Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bottas se lleva la ‘pole’ del GP de Austria

Mercedes copa la primera línea de la parrilla con el finlandés por delante de Hamilton

Hamilton, en el circuito de Red Bull Ring.
Hamilton, en el circuito de Red Bull Ring. AP

Mercedes volvió a demostrar este sábado que el circuito Red Bull Ring del GP de Austria le sienta como un guante. La escudería de Brackley hizo doblete en la clasificación y Valtteri Bottas se llevó la pole por segundo año consecutivo (1m 3,130s), 19 milésimas más rápido que Hamilton. Ferrari se colocó justo detrás, primero con Vettel y luego con Raikkonen, pero una sanción al alemán por obstaculizar a Carlos Sainz en la Q2 le hizo perder tres posiciones. El español de Renault, por su parte, saldrá noveno, por delante de su compañero de equipo, Hulkenberg, mientras que Fernando Alonso no pudo acceder a la Q3 y arrancará 13º, gracias a la sanción de Leclerc por cambiar la caja de cambios.

"Estoy muy contento por Bottas, hizo una vuelta asombrosa. Es un gran resultado para el equipo", concedió Hamilton, que en Austria intentará ampliar su ventaja en la general sobre Vettel, que ahora es de 14 puntos. Lo hará en un trazado cuyas curvas rápidas y fuertes frenadas favorecen a su monoplaza, sí, pero también al de su vecino de taller. "Te aseguro que tengo más hambre que nadie para conseguir la victoria", avisó Bottas.

Más difícil lo tendrá Fernando Alonso, que una vez más solo podrá pelear por suavizar el declive en el que se ha instalado McLaren. Como todos los clientes de Renault, la escudería de Woking estrenaba en el Red Bull Ring su modo fiesta, una configuración de motor especial para la clasificación. Los cálculos de la compañía francesa estimaban la ganancia en 15 caballos de potencia, pero no fue suficiente, sin embargo, para que Vandoorne superara la primera criba con el 16º mejor tiempo ni tampoco para que Fernando Alonso alcanzara la Q3, aunque en un último intento desesperado saltaran trozos de su monoplaza tras pasar por encima de pianos y bananas, las tiras amarillas que penalizan las salidas de pista.

"Ya estaba viendo que venía dos décimas más lento, que no iba bien", analizó tras bajarse del coche. "No está bien estar contento, pero tras Mónaco y Barcelona es nuestra tercera mejor clasificación", añadió el asturiano, cuyo mensaje es un nítido reflejo de la frustración crónica que le acompaña desde que volvió a McLaren. "Esperamos que para Alemania y Hungría tengamos mejoras". 

El que sí avanzó hasta la serie definitiva fue Carlos Sainz, que junto a Renault sigue dando pasos hacia delante, pequeños pero de forma constante para consolidar su progresión. El madrileño se metió en la Q3 y además superó en más de dos décimas a su compañero de equipo. "Estoy contento, no había mucho más hoy", declaró el español, sorprendido por el rendimiento de Haas, que le dio a Grosjean una sexta plaza, quinta tras la sanción a Vettel, entre los Red Bull de Verstappen y Ricciardo. "Los Haas están más en la liga de los de delante que en la nuestra", añadió Sainz.