Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro Schumacher llama a la puerta de la Fórmula 1

Mick Schumacher, el hijo del legendario campeón, gana la Fórmula 3 Europea, y recibe los elogios de Hamilton y Ferrari

Mick Schumacher, en el podio de Hockenheimring.
Mick Schumacher, en el podio de Hockenheimring. Getty

El apellido con más pegada, carisma y reconocimiento de la historia de la Fórmula 1 vuelve a copar titulares relacionados estrictamente con la competición. Casi cinco años después de que Michael Schumacher sufriera el desgraciado accidente de esquí que le mantiene alejado de la escena pública, recluido en su mansión de Glenn (Suiza) y con un pelotón médico que se encarga de él las 24 horas del día, su hijo Mick (Suiza, 19 años) llama a la puerta del certamen que convirtió a su padre en leyenda.

El hijo pequeño del Kasier se proclamó el fin de semana pasado campeón de la Fórmula 3 Europea, con ocho victorias, circunstancia que de alguna manera le coloca en la mejor disposición para que los equipos del Mundial empiecen a disputárselo. Su paso por el karting fue discreto, en parte porque prefirió inscribirse con el apellido de soltera de su madre (Corinna Betsch) hasta los 15 años. Después, ya en la Fórmula 4 (en Italia y Alemania), lo hizo con su nombre completo, sin sortear la presión, encarándola de frente.

Tras un curso de adaptación (2015) en el que terminó el décimo, con un triunfo y dos podios, en la temporada de su consolidación (2016) subió al podio en la mitad de las citas (12 de 24) y finalizó el segundo, por detrás de un chico tres años mayor que él, Joey Mawson. El siguiente paso le llevó a la Fórmula 3, en la que volvió a necesitar un ejercicio (2017) para hacerse a la categoría (terminó el 12º), antes de dar el paso adelante definitivo en este 2018.

La corona que se encasquetó hace unos días en Hockenheim ya es por sí misma un reclamo, a la espera de ver su progresión, presumiblemente en la Fórmula 2 con vistas a 2019. Si además se le añade el tirón que tiene el chico por ser quién es, no sería nada descabellado verlo en dos o tres años subido a un monoplaza de la F1, probablemente vinculado de alguna forma a Mercedes. Aunque Ferrari también pueda estar interesado en él –“con su apellido, que ha hecho historia en Ferrari, las puertas de Maranello siempre estarán abiertas”, dijo hace poco Maurizio Arrivabene, director de la Scuderia.

"Tiene mucho talento, igual que su padre"

Como no podía ser de otra forma, la noticia del triunfo de Schumacher en la F3 llegó al paddock instalado desde el jueves en Austin, donde este domingo Lewis Hamilton puede celebrar su quinto título. “Estoy 100% seguro de que volverá a ver un Schumacher en la F1. Puede ser bueno para este deporte. En parte gracias a su nombre, pero también porque lo está haciendo muy bien”, convino el propio Hamilton cuando se le preguntó por el chico. “Tiene mucho talento, igual que su padre. Es un caso similar al de Keke Rosberg y Nico. O cuando Fernando tenga hijos, estoy seguro de que tendremos a otro Alonso”, prosiguió el actual campeón. “Yo no le conozco personalmente, solo veo los resultados que logra. Tiene un gran talento y sería bueno que el apellido Schumacher regresara a la F1. Veremos qué le depara el futuro, aunque no quiero añadirle más presión extra porque seguro que ya tiene bastante”, opinaba el español.

Si los principales protagonistas del Gran Circo avalan la posible llegada de Mick, los promotores del tinglado se frotan las manos con esa posibilidad. “Por supuesto que la presencia del hijo de Michael sería especial para la F1. Tocaría los corazones de muchos aficionados”, comentaba recientemente Chase Carey, el ejecutivo de mayor rango de Liberty Media, promotor del campeonato.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información