Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así amañan partidos de tenis las mafias eslavas

La Operación Kus-Napols desvela el nuevo sistema de ingresos de las bandas del Este basado en las apuestas deportivas

Registro en una de las propiedades de los 132 detenidos en la operación de la Policía contra la mafia rusa, Kus-Napols.
Registro en una de las propiedades de los 132 detenidos en la operación de la Policía contra la mafia rusa, Kus-Napols.

“Perderá el segundo set por doble falta”, dijo el informador ruso. Días antes había contactado con un antiguo tenista de nacionalidad armenia, que había llegado a ese acuerdo con el jugador en cuestión. Todos harían esa apuesta en cuanto estuviese disponible en las casas de apuestas. La macrooperación Kus-Napols contra las mafias eslavas, llevada a cabo la semana pasada, con 132 detenidos (siete de ellos capos, Vor v Zakone, “ladrones en ley”), ha desvelado todo un sistema de apuestas amañadas, una nueva, discreta y lucrativa fuente de ingresos del crimen organizado. Uno de los arrestados fue ese tenista de origen ruso que perdió el segundo set. Le pusieron las esposas en Granada, donde tiene su residencia, al regreso de un torneo.

Se trataba de un joven jugador de la International Tennis Federation, “uno de esos que se encuentra a la altura del número 20 del ranking y compite y se deja ganar por el número 100”, señala el investigador. Cuanto más concreta es la apuesta más margen de beneficio hay: “No tiene el mismo valor decir que alguien va a ganar, que cómo, dónde y cuándo va a hacerlo, por ejemplo”. Ahí está la clave. Hay que bajar al detalle de las pequeñas competiciones.

“Son siempre apuestas con deportistas de medio pelo, algunos no pueden pagarse los torneos y buscan este tipo de fórmulas para subvencionarse los viajes; otros son tentados por antiguos jugadores y acceden al amaño por un módico precio”, explica uno de los especialistas en este delito de nuevo cuño, tipificado desde 2010 en el Código Penal (Art. 286 Bis) como “Corrupción entre Particulares”, una suerte de "cohecho a escala deportiva" penado con entre seis meses y cuatro años de prisión. "Es un tipo de delito que elimina algo sagrado: la libre competencia, se adulteran las reglas del juego", apostilla otro investigador.

Debían perder por 30 puntos

Debían perder por 30 puntos y lo hicieron por más de 35. Tras la derrota de la selección masculina sub20 de baloncesto de Azerbayán que jugó durante el torneo un europeo se encuentra la mafia armenia desarticulada hace unos días en Valencia y Alicante, sus sitios predilectos, y otras cinco provincias españolas. Una macrooperación policial casi sin precedentes contra las bandas de Este instaladas (sobre todo) en la zona del Levante español.

Los investigadores del grupo II de la UdYCO (Unidad de Delincuencia y Crimen Organizado) de la Policía Nacional, el de Robos de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta) de Valencia y el de Crimen Organizado de los Mossos d'Esquadra han llegado a esa conclusión después de una minuciosa investigación de que se ha alargado durante los dos últimos años y medio.

La Fiscalía Anticorrupción tiene previsto enviar a la Federación de Baloncesto de Azerbayán un informe explicando los pormenores del supuesto amaño para que lo analice y tome las medidas oportunas. Pero Anticorrupción descartó la detención de los jugadores y directivos presuntamente implicados porque el delito no se cometió en territorio español ni hay ciudadanos españoles implicados en el asunto, por lo que la Justicia de nuestro país carece de competencias para tomar cartas en ese asunto.

La proliferación de casas de apuestas, tanto on line como presenciales —“Los nuevos “Compro oro” en España”, compara un policía— viene acompañada del fraude en este juego a escala planetaria: “Se puede acceder a campeonatos de toda clase de deportes y deportistas del mundo entero”, señalan. Y, para dar cuenta de su poderío, señalan que ahora son esas casas de apuestas las que patrocinan encuentros, clubes y deportistas, en lugar de las marcas de refrescos o de ropa deportiva; las que meten publicidad en los programas deportivos.

La ecuación de este lucrativo negocio es muy sencilla: “Es realizar un apuesta segura, con un beneficio razonable (“entre cinco o diez euros por uno”) de manera masiva, y repetir ese modus operandi muchos días con otras distintas, incluso de deportes de distintos de rango similar, el enorme beneficio se obtiene por acumulación”. Para eso se necesitan unos recursos humanos y un sistema recaudatorio que los grupos de crimen organizado ya tienen y aprovechan, uniendo este tipo de estafa a sus muchas actividades delictivas.

La ventaja de esta fórmula de las apuestas deportivas es que es muy difícil de detectar y muy difícil de investigar. “La mula puede ser un ama de casa, un estudiante, un indigente, uno que pasaba por ahí, cualquiera puede hacer esa apuesta a cambio de muy poco o extorsionado, depende de cómo sea de violenta la organización”, explican los investigadores. El beneficio por apuesta nunca puede superar los 2.500 euros, que es el dinero máximo que permite la Ley mover sin dar cuentas. “Pero si ese beneficio es de muchos, y es diario, acaba siendo mucho dinero”, señalan. “Para cuando la casa de apuestas se percata de que está ocurriendo algo raro, ya ha sucedido, aunque de inmediato bloquee esa posibilidad, porque tampoco puede permitirse perder más de lo previsto”.

Los damnificados en esta proceso de corrupción son los compañeros de equipo (si los tuviera) del jugador que a acepta el soborno, la sociedad deportiva a la que pertenece, los aficionados del club y las casas de apuestas, a las que acuden de manera presencial para no dejar rastro alguno en Internet.

Miles de euros salen de esos centros de juego presenciales, como Codere o Sportium, con destino a lo que la mafia rusa denomina “Caja Única” (Ouschak), similar a la de la “Seguridad Social”, con la diferencia de que todo su dinero proviene de actividades ilegales: robos, extorsiones, contrabando, tráfico de drogas, blanqueo… Esa es la caja que manejan los llamados Vor, los capos, ellos deciden en donde reinvierten sus beneficios: en bienes, en armas, “o en pagar a más deportistas para seguir su juego”, y esta última modalidad está en auge porque pasa muy desapercibida.

Tenis, Voley Playa, o Hockey sobre hielo

En el transcurso de la operación Kus-Napols, los agentes han obtenido pruebas de otras presuntas trampas en encuentros deportivos, por ejemplo, en partidos de voley playa femeninos de equipos rusos o en torneos de tenis.

Esta es solo una de las especialidades delictivas que los investigadores atribuyen a los arrestados. Además, se les considera autores de numerosos robos en viviendas, contrabando de tabaco, tráfico de drogas (sobre todo marihuana), prostitución...

Más de cincuenta de los132 detenidos han sido enviados a prisión por la jueza del juzgado de Instrucción número 2 de Terrasa (Barcelona), que ha contado con el apoyo de la Fiscalía especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada.