Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Busquets también cuesta 500 millones

El FC Barcelona renueva el contrato del medio azulgrana hasta 2023 y sube su cláusula en 300 millones como ya hizo antes con Sergi Roberto o Umtiti

Sergio Busquets Ampliar foto
Busquets, en el partido de Liga contra el Leganés. AFP

Tal y como estaba contemplado cuando renovó su contrato con el FC Barcelona hace dos temporadas, Sergio Busquets ha mejorado y alargado aquel acuerdo por dos años más. Así lo ha anunciado el club este jueves a mediodía. “Mi sueño es retirarme en el Barça”, decía entonces. Y trabaja para conseguirlo. El nuevo contrato, además de mejorar la ficha del jugador –las cifras no han trascendido-, vincula al chico de Badia con la entidad azulgrana hasta junio de 2023.

Además, su cláusula de contrato ha pasado de 200 a 500 millones de euros, una cifra más acorde con los nuevos tiempos. Un cambio, además, que se corresponde con la nueva política que rige en el Camp Nou –es la misma cifra que se incluyó en los nuevos contratos de Sergi Roberto o Umtiti– después de que el PSG abonara los 200 de la cláusula de Neymar y dejara traspuesto al Barça.

El liderazgo de Busquets es todavía hoy más indiscutible desde la marcha de Andrés Iniesta. Es el segundo capitán del equipo y uno de los estandartes del club. Y ha aprendido a saber estar. A las duras y a las maduras. Por eso este miércoles fue el único jugador de la plantilla que salió a dar explicaciones, aunque no las tuviera –“No tenemos ninguna excusa”, advirtió–, después de la derrota sufrida en Butarque ante el Leganés.

Debutó en el primer equipo por decisión de Pep Guardiola. Y con él aprendió como nunca antes, según explica él mismo cuando recuerda cómo lo convirtió en uno de los mejores pivotes del panorama internacional. Ejerce como nadie desarbolando el juego rival en el centro del campo, pero todavía se esmera más para no perder balones. Según explicaba en una entrevista concedida a este diario hace escasos meses, le gusta regatear, pero sabe que en su posición no siempre es la mejor solución. Se limita a jugar fácil y bien, que, por otro lado, es lo más difícil.

Su renovación, cerrada hace días por mucho que no se formalizara hasta la mañana de este jueves, era una de las prioridades de la secretaria técnica dirigida por Éric Abidal y el responsable de fútbol, Pep Segura.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información