Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sangre fría de Kroos: así se fraguó el gol de la victoria en el minuto 95

Mientras sus compañeros pedían que centrara y Alemania estaba al borde del abismo, el centrocampista estudió con Reus cómo abrir el ángulo para marcar de falta

La celebración de Kroos después de marcar el gol de la victoria (2-1) ante Suecia.
La celebración de Kroos después de marcar el gol de la victoria (2-1) ante Suecia. AP

“Una montaña rusa”. Así definió Joaquim Löw el partido contra Suecia. Alemania ganó 2-1 con un gol de Toni Kroos en el minuto 95. El centrocampista del Madrid, al que Luka Modric dice que si pudiera le robaría la frialdad en el pase, debe ser el único que no tiene vértigo ni siquiera subido a una montaña rusa. Mientras desde el banquillo Hummels le gritaba que centrara, Kroos colocó la falta de rosca y pegada al palo. Con la frialdad, precisión y jerarquía que le caracterizan. Reus, que había marcado el 1-1, le pidió el balón, la quería lanzar él. Le dijo que era capaz de marcar pese al poco ángulo y a la barrera. “Le dije que no estaba convencido. Luego nos decidimos por una combinación que permitiera abrir el ángulo de tiro…”, confesó el héroe de Alemania. Mientras su selección se asomaba al abismo de la posible eliminación, Kroos tuvo la sangre fría de pensar la jugada y ejecutarla con precisión de cirujano. Fue, junto con el de su compañero madridista Luka Modric, uno de los goles más bonitos del Mundial.

Kroos, que en las tanganas siempre se mantiene al margen y que no es de los futbolistas a los que se le hincha la vena en los festejos, enloqueció en la celebración. Se le vio dar puñetazos al césped y correr hacia la grada con el puño levantado. “Seguimos vivos”, escribió después del partido en las redes sociales donde también compartió el GIF de su golazo. Es el duodécimo tanto que marca en sus 83 partidos con la selección (en la semifinal del Mundial de 2014 anotó dos en el 7-1 a Brasil).

Kroos se arrodilla después del gol que mantiene a Alemania en el Mundial. ampliar foto
Kroos se arrodilla después del gol que mantiene a Alemania en el Mundial. AFP

“Estoy verdaderamente contento por Toni porque es el origen del error que nos costó el primer gol. Fue un accidente desafortunado, normalmente, tiene un 100% de seguridad en sus pases”, explicó el seleccionador alemán. “Evidentemente, el primer gol es por mi culpa, pero cuando das 400 pases en un partido, a veces dos no llegan correctamente. Ahora tenemos que descansar y ganar a Corea del Sur”, comentó Kroos que perdió el balón que generó la contra de los suecos y la vaselina del 0-1.

En los dos primeros partidos del Mundial, el centrocampista de 28 años dio 234 pases y sólo falló 14. Suma también diez remates, cuatro de ellos a puerta. Su fiabilidad lo hace intocable para Löw. El seleccionador hizo cuatro cambios con respecto al primer partido -con derrota- contra México, pero no tocó a Kroos; sí prescindió de Khedira y Özil, dos de los jugadores más cuestionados por el estado de forma con el que han llegado a Rusia. Las ojeras del centrocampista del Madrid, que normalmente parece que ni siente ni padece, delataban la preocupación con la que Alemania llegó al partido contra Suecia. Un empate le habría complicado mucho el camino en el Mundial en el que defiende título.

Hombre de rutinas –cuentan en Valdebebas que nunca cambia de recorrido para llegar a la ciudad deportiva y que siempre pide el mismo tipo de botas, de las de toda la vida, de cuero y sin estridencias -, Kroos ha sacado su liderazgo cuando más lo necesitaba Alemania. Padre de dos hijos, siempre dice que su lugar favorito en Madrid es su casa.

Apreciado en el vestuario por su fina ironía, la transmite también en las redes sociales donde no es raro verle entretenerse con pequeñas entrevistas. “¿Por qué solo tienes 50 de ritmo en el FIFA 18?”, le preguntó un tuitero el pasado mes de diciembre. “¿Me viste el pasado sábado? Debería tener un 85”, contestó Kroos con un emoticón que refleja la risa. Con lo del pasado sábado se refería a un partido de Liga contra el Sevilla en el que marcó el 2-0. Arrancó casi desde el área del Madrid, llegó hasta la del rival con el balón pegado al pie y anotó después de una pared con Cristiano. A diferencia de sus compañeros madridistas que están brillando en Rusia (Modric y Cristiano, 33), Kroos tiene 28 años y otro Mundial en el horizonte.

Dice, eso sí, que no se ve jugando hasta los 35. “Hay que trabajar mucho para mantener el nivel, llevo haciéndolo desde los 17 y han sido años duros. Me siento bien, pero pienso retirarme cuando esté a un nivel muy alto”, aseguró hace dos temporadas cuando renovó con el Real Madrid.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.