Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arthur llega con el molde

El centrocampista brasileño demuestra ante el Tottenham que su fútbol casa con la idea de juego del Barcelona

Los jugadores del Barça le hacen la melé a Arthur tras su gol. Ampliar foto
Los jugadores del Barça le hacen la melé a Arthur tras su gol. EFE

La escaleta quedó redonda para ser el primer duelo del Barcelona de pretemporada. Un primer tiempo magnético, el segundo para el fogueo de los canteranos y triunfo desde la ruleta de los penaltis con el último lanzamiento de Malcom, recién llegado al equipo. Frente al Tottenham (2-2) comparecieron de inicio los jugadores del primer equipo, con Lenglet aseado en la salida del balón —poca exigencia más le provocó el ataque de los Spurs—, con Miranda explicando que el filial se le puede quedar pequeño pronto, con Denis Suárez empecinado en demostrar que su fútbol mezcla bien con el del Barça, con Semedo explosivo por el costado derecho y con Sergi Roberto, de mediocentro y no de lateral como en los dos últimos cursos, argumentando que si hay una idea de juego para este equipo es la que siempre le inculcaron en La Masia. Pero el timón lo llevó el debutante Arthur, excelente en lo posicional, en lo táctico y técnico, también en el disparo porque marcó un golazo desde fuera del área. “Rafinha me puso un buen balón, lo acomodé y chuté. Fue un buen gol. Marcar siempre es bueno porque ayudas al equipo, pero lo importante es que el técnico nos felicitó a todos y está contento de cómo van las cosas”, convino Arthur desde el estadio Rose Bowl de Los Ángeles, donde Brasil conquistó su cuarto Mundial en 1994.

“Cuando Robert lo vio por primera vez, comunicó a su equipo de trabajo que era el jugador que necesitaba el Barça, que era el futbolista que buscaban porque sabía girarse con la pelota en los pies”, explican desde de las oficinas del Camp Nou; “y eso, para un jugador que se sabe buscar su espacio entre las líneas rivales, es la mejor de las armas porque pasa de indetectable a indefendible si da continuidad al juego con pases rápidos y precisos”. O, lo que es lo mismo, una aproximación a lo que Xavi hacía y daba porque se las ingenió para abanderar la reforma del fútbol azulgrana iniciada por Rijkaard y evolucionada por Guardiola.

93,5% de acierto en pases

No se sabe cómo se desarrollara el medio brasileño en el Barça y más con un único partido a sus espaldas de azulgrana, pero sí que llega con molde porque jugó por y para el equipo, siempre pendiente de dar soluciones a la continuidad del juego, capaz de articular el pase de primeras o segundas —tuvo un 93,5% de acierto en las entregas—, de proteger su tesoro (el balón) y hasta de hacerle un buen chichón con ese golpeo que batió al portero del Tottenham y que le valió para recibir una primera melé por más que fuera un duelo amistoso. “Ha demostrado qué jugador es. Pero ahora empezará lo difícil porque no es lo mismo un amistoso que jugarse el futuro en la Champions o pelear por la Liga”, señalan desde el Barça; “aunque su primer paso ha sido excelente y confiamos en que siga así”. Él también lo cree.

“Estoy listo para jugar en el Barça. He crecido con el juego de Xavi e Iniesta, que son mis ídolos. Es una pena que no coincida con Xavi”, le dijo Arthur a Robert cuando se reunieron en la casa de su agente en Porto Alegre alrededor de un buen asado. Poco después, supo que tampoco compartiría vestuario con Iniesta. “Que me comparen con ellos es fantástico. No escondo mi pasión por ellos. Siempre han sido dos jugadores que he admirado. Pero yo soy Arthur, no soy Xavi ni Iniesta”, señaló el brasileño en su presentación en sociedad azulgrana; “han hecho historia en el club y ese es mi objetivo, trabajaré para llegar lo más cerca posible. Yo controlo el juego y mis características encajan muy bien en el Barça”. Así lo demostró en el aperitivo de Miami. “Siempre me imaginaba estar aquí y felizmente se dio. ¡Mejor imposible!”, cerró desde el estadio Rose Bowl. Peor le fueron las cosas a André Gomes, que estará unos dos meses de baja por una rotura en el bíceps femoral, mismo músculo que también se lesionó Denis Suárez, aunque parece que lo suyo será cuestión de unas pocas semanas. Ambos, en cualquier caso, vuelven a Barcelona para determinar el alcance exacto de la lesión y empezar con la recuperación.

Bajas que incomodan a Valverde porque en la tarde anterior expresó su malestar con el adiós de Paulinho y su pena por la marcha de Iniesta. “En el centro del campo hemos tenido bajas importantes y eso lo tenemos en la cabeza”, resolvió. Rabiot está en la pole si el PSG acepta negociar —el jugador está en su último año de contrato—, pero el técnico ya sabe que con Arthur puede contar para jugar a lo que quiere, para reivindicar el estilo Barça.

Digne se va al Everton y Munir puede quedarse

Munir festeja su gol al Tottenham
Munir festeja su gol al Tottenham USA TODAY Sports

El Barcelona hará hoy, probablemente, público el traspaso de Digne al Everton por unos 20 millones de euros. Solo falta revisar la documentación y los contratos, pero la operación está aprobada, por lo que el lateral se marcha dos años después a su llegada. El área deportiva valora si fichar a alguien o cubrir el puesto con Miranda y Cucurella, dos jugadores del filial que pisan fuerte. También lo hace Munir a gusto de Valverde, por lo que podrían quedárselo para dar aire a Luis Suárez. La decisión, sin embargo, no está tomada del todo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información