Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Se quieren unas a otras y eso nos hace más fuertes”

Pedro López, seleccionador de la sub-20, destaca la unión del equipo y hace un análisis de su juego: el buen trato del balón, la importancia de la pelota parada, y las ganas de sacarse la espina ante Nigeria

López, durante el partido ante Japón en el Mundial sub-20 que se disputa en Francia.
López, durante el partido ante Japón en el Mundial sub-20 que se disputa en Francia. AFP

Cantan de camino al estadio. Bailan durante los paseos. Se abrazan, bromean. Conocen Francia. Festejan un cumpleaños. Parece un viaje de egresados, pero no lo es. Es la selección española sub-20 durante el Mundial de fútbol femenino que se disputa en Francia. "Son un grupo muy sano fuera del campo. Sano y alegre que tiene sus momentos también para divertirse". Quien habla es Pedro López, el seleccionador. "Se quieren unas a otras y eso nos hace más fuertes", destaca como si fuera el padre de la familia. Una familia que está en cuartos de final de la copa del mundo y que este jueves se enfrentará a Nigeria con la ilusión de avanzar, por primera vez en su historia, a las semifinales de una copa del mundo.

"Tenemos dos retos. Uno es pasar los cuartos de final que es el límite que nunca hemos superado. Y el otro es quitarnos la espina, tener revancha con Nigeria, que nos ganó en el anterior Mundial en el que había varias jugadoras que están aquí ahora", asegura López, de 39 años. Él también estuvo presente como entrenador en la copa del mundo de 2016 disputada en Papúa Nueva Guinea, donde España cayó 2-1 ante el combinado africano en el último partido de la fase de grupos. A pesar de la derrota, se clasificaron a la siguiente ronda donde luego perdieron ante Corea del Norte, la vigente campeona.

López explica cuáles son las sensaciones en las horas previas al partido de cuartos de final: "Hay una mezcla de sentimientos. Hay jugadoras que llevan muchos años en la selección juntas y que acaban su etapa de categorías inferiores por lo que este campeonato es especial. Y hay jugadoras más jóvenes que transmiten ilusión y energía". Maite Oroz, Lucía García, Carmen Menayo, Aitana Bonmatí, Patri Guijarro y Andrea Sierra son las más experimentadas, las que viven su último torneo. Salvo Sierra, todas han sido protagonistas en este campeonato. Protagonistas, líderes y capitanas. Incluso goleadoras (de los siete goles que convirtió la selección, Patri hizo cuatro, García uno y Menayo otro; el séptimo fue de la benjamina del equipo, Claudia Pina).

Las jugadoras ya llevan más de un mes conviviendo. Estuvieron concentradas 15 días en Navarra previo al Mundial y ahora ya suman otras 15 jornadas en Francia. "El cuerpo técnico está muy involucrado fijándose todos los días los detalles porque hay días buenos y días malos y queremos estar cerca de ellas para que esos días malos no sean tan malos y que en los días buenos puedan controlar también la euforia", confiesa López, que repite: "El cuerpo técnico es muy cercano a las jugadoras".

"Jugadoras técnicas y habilidosas"

El análisis de López sobre el empate por 2-2 ante Estados Unidos marca muy bien cuál es su idea de juego. "Hicimos un primer tiempo para enmarcar, pero después según ellas se iban viendo eliminadas, metieron a una jugadora más rápida y agresiva, quitaron a una defensa, fueron a la desesperada y ya no pudimos quedarnos con el balón, eso nos castigó mucho porque sin el balón sufrimos". "Sin el balón sufrimos", esa es la frase a destacar. Y López lo reconoce. Su estilo de juego es el de la posesión y el buen trato del balón.

"En España, sobre todo en los últimos años que hemos vivido los éxitos de la absoluta, ese estilo de juego lo hemos observado todos. Y los niños y las niñas, cuando juegan al fútbol, intentan imitar a sus estrellas, y sus estrellas serán Xavi, Iniesta y jugadores de ese estilo, un estilo que fortalece la tipología del futbolista hombre y mujer español", explica López. Según él, el seleccionado sub-20 tiene jugadoras "técnicas, habilidosas, y bien organizadas en acciones a balón parado" porque si buscaran balones en largo, sería muy complicado luchar arriba contra rivales con más presencia física. "Utilizamos bien nuestras armas que son la calidad, la técnica y el orden de nuestras jugadoras", insiste.

Los hechos lo avalan. En todos los partidos de la fase de grupos han marcado al menos un gol de pelota parada. "Es algo importante que va fortaleciendo a las chicas porque los rivales les tienen mucho respeto", explica. Y recuerda que el año pasado en la clasificación para este Mundial, durante el campeonato de Europa, vencieron en la final por 3-2 a Francia con tres goles a balón parado.

Para López, el gran objetivo de cara al partido con Nigeria es mantener la concentración y tener el balón no solamente en el primer tiempo sino también en el segundo. "Si nosotros tenemos el balón y controlamos bien los momentos de pérdida, ellas lo van a tener complicado", asegura. Sobre el equipo nigeriano, destaca su fuerza física y la velocidad de sus delanteras.

Será un duelo complicado, pero no imposible. En el grupo de la muerte han sido las mejores. Golearon a Paraguay, le ganaron bien a Japón y estuvieron a escasos minutos de vencer por primera vez a Estados Unidos. "Me quedé con el mal sabor de boca de que era el día de ganarles", confiesa López, que siempre quiere más. Como sus jugadoras, que están a un partido de hacer historia.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información