Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Southgate: “No somos un producto acabado”

El entrenador inglés destaca la madurez de su equipo, que promedia 26 años

mundial rusia 2018 Ampliar foto
Southgate, tras la victoria ante Suecia. REUTERS

El Cosmos Arena, una especie de nave espacial incrustada en medio de un descampado en las afueras de la poco encantadora ciudad de Samara, estaba tranquilo. Ni siquiera tenía repleta sus gradas, cerca de 39.000 espectadores en un campo en el que tiene capacidad para 45.000. El Suecia-Inglaterra no le hacía especial gracia a los rusos y tampoco hay demasiados ingleses y suecos dando vueltas por el gigante euroasiático. Pero los cerca de 3.000 seguidores ingleses empezaron a enseñar todo su entusiasmo cuando empezó a sonar God save the Queen. Por entonces, todavía no había ni noticias de su ya tan clásica como gafada canción It’s coming home. Vuelve a casa, en relación al fútbol.

Eso sí, encendieron a su equipo bajo la melodía de September de Earth, Wind & Fire, su canción de cabecera en Rusia. Woah, England are in Russia, Woah, drinking all your vodka, Woah, England's going all the way! (Inglaterra está en Rusia, tomando todo tu vodka, queremos llegar hasta el final).

Despierta la hinchada, no hay quien duerma a la Inglaterra de Gareth Southgate. Los Tres Leones ya se aseguraron jugar los siete partidos, algo que no conseguía desde 1990, cuando quedó en la cuarta plaza, su segundo mejor resultado en un Mundial. ¿El primero? Cuando la Reina Isabel II les entregó la Copa en Wembley en 1966. “Antes del partido, hablamos de que queríamos estar aquí otra semana. Ahora, ya está. Nos quedamos hasta el final. Estoy muy orgulloso de lo que han hecho todos los miembros del equipo y los jugadores. Somos un equipo que todavía está mejorando”, apuntó el entrenador británico. “No había nacido la última vez que Inglaterra llegó a una semifinal de la Copa del Mundo. Siempre hemos dicho que afrontaríamos las cosas partido a partido. Ahora podemos seguir así y escribir nuestra propia historia”, sumó Pickford.

El portero se llevó el premio al mejor jugador del partido. Sus tres paradas fueron una de las claves del triunfo inglés en el Samara Arena. “¿Mi secreto?”, cuestionó Pickford; “trabajo duro en cada entrenamiento. Y es por eso que conseguí estar imbatido esta noche, porque todas las paradas que hago durante la semana son para demostrar mi nivel luego en el partido. Ha sido una buena actuación”. Y añadió: “Conocemos nuestra habilidad: es nuestra unión. Si la unión está ahí, lo cual siempre pasa, controlamos nuestras capacidades sobre el campo. Por eso ganamos, por eso mantuvimos la portería a cero. Trabajamos duro como equipo”.

“No somos un producto acabado, aún no tenemos jugadores de clase mundial reconocida sino un equipo joven [la edad promedio su selección es de 26 años]. Sabemos que seremos mejores en los próximos años pero teníamos una gran oportunidad hoy que no queríamos desaprovechar”, advirtió el técnico inglés. Sus 23 muchachos juegan en la Premier. Una relación inversamente proporcional con la de su rival, Suecia, donde ninguno participa en la liga de su país. “Para llegar hasta aquí, el colectivo ha sido la clave. Ser capaces de controlar el juego y el partido contra un rival así, con la carga emocional y la fatiga de haber tenido un partido a mitad de semana. Es una muestra de la resiliencia y madurez de este equipo”, sostuvo Southgate.

Ya con el 2-0 clavado en el marcador, la hinchada inglesa se animó a cantar: It’s coming home. Y Southgate remató: “Ninguno de nosotros tenía ganas de volver a casa”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información