Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schumacher, en estado crítico

El piloto alemán, en coma, pelea por su vida en un hospital de Grenoble tras golpearse la cabeza contra una roca mientras esquiaba en la estación francesa de Méribel

Schumacher, cuando era corredor de Mercedes. GETTY

Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo de fórmula 1 y considerado por muchos aficionados como el mejor piloto de todos los tiempos, lucha por su vida en el Hospital Universitario de Grenoble, en Francia, donde permanece ingresado tras sufrir ayer un grave accidente mientras esquiaba en la estación de Méribel, en los Alpes franceses, donde posee una residencia de invierno. A última hora del domingo su estado era crítico. La clínica informó a última hora de la noche que el alemán acababa de pasar por el quirófano, donde fue operado de una hemorragia cerebral: “El paciente sufría un traumatismo craneoencefálico grave, estaba en coma cuando llegó y fue sometido inmediatamente a una intervención”.

Alrededor de las 11 de la mañana, Schumacher, de 44 años, se encontraba en un cruce de pistas junto a Mick, su hijo de 14, cuando perdió el control de los esquíes, salió volando y se golpeó violentamente la cabeza contra una roca. “Estaba en estado de shock,nervioso, pero consciente. Quizá es un traumatismo craneal, pero no sabemos exactamente si es grave o no”, informó en un primer momento Christophe Gernignon-Lecomte, director de la instalación.

A pesar de ir equipado con protecciones y casco, Schumi, que en pocos minutos recibió asistencia, fue trasladado en helicóptero al Hospital Albertville, en Moutiers. Una hora más tarde, sobre la una de la tarde, la Gendarmería de Montaña se lo llevó a Grenoble tras sospechar que las lesiones podían ser más graves de lo inicialmente diagnosticado. Una vez allí se le realizó un TAC entre otros muchos chequeos. Las cosas comenzaron a empeorar.

El excorredor, de 44 años, estaba con su hijo cuando sufrió el accidente

Sabine Kehm, la que durante su andadura en la F-1 ha sido su portavoz y lo sigue siendo después de su retirada definitiva el año pasado, emitió una escueta nota informando de lo ocurrido y de lo que se sabía hasta ese momento: “Michael cayó sobre su cabeza cuando se encontraba esquiando en los Alpes, en un viaje privado. Fue trasladado al hospital, donde recibe atención médica profesional. Pedimos comprensión, pues no podemos dar información continua sobre su salud. Llevaba un casco y no se encontraba solo. Nadie más se vio involucrado en la caída”.

Aficionados franceses al motor fueron llegando al centro de forma espontánea, y también se acercó Olivier Panis, ex rival del Kaiser. La aglomeración obligó a la policía a acordonar la zona. El paso de las horas y, más que eso, el silencio, provocaron que los rumores acerca de la salud del multicampeón se dispararan.

Un helicóptero, situado en el exterior del hospital de Grenoble. ampliar foto
Un helicóptero, situado en el exterior del hospital de Grenoble. REUTERS

Sobre las cinco de la tarde, Gérard Saillant, un reputado neurocirujano, fundador del Instituto del Cerebro y amigo de Schumacher, llegaba en un coche de la policía francesa, procedente de París. Ni él ni tampoco los portavoces de la clínica quisieron hacer ninguna valoración, y se limitaron a señalar que serían los responsables de comunicación del propio piloto los que ofrecerían más detalles. Saillant ya trató al de Kerpen en 1999 después de uno de los percances más importantes en su etapa en la F-1, en Silverstone (Reino Unido), al estrellarse de frente contra la barrera de neumáticos a 200 kilómetros por hora.

Vale la pena recordar que este no es el primer accidente que sufre Schumacher fuera de los circuitos. Después de su primera retirada de la competición, a finales de 2006, decidió pasar de las cuatro ruedas a las dos. Recibió lecciones de Randy Mamola, subcampeón del mundo de 500cc, e incluso llegó a participar en alguna que otra carrera del campeonato alemán de Superbikes. Una espectacular caída en moto mientras se entrenaba en el circuito de Cartagena, en febrero de 2009, le dejó la espalda y el cuello seriamente tocados, y le impidió sustituir a Felipe Massa después de que el brasileño de Ferrari se perdiera medio curso debido a otro accidente durante el Gran Premio de Hungría, en el que a punto estuvo de perder un ojo.

El centro hospitalario comunicó a última hora que fue sometido a cirugía cerebral

Schumacher, uno de los iconos más universales del automovilismo moderno, ganador de 91 grandes premios, autor de 155 podios, 68 pole position y 77 vueltas rápidas —no ha habido nadie tan triunfador—, el estandarte de la época más dorada de una escudería (Ferrari), entre 2000 y 2004, es además un excelente esquiador. Prueba de ello es que en el pasado ganó más de una edición de la tradicional carrera que anualmente se celebraba en la estación de Madonna Di Campiglio, en los Alpes Dolomitas, donde históricamente arrancaba la pretemporada con la presentación de la estructura de il cavallino rampante.

Desde el momento en que se conoció la gravedad de la situación, el mundo del deporte se volcó a través de las redes sociales para transmitirle toda la fuerza posible. El corredor más grande pelea ahora por la carrera más importante de su vida.

Más información