Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La temporada infinita de Luka Doncic

Después de 80 partidos en 10 meses de competición, el genio esloveno del Real Madrid busca el título y el MVP de la Euroliga antes de la resolución del ‘draft’ de la NBA

Final Four Euroliga 2018
Doncic, durante el cuarto partido ante el Panathinaikos. Zuma Press

"Mi nombre es Luka Doncic. Tengo 19 años y salgo a luchar todos los días. Lucho contra mis rivales y lucho contra mi leyenda. La leyenda del jugador que dicen que voy a ser". La locución en primera persona retumba todos los días de partido en los videomarcadores del WiZink Center. El mensaje resume la meteórica carrera de un niño prodigio que, con la mayoría de edad recién cumplida, se lanzó a hacer historia hace 10 meses. El CSKA mide esta noche el anhelo del genio.

Después de devorar todas las etapas de formación en el Real Madrid, Doncic emprendió el pasado verano un reto monumental. Entre la ambición y la obligación, comenzó proclamándose campeón de Europa con Eslovenia abrazado a la jerarquía de Goran Dragic y ahora busca la corona continental con el Madrid en Belgrado tras llenar el vacío estadístico y espiritual de Llull durante gran parte del curso. "Él ha sido nuestro líder esta temporada. Ha hecho cosas a nivel estadístico increíbles. No hay que olvidar que es muy joven", reconoció el propio Llull en la víspera del viaje a la Final Four. "Le gustan este tipo de partidos y asumir la responsabilidad. No me sorprende porque le conocemos desde niño. Si sigue trabajando así va a dominar el baloncesto dentro de poco, seguro", sentenció el menorquín.

La mezcla de exigencia y admiración se repite. "Luka todavía puede jugar mejor, pero no he visto a nadie con 18 años hacer lo que ha hecho él", cuenta Pablo Laso. Europa le disfruta como quien condura un bien perecedero. La NBA le cerca como quien ambiciona una joya única. "Está siendo un año intenso y largo. Su temporada empezó el 19 de julio, cuando se incorporó con Eslovenia a preparar el Eurobasket, y, desde entonces, no ha parado salvo por alguna pequeña lesión", repasa el exjugador madridista Quique Villalobos, agente de Luka. "Lleva casi 10 meses al pie del cañón, pero seguro que está lo suficientemente fresco como para rematar la misión", prosigue. En el horizonte próximo, el draft del 22 de junio. Los Phoenix Suns, entrenados por Igor Kokoskov —el técnico que hizo campeona de Europa a Eslovenia—, tendrán por primera vez en su historia la primera elección. Su principal rival, el gigante bahameño de 2,16m DeAndre Ayton.

“No sé si son mis últimos partidos en la Euroliga”

Luka Doncic acaparó gran parte de los focos en el acto de presentación oficial de la Final Four que se celebró junto a la fortaleza de Kalemegdan. “¿Es difícil jugar con tanta atención puesta sobre ti?”, le preguntaron al jugador del Madrid. “Yo solo quiero salir a la cancha a jugar y a disfrutar. En la pista se me olvida todo. No tengo presión”, espetó.

Después apareció el dilema que le persigue durante todo el año: el draft de la NBA. “No estoy seguro de que estos vayan a ser mis últimos partidos en la Euroliga, tendré que tomar la decisión al final de temporada”, señaló.

"Tiene la cabeza muy bien amueblada y pone el foco en el presente. Lo que tenga que venir más adelante ya se enfrentará a ello", detalla Villalobos. "La decisión no está tomada sea cual sea el escenario. Se tomará en función de ese escenario. De aquí al 11 de junio, que es cuando hay que retirar o confirmar el nombre del draft, pueden pasar mil cosas. Él ni pregunta", completa el agente. La temporada infinita de Luka se aproxima a su cénit.

Su contabilidad antes de la semifinal ante el CSKA es exactamente de 80 partidos desde su debut como internacional con el equipo de Kokoskov el 31 de julio (79-63 sobre una selección universitaria de Rusia —con 14 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias en 13 minutos en pista—), hasta el partido de la ACB ante el UCAM Murcia del pasado sábado —tres días después de su histórico triple-doble ante el Betis (17 puntos sin fallo, 10 rebotes y 10 asistencias para un 42 de valoración en apenas 22 minutos)—.

Un ritmo frenético con apenas tres percances: el esguince en el tobillo izquierdo en la final del Eurobasket; una microrotura en el bíceps femoral en marzo y unas pequeñas molestias en un pie a comienzos de mes. "Quiere jugar todos los días. Le apasiona jugar. No es fácil manejar el intento de dosificarle. Cuando se lesionó en la final del Eurobasket tenía el tobillo izquierdo como una bota y decía que estaba preparado para empezar con el Madrid", explica Villalobos.

Así fue. Disputó la Supercopa y se puso la capa de superhéroe hasta acabar la temporada regular de la Euroliga como el mejor valorado (21,8 de media) y claro aspirante a MVP. "Desde el primer día que comenzó a jugar con el Madrid, Luka siempre ha sido importante y esta temporada le ha tocado dar un paso adelante", añade Laso. "Ha tenido una temporada fenomenal y este último mes está jugando mucho más en equipo", remata Carroll.

Más información