Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las porterías son del Barça

Los azulgrana, que han dejado su marco a cero en 30 de 47 partidos, aspiran al pichichi con Messi y al Zamora con Ter Stegen

Ter Stegen despeja ante Rudiger. Ampliar foto
Ter Stegen despeja ante Rudiger. EFE

Acostumbrada a mirar al área contraria, a la afición del Barça le cuesta reparar en la propia, sobre todo contra rivales que se suponen inofensivos como el Athletic. El equipo azulgrana, sin embargo, se acostumbró a defender con y sin pelota ante adversarios débiles o fuertes como por ejemplo el Chelsea. Aunque no ha dejado de atacar, y mantiene su condición de máximo goleador de la Liga (74 frente a los 73 del Madrid) al tiempo que presume de pichichi con Messi (25 frente a los 22 de Cristiano Ronaldo), ahora se distingue también por su capacidad para no encajar goles: solamente ha recibido 13 en 29 partidos por 14 del Atlético de Madrid.

La estadística es más elocuente si se tiene en cuenta el cómputo global, incluida la Champions, en que Ter Stegen únicamente ha recibido dos goles: los azulgrana han dejado su marco a cero en 30 de los 47 encuentros que ha jugado en la temporada 2017-2018: 18 en 29 de Liga, 6 en 8 de Champions y también 6 en 8 en la Copa. Hoy es el equipo menos goleado de las mejores ligas de Europa. La marca invita a recordar los 32 partidos registrados sin tomar un gol en la etapa de Pep Guardiola o los 33 en tiempos de Luis Enrique y el promedio remite a los años ochenta cuando en el banquillo se sentaba Terry Venables.

Aunque en el vestuario no se habla de trofeos individuales porque el equipo está en disposición de ganar la Liga, es finalista de la Copa y disputa los cuartos de final de la Champions, a los futbolistas les anima tanto la posibilidad de que Messi salga máximo artillero del torneo como que Ter Stegen gane el trofeo Zamora.

No es ningún capricho sino la mejor manera de constatar la excelente tarea de Valverde. Al entrenador le obsesionaba “compactar” al equipo después de salir trasquilado en la Supercopa disputada contra el Madrid y de perder a Neymar. La desaparición del tridente permitió al técnico juntar las líneas con un cuarto centrocampista o un tercer delantero con funciones defensivas y liberar de las tareas de contención a Messi. El intervencionismo ofensivo del 10 y los goles de Luis Suárez han sido hasta ahora tan decisivos como el triángulo formado por Umtiti, Piqué y Busquets ante el solvente Ter Stegen.

Incluso Vermaelen ha cumplido excelentemente cuanto ha tenido que sustituir a Umtiti y Piqué. La mayoría de rivales han destacado “la solidez” azulgrana después de enfrentarse al Barça. Los azulgrana no solo han mejorado en defensa sino que también ha cambiado el perfil de sus centrocampistas con incorporaciones como las de Paulinho. Al equipo le cuesta más conservar el balón y no le incomoda esmerarse en el repliegue y defensa del área de Ter Stegen. El estilo y el juego de posición queda garantizado en cualquier caso por la presencia de Busquets, Iniesta y Messi.

La trayectoria del equipo es irreprochable hasta el momento porque permanece invicto en la Liga y solo ha perdido un partido —contra el Espanyol en la Copa— después de ser abatido por el Madrid en la Supercopa. No ha vuelto a encajar tres goles desde entonces y solo ha tomado dos contra la Real y el Celta.

Aspira el Barça a batir el récord de partidos invicto en poder de la Real Sociedad desde que sumó 38 entre las temporadas 1978-1979 y 1979-1980. Los azulgrana suman 36 —29 correspondientes al actual ejercicio y 7 de la última temporada de Luis Enrique—. No se recuerda por otra parte un equipo que no haya perdido un solo encuentro desde los años 30 cuando solo se disputaban 18 partidos de Liga.

Al equipo de Valverde le quedan cinco partidos en casa (Leganés, Valencia, Villareal, Madrid y Real Sociedad) y cuatro fuera (Sevilla, Celta, Deportivo y Levante) y necesita 16 puntos sobre 27 para ganar la Liga. Los goles de Messi y Suárez se prevén tan importantes como la jerarquía de Piqué y Umtiti en el área de Ter Stegen. A la hinchada no le queda más remedio que mirar a las dos porterías del Camp Nou.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información