Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Mola: “Mi vida es deporte 24 horas al día y 365 días al año”

El balear logra su tercer título mundial consecutivo en triatlón y se acerca a los cinco de Javier Gómez Noya

Mario Mola, tras cruzar la meta en Gold Coast. DELLY CARR HANDOUT EFE. Vídeo: ATLAS

El apabullante dominio de España en el triatlón puede provocar que parezca normal que se gane un título mundial. Con el conseguido este domingo por Mario Mola (Palma de Mallorca, 28 años) son seis consecutivos: tres del balear y tres de Javier Gómez Noya, que con cinco en total es el más laureado de la historia del deporte de los tres deportes. Tras nadar por el Pacífico Sur y recorrer en bici y a pie las calles de la ciudad australiana de Gold Coast, el campeón atiende amablemente por teléfono, satisfecho por el segundo puesto en la última serie mundial. Este tercer título es un premio a la regularidad y la superioridad: Mola ha ganado cuatro de las ocho pruebas del Mundial y su peor puesto fue un cuarto.

Pregunta. Tercer título mundial seguido. ¿Y ahora qué?

Respuesta. Seguir trabajando. Al final uno se inspira en aquellos que siguen con ambición pese a haber conseguido uno, dos, tres campeonatos en cualquier modalidad. Porque somos afortunados de poder hacer lo que nos gusta y seguir mejorando estos dos años hasta los Juegos de Tokio, porque ese es mi objetivo a medio-largo plazo.

P. ¿Es inevitable pensar mucho en Tokio?

R. No, la verdad es que hay muchos objetivos importantes por delante para estar centrado y al final solo debemos centrarnos en mejorar cada día y ese proceso será el que me lleve a estar dentro de dos años mejor de lo que pude estar en Río [fue octavo]. Intento centrarme en el proceso, en el día a día, porque las carreras llegan más deprisa de lo que uno se imagina.

No compito con Gómez Noya, es un referente

P. ¿Cuál es la mejor manera de llegar bien a Tokio, seguir a tope con las series mundiales?

R. Por supuesto. Las series son las carreras más competitivas que hay en nuestro deporte, ya sea en distancia sprint u olímpica, aquí es donde uno se va curtiendo, va ganando experiencia porque hay un test cada poco tiempo contra los que serán los rivales en Tokio.

P. Los Brownlee y Javier Gómez Noya dejaron un poco de lado el Mundial en los años olímpicos. ¿Es esa su idea para 2020?

R. Primero vamos a pensar en 2019. Seguramente con unos objetivos parecidos. Cuando llegue 2020 haré un calendario similar al año de Río, porque sin duda lo primero son los Juegos. Pero estoy muy acostumbrado a competir y la forma en la que rindo bien es entrenando y compitiendo con frecuencia y no tengo por qué cambiar mucho la planificación.

P. Con este Mundial se coloca a dos de Gómez Noya. ¿Tiene en la cabeza superarlo?

Es más caro salir de copas que pagarse una piscina

R. Nunca he tratado de competir o de batir a Javi en nada. Para mí siempre será un referente y el mero hecho de competir con él ya es una recompensa. Muchas veces acabé segundo por detrás de él, otras pude ganar... No pienso en llegar a esos cinco campeonatos. Hay que tener en cuenta que él no solo ha competido en las series mundiales, lo ha hecho en otras disciplinas. Lo que ha hecho no está al alcance de casi nadie. Yo solo quiero seguir mi camino. A Javi solo hay que agradecerle lo que ha hecho por este deporte.

P. ¿Se ha notado su ausencia este año?

R. Por supuesto. Javi es alguien que marca las carreras. No es solo un pasajero, él las determina y las cambia cuando tiene que hacerlo. Se echa en falta en la competición y en el entorno, porque es una persona con la que se disfruta en los viajes. Con él se aprende hablando, no solo de triatlón, sino de cualquier otra cosa.

P. La carrera de ayer pareció tranquila desde fuera.

R. Bueno, quizá por la tele no se apreciaba, pero ha habido mucho viento. Eso ha complicado la natación y provocado alguna caída en la bici. Eso siempre genera una tensión. Yo he intentado estar delante para evitar sustos. Empezar la bici junto a mis rivales evitó el riesgo de que perdiese los papeles y pude estar tranquilo. Luego yo era consciente de que con correr a un buen nivel me bastaba para asegurar el campeonato.

P. Le valía con ser 14º. ¿Se saca la calculadora en carreras así?

R. No se puede. Hay que ser inteligente y no gastar fuerzas de forma innecesaria, pero no entrenamos para correr con la calculadora, sino para dar el 100%. Está claro que no iba a ser suicida, pero al encontrarme bien opté por endurecer la prueba al final y al tener asegurado el Mundial quise terminar con una buena carrera. Al final, Vincent [Luis] corrió muy bien los últimos kilómetros y me superó.

P. Es el sexto título español consecutivo, el octavo en 11 años. ¿De dónde y por qué salen tantos campeones españoles en triatlón?

R. Creo que es un conjunto de razones. En España hay una cultura deportiva muy importante, y el tener referentes ayuda para que las nuevas generaciones crean que con dedicación las cosas salen. A eso se une que tenemos un entorno muy bueno para la práctica del deporte en el exterior y un buen calendario de pruebas. Todo eso ayuda a que el triatlón siga creciendo en nuestro país.

P. Quizá falta alguna serie Mundial.

R. Ojalá la hubiera. Guardo muy buenos recuerdos de la prueba de Madrid, aunque entonces no competía por ganar, pero competir con tu público volcado es una sensación muy especial. Ojalá podamos tenerla pronto.

P. El triatlón crece en España pese a la inseguridad de las carreteras y a que cuesta encontrar piscinas asequibles.

R. Cierto que la relación entre el ciclista y el coche es complicada. Cada vez hay más de los dos, pero solo hace falta un poco de respeto de las dos partes. Por lo demás, más caro es salir de copas por la noche que pagarse una piscina. Si uno tiene esa ilusión, puede hacer triatlón. Incluso aunque vivas en ciudad puedes hacer bici en un rodillo. A veces es más fácil encontrar excusas que ponerse a ello. A veces el problema del esfuerzo es más habitual que el económico.

P. ¿Tiene vida un triatleta profesional fuera del deporte?

R. No. Para nosotros es 24 horas deporte. No solo por el tiempo que empleamos al entreno, sino por el que debemos descansar. Es nuestra elección y nuestro trabajo, un trabajo de 365 días al año. Cuando las cosas salen bien es muy agradecido por las experiencias que se viven, pero entiendo que no es fácil. Es una elección personal porque invertimos toda la vida.

P. ¿Se plantea el paso al Iron Man en un futuro, como ha hecho Gómez Noya?

R. De momento no me lo planteo. Las pruebas que me motivan son estas y creo que me queda carrera por delante. Estoy plenamente centrado en esta distancia.

P. ¿Puede ganar Gómez Noya este año en Kona (Hawái)?

R. Claro. Nadie ha ganado en su primer año en Kona, pero si alguien puede, ese es Javi.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información