Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Machín, el delfín de Caparrós

El entrenador del Sevilla promete en su presentación dedicación máxima y un objetivo: "Trabajaré para lograr una temporada histórica"

Machín, en el centro, junto al presidente Castro y Caparrós, director de fútbol. Ampliar foto
Machín, en el centro, junto al presidente Castro y Caparrós, director de fútbol. EFE

Respaldado por el presidente José Castro y el director de fútbol, Joaquín Caparrós, Pablo Machín fue presentado al pueblo sevillista en la sala de prensa del Ramón Sánchez Pizjuán. El entrenador del Sevilla llegó por la noche a la capital de Andalucía y lo primero que hizo Caparrós fue regalarle un disco con el himno del Centenario de la entidad. "Desde que el Sevilla se interesó por mí mis niñas no paran de ponerlo en casa", aclaró el propio Machín, desde su presentación un sevillista más, con un pin con el escudo bien presente en su chaqueta. Un acto donde se dejó muy claro que la llegada del técnico soriano es una apuesta personal del director de fútbol del Sevilla, un Caparrós que no dudó en identificarse con la figura del nuevo preparador del conjunto andaluz. "La verdad es que me recuerda a mí hace unos años. Me siento muy identificado con la personalidad de un entrenador con hambre y muy preparado. Aquí tiene su oportunidad y espero que esté muchos años con nosotros", aclaró Caparrós en torno al fichaje del entrenador.

La figura de Machín recuerda en el Sevilla las apuestas realizadas por el Valencia por técnicos con exigencia y hambre. Por eso surgieron los nombres de Rafael Benítez y Unai Emery después de sus experiencias en el Extremadura y el Almería. "Esa es la idea", recalcó Caparrós sobre su delfín para el banquillo del Sevilla. "Estoy muy ilusionado, pero soy consciente también de la grandeza de este club y de su exigencia. Me voy a empapar de sevillismo y mi objetivo es hacer una temporada histórica con el Sevilla". Fueron las primeras palabras de Machín como técnico del Sevilla. Las siguientes reflexiones del nuevo técnico del equipo andaluz se refirieron al estilo de este nuevo Sevilla. Machín realizó un ejercicio de pragmatismo: "La clave es configurar un buen equipo y que todo el mundo sepa a qué jugamos. Nuestra idea es ganar todos los partidos y la forma para lograrlo es ser un equipo. Quiero que los aficionados del Sevilla se sientan orgullosos de su equipo".

Machín llega al Sevilla acompañado del preparador físico que tuvo en el Girona, Jordi Balcells, y en compañía del club irá perfilando su equipo de trabajo. En principio, Machín se mostró partidario de seguir contando con Lenglet, pretendido por el Barcelona, y N'Zonzi, quien tuvo problemas con el primer entrenador de la pasada temporada, Eduardo Berizzo. El técnico reconoció que la idea para configurar la plantilla pasa por cierta españolización del plantel y mucha exigencia. "Que el proyecto del Sevilla se va a españolizar lo demuestra mi contratación. Luego, intentaremos fichar jugadores de calidad, sin mirar mucho la nacionalidad, aunque esté claro que los futbolistas que vengan deben saber a dónde vienen y cuál es el nivel de exigencia que tenemos, que será muy alto", aclaró Machín.

El Sevilla regresará al trabajo el tres de julio y el 26 tiene su primer partido oficial con la disputa de la primera previa de la Liga Europa. En agosto deben esperar dos previas europeas más, la disputa de la Supercopa de España y el inicio de una Liga donde Machín quiere hacer grandes cosas. "Prometo trabajo y mucha dedicación para hacer algo histórico", volvió a reiterar Machín, desde ahora un sevillista más. El listón está alto para el soriano. A pesar de su irregularidad, el Sevilla llegó a los cuartos de final de la Champions 60 años después, alcanzó la final de la Copa del Rey y quedó en una séptima y europea plaza en la Liga.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información