Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergio Rodríguez: “La vida es elegir y decidir”

El base del CSKA, icono del Real Madrid de Laso entre 2011 y 2016, repasa cómo ha gestionado una carrera marcada por la NBA y los retos lejanos antes de enfrentarse en Belgrado a su exequipo

Final Four Euroliga 2018
Sergio Rodríguez, en el cuarto partido del CSKA ante el Khimki. Getty

Entre 2011 y 2016 Sergio Rodríguez (Tenerife, 1986) fue la imagen fantasista y recreativa del Madrid de Laso, pero tras cerrar su segundo viaje a la NBA, el regreso no fue a España. El CSKA apostó fuerte por él como heredero del timón de Teodosic y esta noche en el Stark Arena de Belgrado vestirá de rojo ante sus excompañeros. Acostumbrado a retos lejanos, El Chacho se declara feliz en Moscú mientras descuenta las semanas para el nacimiento de su segunda hija, que espera para principios de agosto.

Pregunta. ¿Está siendo esta su mejor temporada en Europa?

Respuesta. Está siendo un año bonito, sí, en lo profesional y en lo personal. Me he adaptado rápido a un bloque sólido y me he encontrado con un vestuario muy familiar. El año que pasé en la NBA me vino muy bien para regenerarme, para trabajar el físico, el tiro... pero siempre se echa de menos la presión competitiva que se vive en la Euroliga. He puesto todo de mi parte para estar a la altura de un club histórico como el CSKA.

P. Ya se ha enfrentado dos veces al Madrid esta temporada, pero, por lo que hay en juego, ¿esta semifinal es el partido más emotivo de su carrera?

R. Tengo la gran suerte de haber jugado muchos partidos especiales. Muchos enfrentamientos que ni había soñado, muchas finales, muchos duelos en la NBA...y este claro que será especial también. Pero la experiencia acumulada me ayuda a focalizar mejor los objetivos y a centrarme únicamente en lo que tengo que hacer y en lo que realmente importa, que es ganar.

P. ¿Recuerda con nostalgia su etapa en el Madrid?

R. Soy muy positivo y tiendo a olvidar los ratos malos y las cosas negativas de cada etapa. Mi recuerdo del Madrid es maravilloso. Mi último momento allí fue celebrando con toda mi familia la Liga que le ganamos al Barça en 2016. Fue muy bonito y fui muy feliz. En esos años, el Madrid consiguió formar una base que logró una consistencia y una identidad muy grandes. Se está viendo aún. Los jugadores entran y salen, pero la idea de juego, lo que se quiere conseguir, y la ambición se mantienen intactas.

"Con 24 años parecía que estaba de vuelta de todo por venir de la NBA"

P. ¿Su plenitud la alcanzó en Madrid o la está viviendo ahora?

R. Llegué al Madrid muy joven, tenía 24 años y parecía que venía de vuelta de todo por el hecho de haber estado ya en la NBA y en el Estudiantes. En mi cabeza iba todo muy deprisa, como si tuviera ansiedad por hacer mil cosas. Pero pasar por todos esos momentos me ayudó a conseguir una estabilidad. La experiencia es clave. Haber cometido errores y haberlos aceptado te permite corregirlos para convertirte en alguien mejor. Ahora se añoran algunas ilusiones de juventud, pero la madurez te lleva a la plenitud.

P. Ha elegido siempre el rumbo de su carrera de una manera muy personal, huyendo de convencionalismos.

R. La vida es elegir y tomar decisiones. Yo empecé con 14 años, cuando me fui de Tenerife a Bilbao para entrar en el proyecto del Siglo XXI. Parecía que estaba muy lejos y podía haber salido mal. Pero lo tomé como una experiencia fantástica. Luego fui a Madrid, de ahí a la NBA con 20 años, a Portland, luego de vuelta a España, luego a Filadelfia, ahora a Moscú... Siempre me muevo confiado en que estoy haciendo bien las cosas. Cada uno vive la vida como quiere y cada cual tiene que saber qué es lo que más le llena. Son cosas que no te puede decir nadie. He tenido la suerte de poder haber elegido donde he estado y donde estoy.

P. Casi siempre retos lejanos.

R. Lo que intento es disfrutar del baloncesto. Hago lo que me gusta y lo he podido hacer en sitios únicos. Si me hubiesen puesto un papel en blanco para diseñar mi carrera cuando salí de Tenerife me habría quedado cortísimo. He vivido experiencias que te cambian la visión de la vida.

P. En esa Final Four se va a enfrentar por primera vez desde 2006 a Sergio Llull.

R. Sí. Su recuperación es una suerte para el baloncesto, para la Final Four, para el Madrid y para todos. Hemos vivido muchos momentos inolvidables juntos. Hemos pasado también malas rachas de las que hemos podido resarcirnos después. Casi todos los éxitos que he logrado, salvo el Mundial de 2006, han sido con Sergio al lado. Va a ser muy especial, pero somos dos ganadores y sabemos a lo que vamos a Belgrado. También es especial por Felipe. La cantidad de veces que he compartido habitación con él, noches en vela antes de citas importantes, muchos ratos... tengo vínculos muy fuertes en el Madrid y en la selección.

"El regreso de Llull es una suerte para el Madrid, para el basket y para todos"

P. ¿Se ha mensajeado estos días con sus excompañeros?

R. Me he mensajeado poco con ellos y lo poco que hemos hablado no tenía que ver con baloncesto. Es un momento de concentración grande para todos. Nos jugamos mucho.

P. Desde que usted se fue, el Madrid solo ha ganado un título más, ¿se está agotando el ciclo?

R. Son circunstancias. Son un equipo de referencia por todo lo logrado en estos últimos años y este grupo ganará muchos más títulos.

P. ¿Recomendaría a Doncic que se marchara a la NBA?

R. Asimila todo muy rápido y tiene muy enfocados sus objetivos. Sabrá elegir bien su futuro.

Más información