Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ella es ahora la jefa

El homenaje es para las que en el siglo pasado lucharon por hacerse un sitio

Carolina Marin
Carolina Marín, tras ganar el Mundial. Getty Images

Lo primero que quiero hacer es felicitar a Carolina por lo que está consiguiendo y cómo: ¡es increíble! A ambas nos une la pasión por ser mujeres, trabajar con el mismo entrenador desde hace mucho tiempo y tenerle siempre presente.

Carolina ha superado lesiones en su carrera, es una peleona nata. Me siento muy orgullosa de lo que está consiguiendo en un deporte de raqueta que prácticamente no se conocía en España y cómo se está introduciendo en nuestro país encabezado por una mujer.

Recuerdo que en la villa olímpica de Río de Janeiro estábamos muy cerquita, vi casi todos sus partidos y ella estuvo en mi final. Las dos logramos la medalla de oro. Ella me decía que yo era la jefa, ¡pues nada!, la jefa ya se ha retirado y ahora es ella y con letras mayúsculas.

En esta etapa exitosa del deporte femenino español y respecto a si hemos dejado de ser meras acompañantes para ser protagonistas, pienso que no debemos ser ni lo uno ni lo otro. Yo siempre lo decía, no me consideraba mujer deportista, me consideraba solo deportista y creo que defendía los colores de mi bandera igual que lo podía hacer un hombre. Quizá el agravio comparativo lo hacen otros desde fuera.

Las redes sociales a raíz de los Juegos de Londres, llamados los Juegos de la Mujer en España, nos han ayudado a ser más visibles. También creo que los medios de comunicación, que son los que llegan a todos los hogares, supieron darnos ese empujón. Pero otra cosa que siempre digo es que a las que hay que hacer un verdadero homenaje es a esas mujeres que en el siglo pasado lucharon contra viento y marea para hacerse un sitio. Gracias a ellas nosotras lo hemos tenido, entre comillas, muy fácil.

Ruth Beitia fue saltadora de altura, campeona olímpica en Río 2016 y jefa del equipo de atletismo en el Europeo de Berlín.