Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La joyita del pionero chino

Combinación fulminante e inolvidable de Liu Wenzhe para aprovechar el enroque prematuro de su rival

La fortísima irrupción de China en el tablero es uno de los factores que más han cambiado el ajedrez en los últimos 30 años, además de la influencia de la informática en general y de Internet en particular. Centenares de millones de ciudadanos de ese país practican diariamente desde hace siglos el ajedrez chino -sustancialmente distinto del internacional- y en menor medida el go. Una vez superado el convulso periodo de la Revolución Cultural (1966-1976), entre cuyas prohibiciones se incluyó el ajedrez, el nuevo Gobierno comprendió que trasvasar el mayor número posible de jugadores del ajedrez chino al internacional, muy minoritario hasta entonces, redundaría a medio plazo en grandes éxitos internacionales para China.

Y además tuvo la inteligencia de fomentar en primer lugar el ajedrez femenino. Hoy, China es una gran potencia mundial en hombres (cinco entre los 26 primeros del mundo) y mujeres (siete entre las 40 primeras) y acaba de ganar un doble oro en la Olimpiada de Ajedrez de Batumi (Georgia).

El pionero de esa revolución fue Liu Wenzhe, quien además creó la joya que se comenta en este vídeo. Una de esas partidas que el aficionado no olvida jamás, porque su remate es tan instructivo como bello y sorprendente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >