Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mercedes se hunde, Verstappen gana y Vettel recupera el liderato del Mundial

El holandés triunfa en una carrera con muchos damnificados, que devuelve al de Ferrari a la cabeza de la general. Alonso firma una gran octava posición saliendo del pit lane

GP Austria Formula 1
Verstappen, durante el GP de Austria. Getty

Mercedes salió a dar un apacible paseo por el trazado de Spielberg y se encontró con una escabechina de la que salió muy mal parado, con el abandono de sus dos pilotos tras fallar en estrategia y fiabilidad. Fuera de sus monoplazas, tanto Bottas como Hamilton fueron testigos de la victoria de Verstappen en la casa de Red Bull, la recuperación del liderato por parte de Vettel, que fue tercero tras Raikkonen, y una nueva exhibición de Fernando Alonso, que salía del pit lane y volvió a salvar los muebles a McLaren tras otra desastrosa clasificación.

“Trabajo entregado”, soltó el español en Movistar F-1 tras bajarse del coche. “Es lo que le dije al equipo por radio nada más acabar, como un repartidor. Fui por los puntos y están entregados al equipo”.

Todo lo que le pudo salir mal a la escudería de Brackley le salió peor, aunque no fueron los únicos damnificados. La salida penalizó a Bottas, que no aprovechó su pole y fue superado por su compañero de taller y también por Raikkonen, aunque rápidamente recuperó la segunda plaza. El escenario se volvía propicio para una carrera controlada del británico y una buena oportunidad de abrir brecha sobre Vettel. Hulkenberg, en la vuelta 12, inauguraba la lista de abandonos que acabaría cobrándose el Red Bull Ring. Solo dos vueltas después, Bottas la ampliaba iniciando la debacle de Mercedes.

El segundo golpe encajado fue una emboscada que no supieron ver. Red Bull y Ferrari aprovecharon el percance del finlandés para meter a todos sus pilotos en boxes. Enseguida avisaron a Verstappen: “Hamilton no ha parado, si hay coche de seguridad le alcanzamos”. Salió el Virtual Safety Car y cuando se quiso dar cuenta el británico había perdido ocho segundos. “¿Cómo es posible?”, se preguntaba el de Mercedes, que paró 12 vueltas después que sus rivales, saliendo entre Raikkonen y Vettel. Con Verstappen liderando la carrera, los monoplazas sufrían las ampollas derivadas del exceso de temperatura de sus neumáticos. Por este motivo Ricciardo se veía obligado a parar en la vuelta 39 y Hamilton en la 53. Era el presagio de sendos abandonos, el del australiano en la 55 y la del británico, que fue superado en pista por Vettel, a seis vueltas del final. “Este es definitivamente el peor fin de semana en mucho tiempo que puedo recordar. Todos en el equipo vamos a estar dolidos, pero tenemos que quedarnos con los aspectos positivos del fin de semana”, analizó Hamilton.
Con los dos Mercedes fuera, sonreía el alemán, que mantuvo la tercera posición y más todavía Verstappen, que respondió a los rugidos de la grada con una victoria que endereza una temporada en la que solo habían trascendido sus errores.

De todos los problemas con los neumáticos también se benefició Fernando Alonso, que volvió a los puntos tras haber abandonado en las últimas tres carreras. El asturiano se mantiene octavo en la general, a un punto de Magnussen (Haas). “Ha sido una carrera no exenta de dificultades”, analizó el de McLaren. “Después del pit-stop la gente empezó a tener problema con el blister [ampollas] en las ruedas traseras, nosotros no y gracias a eso empezamos a remontar”.

Carlos Sainz fue uno de los que sufrió esa circunstancia y solo pudo ser 12º. “Ha sido poner los neumáticos blandos y tener problemas de degradación, ampollas, no veía nada en las rectas, las ruedas de atrás vibraban muchísimo y eso nos ha impedido hacer nada en carrera”, detalló el madrileño que también enumeró problemas de sobreviraje. “Hay cosas por entender, creo que ha sido una sorpresa para todos”, añadió el de Renault.

Más información