Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid acogerá la Copa Davis en 2019 y 2020

La capital española supera a Lille y albergará en la Caja Mágica la fase final del torneo, que se disputará durante una semana en noviembre, aunque la voluntad de la ITF y Piqué es trasladarla a septiembre

Panorámica de la pista central de la Caja Mágica de Madrid.
Panorámica de la pista central de la Caja Mágica de Madrid. GETTY

Madrid será, según lo confirmado este jueves por la Federación Internacional de Tenis (ITF) y el Grupo Kosmos de manera conjunta, el escenario que acogerá el nuevo formato de la Copa Davis durante los dos próximos años. La capital española competía con Lille por albergar el revolucionario evento que cobrará forma a partir del próximo año, dando relevo a una competición histórica de 118 años y estableciendo un cambio radical. El torneo de selecciones transcurrirá durante una sola semana, en una sola sede –las instalaciones de la Caja Mágica de la capital española– y reunirá a 18 naciones que se enfrentarán a lo largo de esos siete días, aunque establece una fase previa clasificatoria que se disputará en febrero.

“Madrid reúne todas las condiciones para albergar un evento de tenis al más alto nivel y grandes opciones en el ámbito del entretenimiento para acoger a miles de fans de todo el mundo. Trabajaremos con la ciudad para elevar la Copa Davis a un nuevo nivel”, expuso en un comunicado el presidente de la ITF, el estadounidense Davd Haggerty. Él, de la mano de Gerard Piqué, presidente de Kosmos, han sido los artífices de una maniobra que transformará por completo la competición, que este año bajará la persiana del formato tradicional con la final que disputarán Francia y Croacia entre el 23 y el 25 de noviembre.

El pasado mes de agosto se aprobó la reforma de la Davis durante la Asamblea General Anual de la ITF que tuvo lugar en Orlando (Estados Unidos). Pese al debate que existe en torno a este viraje, el resultado de la votación fue rotundo, con un 71,43% de votos favorables, entre ellos los de la Federación Española de Tenis (RFET). Hasta allí se desplazó el futbolista Piqué, que a lo largo de los dos últimos años ha estado negociando con los diferentes estamentos –el organismo rector del circuito masculino (ATP), la ITF y los propios tenistas– para sellar el acuerdo, con una vigencia de 25 años y cifrado en un montante económico de unos 2.630 millones de euros.

En este sentido, para la designación definitiva de Madrid ha sido fundamental el respaldo financiero de la Administración. En concreto, la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital aportarán 10 millones de euros, cinco por cabeza, y dispondrán la Caja Mágica –sede actual del Mutua Madrid Open, el Masters que se celebra en mayo– para un torneo que a priori se celebrará del 18 al 24 de noviembre, aunque la voluntad de modificar la fecha y trasladarlo a septiembre es firme por deseo expreso de los jugadores. Estos entienden que si se disputa justo después del US Open, el último grande de la temporada, encajaría mejor en su calendario y por lo tanto la posibilidad de que acudieran las grandes figuras a Madrid sería mucho mayor. Cabe recordar que con el nuevo formato impulsado por Piqué (31 años) aumentarán considerablemente los premios en metálico, ascendiendo a alrededor de dos millones de euros para los tenistas y una bonificación de uno para la Federación del país que se proclame campeón.

El Wizink Center, no de momento

La nueva Davis exigirá un acondicionamiento de la Caja Mágica, ya que las tres pistas principales del recinto del Manzanares, con techo retráctil para que los partidos puedan transcurrir a cubierto, son de tierra batida y el nuevo proyecto propone superficie dura e indoor (bajo techo). El Ayuntamiento de Madrid también contemplaba la opción de incluir el Wizink Center (17.500 espectadores) como marco complementario, pero finalmente la ha descartado para la edición de 2019. Lille, por su parte, proponía el espectacular Stade Pierre Mauroy, con capacidad para 27.000 asistentes y que acogió hace dos semanas la serie de semifinales entre Francia y España (3-2). En la carrera también estuvieron inicialmente San Petersburgo y Estambul.

Para la implantación del nuevo formato ha sido imprescindible el sustento económico del empresario japonés Hiroshi Mikitani, presidente y director general de Rakuten, la compañía de comercio electrónico con base en Tokio y que el año pasado se convirtió en el principal patrocinador del FC Barcelona gracias a su amistad con Piqué. Este, uno de los centrales más reconocidos de la última década en el fútbol, afirmó en una entrevista en exclusiva con EL PAÍS que las nuevas generaciones de aficionados demandan un tenis más dinámico, duelos más cortos y emocionantes –“lo agradecerán los millennials, el tenista y el público en general” –, y de ahí la nueva fórmula que él y Kosmos vendieron a la ITF y que se aplicará en el futuro.

La ATP y Federer, a la contra

La nueva Davis subirá el telón con una ronda de clasificación en febrero, en la que 24 equipos se enfrentarán en duelos directos para adjudicarse las 12 plazas directas que conceden acceso a la fase final de noviembre. El cartel de los 18 finalistas se completará con los cuatro países semifinalistas del año anterior más otros dos invitados. En este sentido ya está garantizada la presencia de España, Francia, Croacia y Estados Unidos, las cuatro mejores este año, y de Argentina y Gran Bretaña, dado que estas dos recibieron las invitaciones de la ITF.

En la fase final madrileña –a 667 metros de altitud, lo que condiciona claramente la salida y el vuelo de la pelota–, los aspirantes se repartirán en seis grupos de tres equipos cada uno, que competirán bajo el formato round robin (todos contra todos) en series de dos partidos individuales más uno de dobles, todos ellos al mejor de tres sets en lugar de los cinco actuales. Los seis campeones de grupo más los dos mejores segundos avanzarán a los cuartos de final, que se disputarán el viernes, mientras que las semifinales y la final se celebrarán el sábado y el domingo, respectivamente. Los dos peores países de la primera fase descenderán de categoría y el resto de países que no alcancen las semifinales tendrán que participar en la ronda clasificatoria del año siguiente, en febrero.

Piqué, dijo también a este periódico, trata de negociar con la ATP para que se sume a su proyecto, pero el organismo que rige el circuito se ha desmarcado y anunció el pasado mes de julio que desde enero de 2020 organizará una Copa del Mundo alternativa que se celebraría en enero, justo cuando arranca la temporada en Australia. Además, cabe recordar que el evento impulsado por el futbolista se confronta con el que ha edificado Roger Federer desde 2017, la Laver Cup, y que ha tenido lugar recientemente en Chicago. Ambos, el modelo Piqué y el del ganador de 20 grandes, se solaparían en el calendario tenístico.

“AHORA LA JUGARÁN LOS MEJORES DEL MUNDO”

El presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), Miguel Díaz, valoró positivamente la elección de Madrid como sede de la renovada Copa Davis. “Tener en casa un acontecimiento así es una gran noticia para nuestro tenis. A partir de ahora la jugarán los mejores jugadores del mundo”, afirmó el dirigente durante la presentación de la tercera edición de la Senior Masters Cup, que tendrá lugar este viernes 28 y sábado 29 en el Club Puente Romano de Marbella.

“Siempre tuve la ilusión de que Madrid fuera la ciudad elegida. Ahora nos reuniremos con la Federación Internacional y Kosmos para definir el proyecto y trabajar juntos”, agregó el madrileño, con una mirada muy optimista respecto al futuro de la competición. “Se pedían cambios desde hace tiempo y este nuevo proyecto puede suponer un buen impulso, y en el caso de que no funcione bien siempre se puede readaptar e ir modificándolo para llegar al éxito”, explicaba el mandatario, de 57 años.

Más información