Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una caída temprana y un sexto puesto en parrilla para Márquez, que aspira a su séptimo título

Dovizioso saldrá desde la ‘pole’ para intentar frenar al piloto de Honda, que sufre para clasificarse en segunda línea en el GP de Japón

Dovizioso, poleman, felicita a Miller, tercer clasificado en Motegi. Ampliar foto
Dovizioso, poleman, felicita a Miller, tercer clasificado en Motegi. REUTERS

Es el hombre de las poles. Pero se le resiste un escenario. Con 78 pole position en su carta de presentación, más que nadie, Marc Márquez atesora un récord –y unos cuantos BMW deportivos, el regalo que cada año se otorga al hombre más rápido del Mundial– para el que, curiosamente, no suma el circuito de Motegi. Es la casa de Honda, su banco de pruebas, y, también, el único trazado de todo el calendario en el que el piloto español no ha conseguido liderar la tabla de tiempos un sábado desde que debutó en MotoGP. Tampoco lo consiguió este fin de semana, en el que terminó la Q2 en sexto lugar, su peor resultado este año, como el sexto de Argentina y el sexto de Mugello, las dos últimas carreras del año en las que no ha puntuado.

Y este no es un fin de semana cualquiera. Este domingo, en tierras japonesas, tiene ya la oportunidad de proclamarse campeón del mundo. Por quinta vez en la categoría reina. Solo Andrea Dovizioso está autorizado para frenarle y alargar la espera. Y parece preparado para hacerlo desde la pole, preparado para quedar por delante del de Honda y aguarle la fiesta.

De entrada, el italiano se encargó de rodar más veloz que nadie este fin de semana: firmó una vuelta en 1m, 44’590s. Y se aseguró la primera posición de la parrilla este domingo. Dovizioso es un tipo distinto del piloto que conocíamos. Ahora sabe ser positivo, confiar en su equipo, trabaja mejor, paso a paso, sin prisa, sin miedos, en una progresión que no exige mandar en la tabla de tiempos en cada sesión. Sabe que la moto puede ir evolucionando poco a poco. Y en ese camino va perfilando la vuelta perfecta, la carrera perfecta. Eso hizo este sábado. Había sido el más rápido el viernes, pero aun así siguió haciendo pruebas el sábado a mediodía, hasta dar con una moto que encaja perfectamente con este trazado de frenadas al límite y bruscas aceleraciones, un escenario ideal para esta Ducati, tan estable, tan potente en bajos. “El circuito, además, va muy bien con mi estilo, así que, además, la mezcla es buena”, concedía al terminar la sesión de clasificación.

Dovizioso, a 77 puntos de Márquez en la general, cumplió con su parte. Y firmó el mejor tiempo en los últimos minutos, en su último intento. Y eso que él no es un hombre de poles, no en vano esta es solo la segunda de la temporada. Porque es un piloto que se defiende mejor en la estrategia de una competición a más de 20 vueltas. Y allí tratará este domingo de complicarle las cosas a Márquez, para que, por bien que parezca que lo tiene todo hecho después de siete victorias, tenga que ganarse la corona en la pista.

Márquez será campeón en Japón siempre que…

Este fin de semana en el circuito de Motegi Marc Márquez tiene ante sí la primera oportunidad para ganar el título de MotoGP, el que sería el séptimo de su carrera. El piloto de Honda, 25 años, será campeón básicamente si termina la carrera por delante de Andrea Dovizioso y no concede más de dos puntos ante el de Ducati, su gran rival.

Así pues, Márquez será campeón siempre que Dovizioso no gane el gran premio; siempre que el italiano no sea segundo, con Márquez, tercero; o tercero, con Márquez, cuarto. También sería campeón incluso si ninguno de los dos puntúa, y siempre que Rossi no gane la carrera.

El italiano no parece el único rival del 93 este domingo. No solo porque entre uno y otro formarán en la parrilla hasta cinco pilotos más –entre ellos, en la primera estarán Zarco y Miller, pilotos satélite de Yamaha y Ducati–, sino porque la pista no presenta el mejor perfil para la Honda del campeón. Pese a la mejora experimentada en los últimos años, la moto japonesa sigue sufriendo en las aceleraciones. Y él tiene que ganar las décimas de segundo que pierde a la salida de las curvas, en ese momento en que abre el gas, con frenadas al límite, muy forzadas, para ganar metros y tiempo. Y ahí no siempre sale ganando. Debe arriesgar para ser tan rápido como su rival. Y en alguna ocasión ha terminado en el suelo. Como le ocurrió este sábado a mediodía, en la última sesión libre, poco antes de la Q2, cuando perdió el control de su moto a la entrada de la curva siete y dejó aquella moto inservible. Para la clasificación ya solo tendría disponible una moto. Y con esa moto y los errores recientes no pudo más que ser sexto.

Márquez saldrá desde la segunda fila de la parrilla para aspirar a su séptimo mundial. Y pese a la vuelta rápida del sábado, menos espectacular de lo que acostumbra, presenta un buen ritmo para pelear por la victoria con Dovi. “Veremos una batalla bonita”, augura el italiano, que hace un año le ganó la carrera con un adelantamiento en la última curva de la última vuelta.

Los primeros 10 clasificados

1 Andrea DOVIZIOSO Ducati 1'44.590
2 Johann ZARCO Yamaha 1'44.658 0.068 / 0.068
3 Jack MILLER Ducati 1'44.727 0.137 / 0.069
4 Cal CRUTCHLOW Honda 1'44.820 0.230 / 0.093
5 Andrea IANNONE Suzuki 1'44.832 0.242 / 0.012
6 Marc MARQUEZ Honda 1'44.889 0.299 / 0.057
7 Maverick VIÑALES Yamaha 1'45.140 0.550 / 0.251
8 Alex RINS Suzuki 1'45.225 0.635 / 0.085
9 Valentino ROSSI Yamaha 1'45.265 0.675 / 0.040
10 Alvaro BAUTISTA Ducati 1'45.396 0.806 / 0.131
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información