Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hora del centrocampista definitivo

Croacia apela a la dupla Modric-Rakitic, mientras Dinamarca se entrega a la omnipresencia de Eriksen

Los jugadores de Croacia, durante el último entrenamiento.
Los jugadores de Croacia, durante el último entrenamiento. REUTERS

Según Pep Guardiola el fútbol nace y muere en los centrocampistas. Para Luis Aragonés tener el balón resultaba, por encima de cualquier valor añadido, la mejor manera de defenderse del rival. Y una de las herencias cruyffistas por excelencia reza que cuando un equipo posee absolutamente la pelota, el rival se desgasta permanentemente en su busca.

Zlatko Dalic, seleccionador de Croacia, apela a sus dos mediocentros titulares, Rakitic y Modric, para reclamar el protagonismo de los partidos, y para ello anhela que la codiciada circunferencia orbite con enorme frecuencia a su alrededor. No es el único que piensa así. “Christian es un jugador que puede cambiar un partido e intentaremos que participe en el juego lo máximo posible”. Son palabras del técnico danés Age Hareide, y ese futbolista decisivo es Eriksen, el líder de su equipo.

Los tres se encontrarán este domingo (20.00, Telecinco) en el Estadio de Nizhni Nóvgorod, en la congregación de centrocampistas con más talento que se haya producido hasta el momento en el Mundial. “Espero un partido difícil”, vaticinó Dalic. “Juegan de una forma similar a la de Islandia, pero tienen mejor equipo. Será un encuentro entre dos estilos diferentes. Pero la confianza en mis jugadores no tiene límites”, añadió.

No es Dinamarca una réplica exacta a Islandia (solo ha encajado un gol por cinco de los vikingos) y ni mucho menos los nórdicos cuentan con un futbolista similar a Eriksen, el futbolista que más kilómetros ha recorrido a lo largo de la fase de grupos: 36. “Christian es un jugador fantástico. Lo demostró en el Tottenham. Ya sabemos su calidad, pero vamos a tratar de pararlo como hicimos con Messi en el partido ante Argentina”, apuntó Kovacic. El futbolista del Madrid solo partió de inicio en el último encuentro ante Islandia, y es más que probable que hoy arranque de nuevo en el banquillo. El interista Brozovic se perfila como centinela titular, mientras que Rebic y Perisic completarán la habitual línea de cinco centrocampistas de Croacia.

Eriksen, durante el último entrenamiento con Dinamarca. ampliar foto
Eriksen, durante el último entrenamiento con Dinamarca. AFP

Parejas clave

La confluencia entre Modric y Rakitic deriva en un flujo de pases entre ambos sobre el que se impulsa Croacia. Hasta el momento se han intercambiado la pelota en 36 ocasiones, la mayor combinación de su selección, mientras que en Dinamarca la pareja Sisto-Eriksen, la más prolífica, acumula solo dos menos, 34. Los tres centrocampistas promedian cinco ocasiones de gol por partido, aunque Modric se destaca por encima de los demás en pases completados: 139 frente a los 87 de su compatriota y los 89 del danés.

“Veréis a una Dinamarca diferente de lo que se ha visto hasta el momento. Necesitamos jugar diferente para avanzar. Necesitamos defendernos pero también necesitamos atacar más”, adelantó Hareide. “Vamos a necesitar mucha paciencia y esperar nuestra oportunidad”, le replicó Dalic.

Los dos técnicos saben que de lo que produzca su centro del campo dependerá el resultado final de la eliminatoria. Y es que todos los caminos del fútbol llevan hasta el centro del campo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.