Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer, sin su ‘jardín’ tres años después

La organización de Wimbledon programa al suizo fuera de la pista central por primera vez desde 2015 y devuelve a Djokovic, en clara progresión, al escenario principal tras la presión efectuada por el serbio

Federer sirve durante un partido en la pista central de Wimbledon.
Federer sirve durante un partido en la pista central de Wimbledon. Getty

Roger Federer y la Centre Court de Wimbledon son un binomio indisociable. El uno no se entiende sin la otra y viceversa, en tanto que el suizo ha edificado su leyenda sobre el césped de la Catedral y esta ha ganado romanticismo gracias a las pasajes protagonizados por el octacampeón del torneo. Cuando Federer actúa allí, en su Broadway, el tiempo se congela y los londinenses suspiran. Suspiros que no se producirán este miércoles, porque la organización del torneo, por primera vez en tres años, decidió programar el partido del suizo contra Kevin Anderson fuera de su jardín.

No será lejos, a apenas 200 metros, en la Pista 1 del complejo. No obstante, será raro no ver a Federer pelotear en la central, circunstancia que no se daba desde julio de 2015, cuando se enfrentó en los cuartos de final al francés Gilles Simon en la 1. Desde entonces, 19 partidos consecutivos en el gran escenario del All England Lawn Tennis & Croquet Club, con un balance de 17 victorias y solo dos derrotas: una frente al canadiense Milos Raonic, en las semifinales de 2016, y la otra ante el serbio Novak Djokovic, en la final de 2015.

El serbio, precisamente, suspiraba por jugar su próximo partido en La Catedral, al considerarse agraviado por los responsables de diseñar el programa. Hasta ahora, Nole ha jugado dos veces en la Pista 1 (contra Tennys Sandgren y Karen Khachanov), otro en la 2 (Horacio Zeballos) y solo uno en la central. Este último fue contra el británico Kyle Edmund y el balcánico no terminó demasiado contento con la grada, al interpretar que algunos de los seguidores no se comportaron correctamente y le provocaron con el objetico de descentrarle cuando iba a sacar en la fase decisiva del pulso.

Sea como fuere, Djokovic (31 años) cree que hasta ahora Nadal (32) y Federer (36) habían dispuesto de un trato de favor, puesto que han jugado sus cuatro partidos en la Centre Court. Así que su discurso ha ido variando, y de la comprensión inicial –“no me preocupa, de hecho he disfrutado estando tan cerca de la gente en la 2”– ha pasado al ataque, transmitiendo su malestar a los organizadores del grande británico, major que ha ganado tres veces (2011, 2014 y 2015).

“Veremos, eso espero…”, contestó cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que le programasen en La Catedral para su encuentro con Kei Nishikori, a las 14.00 de España (Movistar+ D2). Él y el japonés abrirán fuego y después darán paso a Rafael Nadal y Juan Martín del Potro, mientras que el Federer-Anderson y el Raonic-Isner se desarrollarán en la 1. El Djoker, pues, terminó saliéndose con la suya y regresando a la pista más famosa del planeta. Volverá Djokovic, a costa de que Federer ceda las llaves de su jardín por un día.

Más información