Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Márquez desconfía del cartel de favorito en Sachsenring

El piloto de Honda, que repite en la ‘pole’, espera otra carrera tan apretada como la de Assen

Marc Márquez sale del box en busca de la pole position. Ampliar foto
Marc Márquez sale del box en busca de la pole position. AFP

Puede que la Honda haya perdido explosividad en aras de un pilotaje más confortable, de una moto más estable, menos cambiante, que no dependa de en qué escenario se compita, de si el circuito gira en el sentido tradicional, como Assen, o en el sentido contrario a como giran las agujas del reloj, como Sachsenring. Puede que esta Honda más equilibrada no destaque tanto como antes en sus puntos fuertes, la frenada, por ejemplo, pero tampoco acuse como el año pasado sus puntos más débiles, a saber: la inestabilidad o la aceleración. Puede que ya no sea la mejor moto para una vuelta rápida. Pero si hay alguien que no ha perdido ni un ápice de su agresividad es Marc Márquez, que ayer en Sachsenring (como antes en Austin, aunque fue sancionado, y en Assen, dos semanas atrás) se llevó la pole.

Lo hizo por noveno año consecutivo. También acumula ocho victorias seguidas en este circuito alemán con el que se entiende a las mil maravillas. Lo ha demostrado con una 125cc, con la Moto2 y también con la MotoGP. Se trata de un trazado muy físico, que apenas deja un segundo para el descanso, en el que las líneas obligan a pasar mucho rato inclinado, enganchando una curva con otra. Él, sin embargo, corta ese trazo curvo en cuanto puede, tirando de una frenada brusca. Y se impone al resto. Incluso este curso en que los circuitos no parecen diferenciar entre las marcas de las motos que los ruedan; en que la Ducati es tan competitiva en Losail, donde manda la potencia, como en Mugello o Montmeló, donde solía imponerse la dócil Yamaha, que hoy aparece siempre en los tramos finales de las carreras.

Márquez se impuso en la lucha por la pole como espera hacerlo hoy (14.00, MovistarTV). Pero tenía tantas dudas sobre si podría lograr la vuelta rápida, como las tiene sobre la carrera. Tan apretados están los tiempos, tan competitiva la Ducati, tan cerca la Yamaha, y tanto se desgastan los neumáticos al cabo de unas vueltas, que nadie se atreve a señalar a un favorito, más allá del tremendo historial de Márquez en este circuito.

La pole se la llevó con esa estrategia a tres neumáticos con la que se atrevió hace años ya en Jerez. El de Sachsenring también es un circuito corto. Y lo intentó. En colaboración con su equipo, que hizo un trabajo bárbaro en la preparación de ambas motos. Y rápido, como su piloto, que pudo así dar, además, más vueltas que nadie, diez (solo Nakagami dio tantas, la mayoría se quedó en ocho). Lo intentó especialmente porque, a menudo, se encuentra mejor con la goma más dura delante.

Así que, al cabo de unas primeras vueltas rápidas, enfiló el camino de su garaje. Le dejó la moto a su jefe de mecánicos, Carlos Liñán. Y le pidió, al oído, un cambio. Quería tener lista aquella misma moto cuanto antes con una goma fresca y dura delante. Y la habitual goma blanda detrás, para lograr el mejor tiempo.

Los 10 primeros clasificados

1 Marc MARQUEZ Honda 1'20.270
2 Danilo PETRUCCI Ducati 1'20.295 0.025
3 Jorge LORENZO Ducati 1'20.327 0.057
4 Maverick VIÑALES Yamaha 1'20.441 0.171
5 Andrea DOVIZIOSO Ducati 1'20.444 0.174
6 Valentino ROSSI Yamaha 1'20.532 0.262
7 Cal CRUTCHLOW Honda 1'20.675 0.405
8 Andrea IANNONE Suzuki 1'20.682 0.412
9 Alvaro BAUTISTA Ducati 1'20.700 0.430
10 Dani PEDROSA Honda 1'20.831 0.561

Volvió a la pista con su segunda moto. Dos Ducati le habían tomado la delantera. En aquel momento, la pole (provisional) era para Petrucci, que, listo él, se había enganchado a la rueda de Lorenzo para birlarle el mejor tiempo gracias al rebufo en la salida de la última curva. El mallorquín se quedó a unas milésimas de segundo. Pero Márquez no había dicho su última palabra. Volvió al box. Y recogió su encargo. Con una Honda con la goma delantera dura puede exprimir más y mejor las frenadas, aprovechar su fuerte, a la entrada de las curvas, que además, en Sachsenring son muchas y muchas a la izquierda, las que mejor sabe hacer. Así, pudo cortar mejor que nadie el ápice de cada viraje. Y arañar las décimas que le faltaban.

Logró la pole position en el último parcial de su último intento. Después de cometer un error que casi le cuesta una caída en la vuelta anterior. En los minutos cruciales, sin embargo, Márquez se repuso como lo hacen los mejores: en un primer parcial rodaba todavía demasiado lento como para lograrlo, en el segundo mejoró su propio tiempo, y en el tercero lo echó todo al rojo y recuperó las décimas perdidas. Superó a Petrucci por apenas 25 milésimas de segundo. A Lorenzo le sacó 57, una nimiedad. Una pequeña diferencia con la que obtiene un gran premio: una pole que no esperaba, en un fin de semana en que las diferencias son mínimas. Un tiempo con el que bate un nuevo récord: rodó medio segundo más rápido (1m,20’270s) que en el récord de la pista.

Más información