Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ultras de la Lazio: “No admitimos mujeres en las diez primeras filas”

Los radicales del equipo italiano, que el año pasado se mofaron de Ana Frank, reparten octavillas en el partido contra el Nápoles en las que dicen que el fondo es un lugar sagrado donde no caben mujeres

serie A lazio
El fondo de los ultras de la Lazio durante el partido de este sábado contra el Nápoles. AFP

La Serie A arrancó ayer con los partidos entre Chievo y Juventus y Lazio-Nápoles. En las gradas del fondo norte del Olímpico de Roma (dónde el Nápoles ganó 1-2), los ultras repartieron unas octavillas en las que prohíben el acceso a las mujeres. "El fondo norte representa un lugar sagrado para nosotros, un ambiente con un código no escrito que hay que respetar. Las primeras filas del fondo siempre las hemos vivido como si fueran una trinchera y dentro de ella no admitimos Mujeres, Esposas ni Novias por lo que las invitamos a posicionarse a partir de la fila diez. Quien elige el estadio como alternativa a una escapada romántica y despreocupada a Villa Borghese [uno de los parques más bonitos de la capital], que se vaya a otros sectores del campo", reza la octavilla firmada por el colectivo Diabolik Pluto. Según el diario Il Messaggero, Diabolik es el apodo de Fabrizio Piscitelli, el capo de los Irriducibili (el grupo ultra) de la Lazio del que forma parte también un radical conocido como Pluto. Según ANSA, anoche se hicieron averiguaciones a través de las cámaras a circuito cerrado del estadio.

La octavilla de los radicales de la Lazio.
La octavilla de los radicales de la Lazio.

"El club, desde siempre, ha estado en contra de cualquier tipo de discriminación. En la curva nord [fondo norte] sabemos que desde siempre hay presencia femenina, no muy grande, pero sí la hay. Las hinchas de la Lazio son muchísimas y hacen sentir su voz. La octavilla que apareció ayer es una iniciativa fallida de una minoría", asegura a este periódico Arturo Diaconale, director de comunicación de la Lazio. ¿Tomarán medidas? "No somos un órgano de policía y tampoco se ha cometido un delito. Lo que podemos hacer es repetir una vez más que esas iniciativas hacen daño no al club, que no tiene que ver con eso, sino al buen nombre de la hinchada", contesta Diaconale.

Gianni Mura, prestigioso y veterano periodista de La Repubblica, asegura que estas cosas no le sorprenden. "La característica de los ultras en general y de los de la Lazio en particular es la de ser muy de derechas y eso implica ser también machista. Igual que los animales mean para marcar territorio, estos escriben este tipo de octavillas", explica. ¿Por qué no se ha armado tanto revuelo en Italia? "Creo que es porque estamos todos todavía muy consternados por la tragedia de Génova", contesta.

Los radicales de la Lazio, que tienen un largo historial de sanciones por racismo, han añadido esta vez una componente machista. El último episodio racista lo protagonizaron en octubre del año pasado. Algunos radicales empapelaron la curva del estadio con pegatinas de Ana Frank, la niña asesinada por el nazismo, con la camiseta del Roma, el equipo rival.  “Ana Frank anima a la Roma”, pretendía ser el insulto.

Italia estalló entonces contra los ultras de la Lazio. La comunidad judía protestó, las redes sociales ardieron y la Federación de Fútbol italiana (FIGC) abrió una investigación. La propuesta de sanción preveía, además de la multa, dos jornadas a puerta cerrada. El comportamiento antisemita de la hinchada, finalmente, costó 50.000 euros. Durante las dos siguiente jornadas la Federación obligó a leer un fragmento del diario de Ana Frank en todos los estadios y los futbolistas de la Lazio vistieron una camiseta contra el antisemitismo.

La curva [el fondo de los ultras] de la Lazio ha sido cerrada un sinfín de veces por racismo. En 2013 hasta cuatro veces por el saludo fascista [en su día, la imagen de Paolo Di Canio saludando con el brazo en alto dio la vuelta al mundo]. La UEFA les obligó, ese mismo año 2013, a jugar dos partidos a puerta cerrada. En el derbi romano de 1998, una pancarta rezaba: “Auschwitz es vuestra patria; los hornos, vuestras casas”. En enero de 2000 en el fondo de los ultras colgaron una pancarta en la que se podía leer: "onore [honor] alla tigre Arkan", uno de los criminales de guerra más sanguinarios del conflicto de los Balcanes. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información