han puesto en práctica una modalidad: abonos que cuestan 100 dólares al mes y permiten la entrada al pabellón pero no a la grada. La idea es que esos aficionados puedan acceder a los bares y diversos recintos recreativos del pabellón mientras presencian el encuentro a través de las pantallas de televisión. En Sacramento, los Kings abrieron hace dos años un área de reunión para 500 aficionados donde, al margen de su asiento en la cancha, pueden acudir para animar, chatear, cargar sus teléfonos celulares, comprar comida y pasar el rato en un bar.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >