Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabián Ruiz, el hijo de Chari

Hoy el Betis es un Fabián y diez más. El centrocampista es una de las revelaciones de la Liga

Fabián Ruiz controla el balón durante un Getafe-Betis.
Fabián Ruiz controla el balón durante un Getafe-Betis.

Luis Aragonés abrió la puerta al bajito. España ganó el triplete Eurocopa-Mundial-Eurocopa por abajo, asociándose en corto. Rondos con portería. Julen Lopetegui sigue siendo fiel a la idea, pero está dispuesto a explorar para ampliar el catálogo de recursos. El box to box (de área a área) asoma ya para después del Mundial de Rusia de este verano.

Lo tiene en Saúl Ñíguez y lo tendrá en Fabián Ruiz. El centrocampista del Betis es una de las grandes revelaciones del campeonato. Quique Setién le ha dado mando en plaza. Curiosamente el actual entrenador del Betis, lo era del Lugo el día que Fabián, con 18 años, debuta con el primer equipo en el Anxo Carro de la mano de Juan Merino. Era un chico desgarbado, un tirillas de muy buena zurda y recorrido. Ahora presenta una mayor masa muscular, fruto del trabajo específico realizado durante su cesión al Elche.

Fabián también fue de los más bajitos de la clase. Siendo alevín hizo 107 goles en una sola temporada. Miguel Valenzuela, 26 años de experiencia en el Betis, era director de la cantera cuando José Wanceulen, uno de sus captadores más importantes le vino loco por firmar a aquel niño aún no federado que se divertía en la Escuela Municipal de Los Palacios. Es un producto puro de la ciudad deportiva, de cuna.

Hoy el Betis es un Fabián y diez más. Se ha colado como titular en la nueva generación de la Sub-21 junto a los Carlos Soler o Dani Ceballos.

El Betis ha conseguido renovarle hasta 2023, ha doblado su clausula para situarla en los 30 millones. Se entiende, de momento, suficiente para espantar a los grandes. Siempre que puede pone en valor a la figura más importante de su vida y carrera, Chari, su madre. Una mujer, con tres hijos, que ha conseguido progresar en la adversidad dentro de una familia muy humilde, empleada del club desde hace una década. La que guarda la camiseta del debut de verdiblanco, las botas con las que hizo el primero de los cinco goles que su equipo le hizo al eterno rival en el Pizjuán y que no tardará en tener en sus manos la elástica roja de la absoluta. Al tiempo.

Un buen futbolista, un buen hijo.

Más información