Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El convenio colectivo y la FEF frenan el Girona-Barcelona en Miami

La AFE no modificará el acuerdo con LaLiga sobre las horas de concentración y descanso de los jugadores para jugar en EEUU y la Federación puede comunicar en breve que no autorizará la disputa de partidos ligueros fuera de España

David Aganzo, presidente de AFE, a la salida de la reunión con LaLiga.
David Aganzo, presidente de AFE, a la salida de la reunión con LaLiga. DIARIO AS

El partido entre el Girona y el Barcelona que LaLiga pretende celebrar en Miami el próximo 26 de enero como parte de su plan de expansión internacional sigue en el aire al mantener su oposición el sindicato de futbolistas (AFE). Tras la segunda reunión celebrada este último jueves para abordar el asunto los futbolistas han solicitado más información a la patronal sobre la organización del encuentro al considerar que este puede vulnerar el convenio colectivo en sus artículos 8. b, —referido a las concentraciones y desplazamientos (no puede exceder de 72 horas para el club visitante y 36 para el local)—, y el 9, que atañe al descanso semanal obligatorio de un día y medio. La AFE le ha hecho saber a LaLiga que no está dispuesta ni a vulnerar el citado convenio ni a modificarlo si la disputa del partido en Miami obligara a ello. Desde la AFE sostienen que habiendo jornada de Copa el 22 de enero, será difícil cumplir el texto convenido. Además, la Federación Española de Fútbol (FEF), que debe autorizar la celebración del encuentro en tierras estadounidenses, puede comunicar este viernenes a LaLiga su negativa a ello. Según avanzó la Cope, una carta firmada por Luis Rubiales,  presidente de la FEF, sera remitida a Javier Tebas para comunicarle la decisión.

Los jugadores han solicitado a LaLiga las condiciones de los acuerdos alcanzados con la empresa estadounidense Relevent que les afecten y los horarios de concentración a los que los clubes les someterían. También han requerido los criterios de selección de los clubes que podrían disputar los partidos comprometidos para los próximos 15 años con Relevent, los aspectos económicos del acuerdo y las contraprestaciones económicas que pueda recibir LaLiga por la disputa encuentros en EE UU.

“Faltaba todo tipo de información a nivel económico, de salud, los horarios de las concentraciones. Queremos un informe real de todo lo que va a pasar para transmitírselo a nuestros compañeros. Los jugadores son seres humanos, el calendario varía, las condiciones de trabajo se modifican en el artículo 8 y 9 del convenio. Queremos ver si las condiciones son adecuadas”, advirtió David Aganzo, presidente de AFE, a la salida de la reunión celebrada en la sede del sindicato.

Tanto Aganzo como el presidente de LaLiga, Javier Tebas, siguen firmes en sus posturas. Para Tebas, el duelo tiene “un 90% de posibilidades de jugarse” en Estados Unidos. “Conseguiremos que ese partido se juegue. Hemos trabajado el tema. No hay causa para que deneguemos el partido, ni por parte de la Federación, de la UEFA y de la CONCACAF. La FIFA no tiene nada que decir”, abundó Tebas. Para Aganzo, la amenaza de huelga sigue vigente. “El Girona-Barcelona tiene un 20% de probabilidades de que se juegue en Miami. Los futbolistas son los principales actores de este deporte. La huelga es una herramienta más del trabajador y hasta que la información no sea la adecuada no irán a jugar a Miami y no descartamos que se pueda ir a la huelga”, añadió el presidente del sindicato, que también hizo referencia al artículo 37 del convenio AFE-LaLiga que podría haber vulnerado la patronal y que hace referencia a las actuaciones conjuntas de ambas entidades para los asuntos de mercadotecnia y de generación de recursos.

El perdón de Tebas no es suficiente

Que LaLiga firmara el acuerdo con Relevent para la disputa de un partido en Estados Unidos sin contar con la opuinión de los jugadores sigue siendo uno de los argumentos que el presidente de la AFE esgrime para oponerse al acuerdo. Durante la reunión de ayer, el presidente de la LaLiga, Javier Tebas, pidió perdón por ello, pero para Aganzo esto no es suficiente: “Nos han pedido perdón por las formas. No es un tema de pedir perdón, sino de hacer las cosas. No estoy de acuerdo en la participación que ha tenido el futbolista”. Aganzo también hizo referencia al otro tema de disputa con LaLiga, el control económico que ha impedido a Cuenca jugar en el Reus. AFE ha propuesto que la patronal dé un visado a los jugadores antes de que firmen sus contratos con los clubes que les garantice que serán inscritos.

El punto tres del citado artículo 37 reza: “En cada caso, la LFP presentará a la AFE un informe descriptivo del proyecto, que detallará la colaboración específica que se recaba...”. Y el punto cuatro conviene: “En el caso particular de proyectos que tengan por objetivo principal la generación de recursos económicos, las partes acordarán para cada proyecto el reparto del beneficio neto que obtenga”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información