VOLVO OCEAN RACE

Victoria inesperada

Llegó la borrasca y apretamos todo lo que se podía y un poco más

El equipo del Mapfre, tras ganar la etapa.
El equipo del Mapfre, tras ganar la etapa.MAPFRE

No recuerdo muy bien qué fue lo último que escribí pero seguro que no imaginaba entonces que os diría lo que voy a hablar ahora… Pues sí, de quintos a ganar la etapa… ¡Increíble! A veces suena a tópico pero cuando decimos que hasta el rabo todo es toro, es que es así.

A bordo sabíamos que las últimas 24-36 horas iban a ser determinantes. Eran la única posibilidad que teníamos de arreglar la etapa. No os voy a mentir: no pensábamos en ganar la etapa porque, aunque hubiese una compresión, al final estás navegando y tienes a cuatro barcos delante, y hay que pasarlos.

Pero llegó la borrasca. Fue el primer paso y ahí sí que apretamos todo lo que se podía y un poco más. Pasamos a Turn The Tide On Plastic y Vestas y dejamos atrás a AkzoNobel. Aquí entre nosotros, os digo que casi era un buen resultado.

Luego venía el anticiclón y la bajada de intensidad de viento y fuimos siempre para delante. Desde la etapa prólogo, antes del inicio de la vuelta, la verdad es que con poco viento siempre hemos ido bien y teníamos la confianza de que por lo menos podíamos ir pillándoles. Y ya el sprint final, que sabíamos que iba a ser súper apretado como lo fue en la edición pasada, en 2015, ya que sabemos que es un sitio sin viento, con niebla, un río, con corriente y saliendo...

Cuando íbamos terceros, aquí cerca, en la última zona de exclusión de la etapa, en la entrada a Newport, Brunel y Dongfeng con suerte empezaron a pelear un poco entre ellos y nos dejaron una pequeña opción de ir con un rumbo un poco más directo, un poco más bajo, y empezamos a recortar. Pasamos a Dongfeng relativamente pronto y eso sí fue increíble para nosotros, poder ganarle en esta etapa.

Después fue evolucionando todavía mejor para nosotros y peor para él. Cuando Vestas venía por detrás también le pasó e imaginaos, y luego encima pasamos a Brunel.

Creo que Brunel lo hizo bien porque al final quizá podía haber defendido un poco más la posición pero al final lo que defendió fue el lado de la corriente suyo y nosotros ya en el último cruce salimos hacia la mitad del canal, aunque hubiese más corriente, y enganchamos un pequeña racha y le pudimos pasar.

Y el resultado… ¡pues imaginarnos! Creo que hemos salvado un ‘Match Point’ total, porque de haber hecho un cuarto o un quinto, que todavía estaríamos en regata pero bastante cuesta arriba, a ganar nosotros y que encima nuestro máximo rival en la general quede cuarto, y encima ganar a Brunel que ya se estaba acercando un poco peligrosamente en la clasificación… Y por supuesto que todavía tiene posibilidades, claro que sí, pero ya está a 11 puntos de distancia y en la general de las In-Port [que determina la posición en la general final en caso de empate] está más atrás, por lo que ya tiene que hacer más trabajo para poder ganarnos, que repito que puede hacerlo.

No obstante desde el liderato creo que eso nos puede dar la tranquilidad de por lo menos en la siguiente etapa, que es de doble puntuación, poder focalizarnos muy, mucho en Dongfeng e intentar estar delante de él como se pueda.

La regata se hace larga y lo sabemos muy bien. Auckland normalmente es un punto de inflexión en el que las cosas empiezan a ir bien, o mal, o muy mal… y en nuestro caso así fue un poco, por roturas o por lo que quieras pero al final se paga. Porque esto desgasta.

Y esta etapa ha sido muy dura. Hemos venido detrás y en muchos momentos pensábamos que nos estábamos metiendo en un lío… y luego la intensidad de los últimos dos-tres días, en los que nadie durmió y mantuvimos la intensidad a tope hasta el final.

Llegamos aquí tocadillos, con problemas de piel y de bacterias que han llegado al barco y que hay que cuidar muy, mucho. Ahora todo bien pero los antibióticos de bordo no han funcionando y se ha tenido que cambiar el tratamiento.

Gracias a todos por la cantidad de mensajes de apoyo y felicitaciones que nos han llegado por cierto. Y nada, aquí seguimos. Ahora a descansar un poco y antes de que comience la próxima etapa os escribo de nuevo.

Un abrazo,

Xabi

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50