Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Odriozola compromete el estatus de Carvajal

La llegada del donostiarra eleva de nuevo la competencia del canterano. “Siempre me fijé en él, pero vengo a pelear”, dice el nuevo lateral

Odriozola, con Florentino Pérez durante la presentación.
Odriozola, con Florentino Pérez durante la presentación. AP

Dani Carvajal entró en la cantera del Real Madrid en el 2002. Tenía 10 años y competía en categoría alevín. Una década después ningún dirigente en Valdebebas dudaba de que el lateral jugaría en el primer equipo. Hablaban de su caso como el del canterano perfecto, formado de principio a fin en el club. Que así fuera lo impidió José Mourinho en 2013. Después del ascenso del filial a Segunda, el técnico estimó que era mejor buscarle una cesión que promocionarle al primer equipo. Carvajal se fue a Alemania, donde confirmó las sospechas. Solo un año después regresó para ser el lateral derecho del Real Madrid. Su progresión sigue su curso y a los 26 años se le considera uno de los mejores del mundo en su puesto. Aún así, el club optó este verano por invertir 35 millones en Álvaro Odriozola, un joven que posee las condiciones para cuestionar su estatus de titular indiscutible en Chamartín.

El fichaje del donostiarra evidencia que el Madrid busca ampliar la competencia en el puesto. Su precio, que es una apuesta fuerte del club. El movimiento y la situación son extrañas para Carvajal, dueño sin discusión y por méritos propios del carril tanto en el Bernabéu como en la Roja. Ayer, Odriozola confirmó durante su presentación que no llega a Madrid a ser suplente ni a completar ningún meritoriaje. Su intención inmediata es ganarse el puesto de titular. "Cuando uno llega al Madrid sabe que se enfrenta a la mayor competencia posible. Siempre me he fijado mucho en Carvajal, es uno de mis referentes, pero yo vengo a pelear. Los dos lucharemos por jugar y el que va a salir beneficiado de esta pugna es el club". El mensaje, directo, lo repitió cada vez que se le recordó que llega para completar una posición en la que se le supone por detrás de Carvajal. "El reto no me da ningún miedo. Ya he dicho que tengo mucho respeto por Dani, pero yo vengo aquí a triunfar y a pelear". Pese a su juventud—22 años— recala en el Madrid con 50 partidos de Liga, seis de Europa League y cuatro con la selección absoluta a sus espaldas. Lo hace también con el respaldo del nuevo técnico, Julen Lopetegui, quien le hizo debutar en La Roja y le priorizó para el Mundial por delante de un hombre con mucho más peso y experiencia, como Sergi Roberto, lateral titular en el Barcelona los dos últimos años.

Danilo, el primer escollo

"Le estoy eternamente agradecido por esa oportunidad", dijo sobre Lopetegui, "estoy muy contento de que sea el entrenador del Madrid. Me ha transmitido que voy a tener toda la confianza del mundo y a mí me gusta muchísimo. Evidentemente, sabe de fútbol, pero sobre todo es un especialista a la hora de transmitir el mensaje al grupo y en un club como el Madrid va a venir realmente bien".

El escenario de competencia no será novedoso para Carvajal, también respaldado por Julen. El canterano ya tuvo que hacer frente a otra contratación millonaria y de peso en 2016. Fue titular en la conquista de la Décima, se asentó como titular indiscutible con Carlo Ancelotti, pero el Madrid desembolsó 35 millones para contratar al lateral derecho del Oporto, el brasileño Danilo, comparado entonces con Dani Alves. Aquel fichaje fue incluso más comprometido que este para Carvajal. Rafael Benítez, entrenador aquella temporada, apostó de primeras por Danilo. El canterano tuvo que recuperar su puesto y reconfirmar su condición de titular. La misma que ahora quiere comprometer Odriozola.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.